Información

Alcaldes concentraron obra pública en lugares “predilectos”

Marcos Aguilar Vega se concentró en la Alameda Hidalgo; Roberto Loyola Vera en la plaza Fundadores, Francisco Domínguez Servién en el teatro Alameda, Manuel González Valle en la plazuela Mariano de las Casas y Armando Rivera Castillejos en el jardín Zenea.

En 15 años, la avenida Ezequiel Montes ha sido intervenida siete veces por tres de las últimas cinco administraciones municipales, lo que se traduce en una inversión de 59 millones 525 mil pesos. Tres obras fueron ejecutadas durante el trienio de Armando Rivera, otras tres durante la administración de Marcos Aguilar y otra con Roberto Loyola Vera.

No sólo eso, la mayoría de los presidentes municipales destinaron más recursos a obras en ciertas áreas. De esta forma, Marcos Aguilar Vega se concentró en la Alameda Hidalgo (15.97 por ciento del presupuesto); Roberto Loyola Vera en la plaza Fundadores (30.87 por ciento); Francisco Domínguez Servién en el teatro Alameda (44.89 por ciento); Manuel González Valle en la plazuela Mariano de las Casas (20 por ciento de su presupuesto) y Armando Rivera Castillejos en el jardín Zenea (9.62 por ciento).

Aunque la respuesta a la solicitud de acceso a la información daba cuenta de obras realizadas en toda la delegación Centro Histórico, Tribuna de Querétaro acotó su investigación a aquellas que se ejecutaron dentro del primer cuadro de la ciudad. De esta manera, obras que se hicieron en escuelas o mercados municipales no fueron incluidas en este trabajo.

Cabe resaltar que en la petición realizada al Municipio de Querétaro, se pidieron también las obras correspondientes a los trienios de Francisco Garrido Patrón (1997-2000) y Rolando García Ortiz (2000-2003), sin embargo los registros comenzaban en 2003 y tuvieron un corte al 23 de noviembre de 2017.

Rivera y el jardín Zenea

Durante el trienio de Armando Rivera Castillejos (2003-2006), gran parte de los 30 millones 756 mil 828.14 pesos de obra pública en el primer cuadro de la ciudad destinaron al reencarpetamiento de diversas vialidades, restauración de fachadas y la colocación de la red eléctrica subterránea.

Cabe resaltar también que sólo en el área aledaña al jardín Zenea, se invirtió en ocho obras por un total de 3 millones 752 mil 691.18 pesos, un 9.82 por ciento del presupuesto. La más costosa fue la distribución eléctrica subterránea sobre Juárez –tramo de 16 de Septiembre a Pino Suárez- por un millón 413 mil 57.51 pesos.

Fueron otros 510 mil pesos por rehabilitar el alumbrado de Juárez frente al jardín referido y otro millón 16 mil 328.01 pesos en dos obras para la línea de conducción por bombeo del agua pluvial sobre Corregidora, desde la antigua mueblería Frey hasta la calle Independencia. Por ampliar las banquetas de la zona se pagaron 376 mil 492.43 pesos y por “pasos peatonales” en avenida Corregidora otros 105 mil 999 pesos.

En 2016 el Gobierno del Estado, volvió a intervenir el jardín Zenea, por lo cual invirtió 23 millones de pesos.

En otro orden de ideas, cerca del 7.36 por ciento del presupuesto se dedicó a “restaurar” distintas fachadas en el Centro Histórico, es decir, 2 millones 270 mil 595.03 pesos. La administración de Rivera Castillejos, quien este año buscaba un escaño en el Senado, invirtió 189 mil 256.02 pesos en la restauración de la fachada del templo de San Francisco y otros 246 mil 869.26 pesos por el mismo trabajo pero en el templo de San Antonio.

También hubo intervenciones en el andador Pasteur, tramo 16 de Septiembre a Ángela Peralta –cerca de 110 metros- por 314 mil 825.64. También se pagaron 477 mil 31.45 pesos para restaurar sobre la calle Juárez el tramo que va de la iglesia del Carmen a avenida Pino Suárez (450 metros). Para 5 de Mayo, desde Corregidora hasta su intersección con Vergara, el Municipio de Querétaro destinó 252 mil 273.90.

En el mantenimiento, bacheo o reencarpetamiento de vialidades del Centro Histórico, se utilizó el 32.07 por ciento del recurso: 10 millones 485 mil 210.60 pesos. Sólo para poner dos ejemplos, la intervención en avenida Zaragoza –desde Los Arcos hasta 5 de Febrero- costó 3 millones 139 196.24, es decir, mil 46 pesos por metro. En contraparte, las obras en 700 metros de Ezequiel Montes –de Escobedo a Pino Suárez- costaron 3 mil 308 pesos por metro. Se deben sumar otros 740 mil 476.09 pesos por los trabajos de “bacheo de pavimento de adoquín” sobre la misma avenida, aunque no se detalla el área de intervención.

Finalmente hay algunos trabajos que indican de manera genérica que se ejecutaron en el Centro Histórico, pero no delimitan calles. El primero, “reposición y rehabilitación de rejillas pluviales”, por 430 mil 794.69 pesos y el segundo por “trabajos complementarios de cableado subterráneo en media y baja tensión y alumbrado público” que cuesta 388 mil 212.50 pesos.

Manuel González Valle y las fuentes danzarinas

Durante la administración de Manuel González Valle (2006-2009) se destinaron casi 20 millones de pesos al gasto por concepto de “rescate de imagen urbana”, llevados a cabo en prácticamente la totalidad del primer cuadro del Centro Histórico de la ciudad de Querétaro; esto representa casi el 20 por ciento del total del gasto destinado a la zona.

A pesar de que también las principales calles en las que se ubican negocios y atracciones turísticas fueron intervenidas, los trabajos se centraron principalmente en tres plazas públicas: la plazuela Mariano de las Casas (frente al templo de Santa Rosa de Viterbo), plaza Constitución y el jardín de la Corregidora. En el caso de las dos primeras, los esfuerzos se centraron en la instalación de “iluminación espectacular”, y del sistema eléctrico para el funcionamiento de las fuentes danzarinas que ahí se colocaron.

El gasto se dio en dos partes, el primero por de 12 millones 699 mil 816.54 pesos por concepto de “imagen urbana e iluminación espectacular de fuentes en el centro de Querétaro, localizadas en la plazoleta Mariano de las Casas y plaza Constitución”; el segundo pago fue por la “dirección de obra de la iluminación espectacular de fuentes en el centro de Querétaro” y tuvo un costo de 439 mil 28.03 pesos. En el caso particular de la plazuela Mariano de las Casas se tiene registrado otro gasto de 457 mil 894.16 pesos por “iluminación de arcadas”.

Con González Valle como alcalde hubo esfuerzos por mantener la infraestructura para que el comercio ambulante se instalara en esta zona de la ciudad, pues se enlista a la “rehabilitación del sistema eléctrico en plazas y andadores, para la alimentación a los carritos móviles del comercio ambulante” como una de las obras a las que se le destinó más de un millón de pesos en ese momento.

De regreso a los trabajos de “rescate de imagen urbana”, la respuesta del Municipio de Querétaro a la solicitud de acceso a la información pública da cuenta de 12 obras por este concepto; un total de 19 millones 365 mil 89.15 pesos. Los trabajos, a pesar de estar delimitados y detallados por calles, no especifican de manera concreta a qué se refieren estas intervenciones. A diferencia de otras obras, los gastos no se reportan sobre una sola calle, ya que por un mismo “concepto” se abarcan de dos a tres vialidades.

Por ejemplo, la más costosa fue de 2 millones 733 mil 962.06 pesos, y corresponde tres calles: Pino Suárez –tramo Ezequiel Montes a Corregidora-, Juárez -Pino Suárez a Zaragoza- y Corregidora -de Zaragoza a Pino Suárez-. Le siguen los trabajos en Morelos –de Ezequiel Montes a Pasteur- y 5 de Mayo -de Gutiérrez Nájera a Pasteur- por un costo de 2 millones 642 mil 799.26 pesos.

Esta administración también arrancó con el rescate del teatro Alameda, cuando invirtió 25 millones 849 mil 477.07 pesos en nueve trabajos del inmueble, tales como los 13 millones 443 mil pesos de la primera etapa. Francisco Domínguez, como alcalde capitalino, otorgó otros 55 millones de pesos para concluir.

Domínguez y el teatro Alameda

A diferencia de otras administraciones, el entonces presidente municipal Francisco Domínguez Servién no intervino tanto en el primer cuadro de la ciudad. De 112 obras registradas, apenas 21 se ejecutaron en el área delimitada para este trabajo. El resto se concentró en colonias tales como Cimatario y Estrella.

Las 20 obras referidas suman un total de 120 millones 123 mil 715 pesos; un 46.4 por ciento de este recurso –55 millones 746 mil 539.63 pesos- se destinó solamente en siete obras para el rescate del teatro Alameda y el cineteatro “Rosalío Solano”, ambos con sede en la calle 16 de Septiembre. Ya la administración de González Valle había comenzado con la intervención, cuando destinó 25 millones de pesos para los primeros trabajos; sumadas ambas cantidades, la remodelación costó 80 millones de pesos a los queretanos.

La tercera etapa de “restauración y acondicionamiento” del teatro fue la más cara de las obras del primer cuadro de la ciudad: 19 millones 499 mil 242.71 pesos. En costos, le sigue la segunda etapa en el mismo sitio, por un costo de 16 millones 149 mil 901.1 pesos. Estos gastos no detallan en qué consisten los trabajos.

El equipamiento para el cineteatro costó 6.9 millones de pesos, 4 millones pesos más que la quinta y última etapa de trabajos sobre el recinto, cuyo total ascendió a 2.9 millones de pesos.

Otro monumento en el cual trabajó la administración de Domínguez Servién, hoy gobernador del estado, fueron Los Arcos; tres obras que en total ascendieron a 17 millones 483 mil 701.77 pesos. Todo fue enmarcado en el proyecto denominado “Ciudad Luz” y consistió en la adecuación e instalación de red eléctrica para iluminar el acueducto.

Otras obras que destacan por su costo o ambigüedad, son el mejoramiento de imagen urbana en avenida Zaragoza, por un total de 14 millones 849 mil 431.56 pesos; el “bacheo en varias vialidades, mediante la sustitución del pavimento con adoquín y sustitución de adoquín dañado en banquetas y guarniciones de cantera rosa y la estructura del mismo, rampas para minusválidos, así como la sustitución de tapas de concreto” por 8 millones 499 mil 286.19 pesos y otros 1.4 millones de pesos por “bacheo en diversas calles”.

Domínguez Servién también invirtió 17 millones 354 mil 580.91 pesos en cuatro obras para la Alameda Hidalgo, incluidos 455 mil 473.46 pesos para una red de energía eléctrica del corredor comercial que se encontraba sobre avenida Zaragoza. Los reflectores para exposiciones, que todavía pueden apreciarse alrededor del jardín, costaron un 815 millón 476.14 pesos al erario público.

El resto del recurso utilizado para la Alameda Hidalgo, que también intervino el actual alcalde Marcos Aguilar Vega, está catalogado como “regeneración urbana” en dos obras que suman 15 millones 83 mil pesos.

Loyola y la plaza Fundadores

Roberto Loyola Vera, presidente municipal capitalino entre 2012 y 2015, destinó 94 millones 324 mil 307.72 en distintas obras en el primer cuadro de la ciudad. Del total, más de 29 millones 114 mil pesos se utilizaron en el rescate de la plaza Fundadores, es decir, un 30.87 por ciento del total.

Son tres obras en la zona las que se registran en la respuesta a la solicitud de acceso a la información: la primera, por 21 millones 293 mil 595.31 pesos; la segunda etapa, valuada en 7 millones 663 mil 809.06 pesos y los trabajos complementarios por 156 mil 852.40 pesos.

Aunado a esto, se destinaron otros 15 millones de pesos en el mejoramiento de la imagen urbana de la calle Ejército Republicano, desde calzada de Los Arcos hasta la esquina de Felipe Luna e Independencia. Esta zona, cabe resaltar, es contigua a la plaza Fundadores y el templo de La Cruz. El tramo que abarca calzada desde Los Arcos hasta la capilla de “El Calvarito” no excede los 600 metros de distancia, por lo que el costo de remodelación por cada metro fue de 25 mil pesos aproximadamente.

Loyola, también candidato derrotado del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la gubernatura en 2015, invirtió casi 10 millones de pesos en la remodelación del jardín Guerrero en el 2013; esta decisión causó la inconformidad de los queretanos, quienes se manifestaron en mayo de 2013 al considerar innecesaria la obra, ya que además rompería la imagen urbana de la zona.

Roberto Loyola Vera defendió que toda acción estaba avalada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y que la obra no afectaría ningún monumento histórico. La obra finalizó el 1 de septiembre y existieron contrastantes opiniones respecto a la remodelación por parte de los queretanos. Esta remodelación no tocó la fuente del jardín, que pretendía demolerse y reubicarse en la delegación Santa Rosa Jáuregui.

La administración del trienio 2012-2015, también destinó más de 18 millones de pesos a las tres etapas de rescate del hospital Los Hipólitos, ubicado en Allende Norte; lo que actualmente es el Museo de Arte Sacro de Querétaro.

Loyola Vera también trabajó en la “rehabilitación de la Alameda Hidalgo”, proyecto que le costó un millón 999 mil 351.43. Existió otro en la zona, más complejo, cuyo costo final fue de 10 millones 68 mil 641.93 pesos, registrado como “Alameda Hidalgo (construcción de fuente y módulo de baños, puertas, ampliación de banquetas, demolición de puente, paso a nivel y reubicación del monumento a Cristóbal Colón)”.

De la misma manera, existen gastos en común por concepto de bacheo, cuya suma de las 14 obras asciende a 5 millones 975 mil 695.42 pesos. La más cara, la calle Fernando de Tapia, desde Manuel Tolsá hasta Melchor Ocampo; la intervención de los 650 metros costó 640 mil 797.19 pesos, es decir, 985 pesos por metro. Sin embargo, la cantidad es mucho menor si se toma en cuenta que el mismo trabajo sobre Juárez –de Madero a Pino Suárez- costó 497 mil 37.70 pesos; un aproximado de 3 mil 313 pesos por cada uno de los 150 metros intervenidos.

Finalmente, también se registra un gasto de 3 millones 683 mil 247.42 pesos por el rescate de la barda perimetral del convento de La Cruz.

Madero, Alameda y Ezequiel Montes: los caprichos de MAV

La administración municipal encabezada por Marcos Aguilar Vega destinó 110 millones 291 mil 887 pesos para obras públicas en el Centro Histórico. El 77 por ciento del total del recurso se destinó únicamente a tres ubicaciones: calzada Ezequiel Montes, la Alameda Hidalgo y la calle Madero.

La mitad del total de los recursos invertidos en el primer cuadro del Centro Histórico por el gobierno municipal que concluye su periodo el próximo octubre se destinó a la obra de la calle Ezequiel Montes, que según los registros, consistió en la “reconstrucción de la vialidad con pavimento de adoquín de cantera rosa labrada” esto de avenida Ezequiel Montes -de Universidad a Zaragoza-. El trabajo incluyó la respectiva red de agua potable y drenaje sanitario del tramo.

Es decir, se gastaron más de 56 millones de pesos, al menos en lo registrado como obras por parte de la administración estatal 2015-2018, de acuerdo con la información obtenida con corte al 23 de noviembre. La intervención en la calle Ezequiel Montes comenzó en febrero de 2017. A pesar de que a principios de año ya se hizo entrega de la misma, ésta sigue inconclusa.

En un inicio, las autoridades municipales anunciaron que el costo de la obra sería de alrededor de 46 millones de pesos, sin embargo, han declarado que el costo superará los 70 millones. La que fuera anunciada ante medios de comunicación como la obra emblema de la capital queretana, ha sido motivo de múltiples inconformidades y manifestaciones de vecinos y comerciantes de la zona. Inclusive, en abril de 2017 Arturo Rueda Zamora, residente del Centro Histórico, fue agredido físicamente por sujetos que declararon haber sido enviados por el director de inspección del municipio de Querétaro, Hugo Serrano.

En junio, se acusó a la empresa constructora de haber colocado adoquines de mala calidad y con una mezcla errónea que obligó a retirarlos después de haber sido instalados en un tramo de 200 metros; en su momento, el secretario de Obras Públicas Municipales, Hiram Villeda Rodríguez, aseguró que esto sólo implicaría un retraso de dos semanas.

Posteriormente, en agosto de 2017, Aguilar Vega anunció que los trabajos en torno a la obra serían detenidos por dos meses debido al temporal de lluvias. Según las declaraciones del alcalde, la suspensión de las obras no se debió a una mala planeación, sino a que así se evitarían riesgos y la vialidad estaría lista a fines de enero de 2018.

A pesar de que sí se abrió la circulación vehicular a fines de enero, aún son intervenidas las banquetas; además los trabajos de cableado e instalación de semáforos están inconclusos, las autoridades correspondientes aseguran que la totalidad de la obra será concluida en mayo.

La segunda intervención a la que se le destinó mayor cantidad de recursos públicos fue a los trabajos de “mejoramiento de la fisionomía urbana” llevados a cabo en la Alameda Hidalgo. El total de los montos asignados supera los 17.5 millones de pesos, solamente en lo que se refiere a la parte externa, pues se ha anunciado que permanecerá cerrada hasta marzo de 2018 para ser intervenida; el recurso que se destinará inicialmente a las obras de “remodelación”, será superior a los 56 millones de pesos, según las declaraciones de Aguilar Vega.

La madrugada del 19 de junio de 2016 fueron retirados los carritos con la mercancía que se comercializaba en el andador exterior de la Alameda Hidalgo. El mayo de 2017, una jueza federal ordenó la reinstalación de los comerciantes tras haber ganado un amparo. Posteriormente, la autoridad municipal ofreció un predio en la avenida Sombrerete para la reubicación de los comerciantes.

La tercera obra con mayor destino de recurso público es la que se refiere al “mejoramiento de imagen urbana” de la calle Madero, en el tramo comprendido entre las calles Guerrero y Ezequiel Montes. Los residentes y vecinos de la calle se manifestaron en contra de la intervención e incluso impidieron la entrada de maquinaria pesada, a lo que la autoridad respondió con policías municipales.

Los vecinos argumentaron que la vialidad estaba en buenas condiciones, así como también se dijeron preocupados por el riesgo que corría el patrimonio histórico y cultural de la zona por la entrada de maquinaria pesada.

Entre el resto de los recursos destinados para obras en el primer cuadro del Centro Histórico se encuentra la construcción de colector pluvial y torrenteras, en las calles Pino Suárez y Nicolás Campa, que tuvo un costo de 900 mil pesos y que no fueron suficiente para contener el agua de lluvia en junio de 2017.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba