Información

Asesinan a dos policías en operativo contra narcomenudeo

Un sujeto disparó un arma larga contra los agentes; lo que provocó la muerte de dos, y otros tres presentaron heridas.

Por primera vez en lo que va del mandato de Francisco Domínguez Servién, autoridades de seguridad reconocieron que fueron ejecutados un par de elementos de la Policía Estatal a manos de personas organizadas en una banda delictiva dedicada al narcomenudeo durante una operación de cateo en la localidad de Ceja de Bravo, en el municipio de Corregidora.

Los cuatro cateos se dieron durante la madrugada del 26 de julio por parte de policías estatales acompañados por elementos de la Fiscalía General del Estado (FGE), la Policía Municipal de Huimilpan y el Ejército Mexicano. Al arribar a uno de los domicilios, un sujeto disparó un arma larga contra los agentes; lo que provocó la muerte de dos, y otros tres presentaron heridas que no son de “consideración” y no se encontraban en peligro, refirió Juan Marcos Granados Torres, secretario de Seguridad Ciudadana.

Según información de la misma dependencia estatal —compartida en una rueda de prensa el viernes 26 de julio—, a través de llamadas a la línea 089 se habían recibido denuncias de personas que tenían poco tiempo de radicar Ceja de Bravo en Querétaro y realizaban actividades presuntamente ilícitas, por lo cual la Policía de Investigación del Delito —adscrita a la FGE— comenzó sus indagaciones.

Si bien fallecieron dos elementos de la Policía Estatal, la SSC informó que detuvo en total a dos hombres y una mujer; también les fueron incautadas dos armas largas AR-15, tres cargadores, dos vehículos y 10 mil 307 pesos. “Pedirles que la información se maneje en esos términos, algún medio hace comentarios que no son los adecuados”, manifestó Granados Torres, quien llamó a respetar el luto de la corporación y familiares.

Otros asesinatos

Otra ejecución similar de la que se tenga registro en Querétaro ocurrió en diciembre de 2016, cuando el director operativo de la Policía Municipal de Pedro Escobedo fue interceptado y asesinado a tiros en una estación de gasolina de la demarcación. La información detalla que el oficial no se encontraba en servicio.

También se registró la ejecución de otro policía que había sido dado de baja en San Juan del Río por, presuntamente, estar vinculado a actividades ilícitas. La muerte ocurrió en febrero de este año y, según la Fiscalía General del Estado, el oficial fallecido tenía vínculos con el asesinado del policía de Pedro Escobedo en 2016.

Acorde a “Causa en Común”, organización encargada de construir lazos de confianza entre la ciudadanía y las instituciones de seguridad, en Querétaro sólo se registraron dos muertes de policías durante 2018. Para ser más exactos, ocurrió en el municipio de Tolimán, donde personas consumían bebidas embriagantes y alteraban el orden público. Una de éstas recibió a los uniformados con impactos de bala y fue detenido.

Así mismo, en 2019 se suscitó otro asesinato en el estado, en el barrio de San Francisquito; el cual se originó por una riña cuando el elemento estaba de descanso y fue a visitar a su madre. Originada la riña, el agresor asesinó al oficial con un arma blanca y fue detenido calles más adelante.

Para entender la perspectiva de la violencia, de 2017 a 2018 incrementaron los homicidios en Querétaro en un 5 por ciento; en 2017 hubo 218 homicidios y en 2018 se registraron 229 en la entidad, reportó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). No obstante, el incremento más fuerte se dio de 2016 a 2017, cuando los homicidios incrementaron un 59 por ciento; este aumento coincide con el primer año de gobierno de Francisco Domínguez.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba