Información

Aprobados ante CNDH, reprobados en transparencia

Los Ceresos en Querétaro se encuentran calificados por encima del promedio nacional de evaluación

Por: María Guadalupe Hernández González

 

El presupuesto de servicios básicos en los Centros de Reinserción Social (Cereso) es un tema “inexistente” para las entidades responsables, revelan las respuestas otorgadas a este medio vía acceso a la información.

Ni el Poder Ejecutivo, ni la Secretaría de Planeación y Finanzas, ni la Dirección General de los Ceresos tienen cifras de los estados financieros o el desglose del capital que se invierte para el mantenimiento de las cárceles.

Además, el director general de los Ceresos, Joaquín Ruelas Rivera, se abstuvo de brindar información sobre los servicios médicos para mantener la salud de los internos, su alimentación, la normatividad que rige al Centro, las actividades laborales y capacitación, así como las actividades educativas y deportivas que realizan los presos.

La razón de su negativa a responder: lo consideró un asunto “confidencial”.

De igual forma nadie se hace responsable de llevar un control de administración sobre los gastos que se manejan en estas instituciones públicas, ya que mediante la respuesta emitida por la Secretaría de Gobierno a través del oficio SG/ST/2010/00126, de parte de Armando Díaz de León Castro se indica:

“Por lo que se refiere al Estado de Resultados solicitado, es facultad del la Secretaría de Planeación y Finanzas, a través de la Dirección de Contabilidad, coordinar la elaboración de los Estados Financieros del Poder Ejecutivo…”

Por otra parte, aunque el estado tuvo una calificación de 7.79 en el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria (que se puede consultar en el sitio http://dnsp.cndh.org.mx/archivos/DNSP_2011.pdf), realizado por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), entre las deficiencias que encontró el organismo se pueden señalar la carencia del registro y prevención de casos de tortura o maltrato al interior de los centros.

 

Querétaro en séptimo lugar

El diagnóstico de la CNDH es una herramienta de evaluación que permite analizar la situación del sistema penitenciario nacional.

La metodología del documento establece que para este diagnóstico se estableció un criterio que consistió en un muestreo de los cien establecimientos mayor poblados del país, que incluyeron centros varoniles, mixtos y de mujeres en las 32 entidades federativas; la población total ascendió a 161 mil 823 internos lo que representó el 75.10 por ciento de la población total penitenciaria.

Querétaro tuvo una calificación de 7.79, esta calificación se promedió de acuerdo a las puntuaciones obtenidas por institución: Centro de Reinserción Social Varonil San José El Alto, Centro de Reinserción Social Femenil San José El Alto y el Centro de Reinserción Social de San Juan del Río.

Querétaro ocupa el séptimo lugar de los 10 centros con mayor promedio. Los Ceresos se encuentran calificados por encima del promedio nacional de evaluación, pues se ubican entre las 10 entidades del país con más alta calificación emitida durante las revisiones.

La entidad se encuentra por encima de entidades como Guanajuato (7.74), Jalisco (7.63), Chihuahua (7.58), Veracruz (7.56) y Sonora (7.49).

La CNDH evaluó reactivos relacionados a las condiciones de reclusión en cada uno de los tres centros de readaptación en el estado; el Cereso de San José El Alto destacó en calificación al ubicarse en el séptimo lugar de los 10 con mejor asignación a nivel nacional.

En el diagnóstico se evalúan aspectos relacionados a los derechos humanos de los internos, a quienes se les debe garantizar estancias dignas, integridad tanto física y moral, así como el desarrollo de actividades productivas.

Destaca con nota reprobatoria de 2.67 el primer indicador, el cual garantiza la integridad física y moral del interno y el subindicador de prevención y atención de la tortura y/o maltrato.

 

Las deficiencias

De los cinco rubros evaluados se destacaron cuatro, los más relevantes y con mayores deficiencias:

1. Integridad física y moral del interno (Prevención y atención de incidentes violentos: no existe registro de los casos; Prevención y atención de la tortura y/o maltrato (carece de registro de los casos y de procedimiento para su atención; no se protege a la víctima ni se denuncian los casos ante el Ministerio Público).

2. Aspectos que garantizan una estancia digna (Instalaciones necesarias para el funcionamiento del establecimiento: no cuenta con área de protección; Alimentación: mala calidad de los alimentos).

3. Condiciones de gobernabilidad (Insuficiente personal de seguridad y custodia;  Actividades ilícitas: presencia de objetos y sustancias prohibidas).

4. Reinserción social del interno (Deficiente capacitación laboral; Actividades educativas: escaso material didáctico; Actividades deportivas: escaso equipo deportivo).

 

Mala calidad en los suministros

Respecto a los servicios generales de los Ceresos, el Poder Ejecutivo estatal destinó, en 2009, la cifra de 10 millones 322 mil 650 pesos y para 2011 esta cantidad aumentó a 11 millones 867 mil 359 pesos.

En relación al ejercicio fiscal los montos destinados para 2009 correspondieron a 927 mil 668 pesos y esta cantidad se incrementó a un millón 173 mil 549 pesos para 2011; sin embargo se desconoce cómo se destinan los recursos que corresponden a los médicos que trabajan en estos sitios, ya que en cuanto a los servicios para mantener la salud de los internos tiene una calificación de excelencia emitida por el diagnóstico de la CNDH.

Los montos también varían en términos de alimentación, para 2009 el gobierno destinó la cantidad de 18 millones 607 mil 181 pesos y en dos años ese presupuesto incrementó a 20 millones 748 mil pesos.

Cabe señalar que la calificación que se muestra en el diagnóstico es de 8.2, pero en los indicadores finales de los aspectos que garantizan una estancia digna se dispone que existe mala calidad en los suministros.

 

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba