Información

Bajo tortura, la confesión de “El Tortillas”

José Miguel Urbina se declaró culpable de asesinato de un aficionado americanista tras horas de tortura, aseguró su madre

Por: Mariana Chávez

 

Ofelia Franco Muñoz, madre de José Miguel Urbina Franco, alías “El Tortillas”, acusado del presunto homicidio de un aficionado del equipo de futbol América, denunció que su hijo fue torturado al recibir descarga eléctrica en los testículos por elementos de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) para que confesara su presunta responsabilidad.

Por su parte, el titular de la Procuraduría General de Justicia (PGJ), Arsenio Durán Becerra, señaló que la inocencia no se argumenta, sino que se tiene que comprobar para que las autoridades. “El trámite está en curso en el juzgado correspondiente”, dijo.

En los documentos de los peritajes forenses, se indica que las pruebas acusatorias presentadas “ninguna de ellas garantiza fehacientemente que la misma haya sido la que en realidad fue la condicionadora de la muerte del ahora finado.”

Se destaca que el tamaño de la herida ocasionada al occiso no coincide con el tamaño de la hoja de la navaja que fue presentada como la supuestamente utilizada para lesionar al occiso y provocar la hemorragia que le ocasionó la muerte.

Urbina Franco está detenido y procesado en el Centro de Reinserción de San José El Alto desde el 8 de enero de 2012, acusado de presuntamente incurrir en el delito de homicidio en grado simple, por la muerte de Cristian Shair Bringas Pérez.

El año pasado, la PGJ que preside Arsenio Durán Becerra presentó a José Miguel Urbina como el presunto responsable del homicidio que se suscitó tras una riña campal en la comunidad de El Colorado –municipio de El Marqués–, entre aficionados de los equipos América y Gallos Blancos.

El acusado fue presentado a la prensa vestido con la playera del equipo Gallos Blancos, y a decir de Ofelia Franco, los elementos de la Dirección de Investigación del Delito lo obligaron a que se pusiera la camiseta y le expresaron que era “para que te sientas más gallito”. También lo querían obligar a que apareciera sujetando la navaja con la que presuntamente fue lesionado el occiso, pero se negó.

Entre las pruebas que presentó el Ministerio Público, estuvieron la declaración de varios testigos que señalaron a Miguel Urbina como el responsable, así como la aceptación de su presunta responsabilidad.

“Le quemaron todos sus testículos”

Al cumplirse un año de su encarcelamiento, la madre del acusado denunció que existen diversas irregularidades en la indagatoria, pues elementos de la Procuraduría detuvieron “al primer tonto que vieron”.

Ofelia Franco Muñoz, de 63 años de edad y dedicada a la elaboración y venta de comida desde su domicilio particular, relató que el domingo 8 de enero de 2012 su hijo fue trasladado a la Agencia del Ministerio Público número 1 para que declarara como testigo.

El martes 10 de enero del año pasado, nuevamente se presentaron los ministeriales para indicarle que “su declaración salió limpia”, pero que querían platicar nuevamente con él. Primero, indicaron que regresarían por la tarde, y posteriormente, a través de una llamada telefónica lo citaron en un punto de la comunidad donde él brindaría información sobre las direcciones de los presuntos participantes en la riña, sin embargo, fue trasladado a las instalaciones de la PGJ donde fue presentado como el responsable.

“Me lo golpearon cinco horas, de su cara, le dolía el cerebro, no se podía subir sus pantalones él solito, le quemaron todos sus testículos y todas sus piernas, como no se iba a culpar. Él se declaró culpable con toda la tortura que le hicieron”, expresó Ofelia Franco, quien señaló que los golpes iniciaron en un puente de la comunidad de La Piedad y posteriormente en las instalaciones de la Agencia del Ministerio Público.

“Llevaba unos aparatos (el elemento ministerial) y que dijo ‘ya confesó este cabrón, con estos aparatitos confiesa porque confiesa’”.

Aseguró que su hijo se declaró culpable y ese mismo día fue presentado como el presunto responsable y remitido el 12 de enero del año pasado en el penal varonil del municipio capitalino.

Destacó que interpuso la queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH); contrató un abogado, para lo cual, los habitantes de El Colorado organizaron dos eventos para obtener recursos económicos y pagar los honorarios, además que mandaron a realizar peritajes ante profesionistas externos como parte de su defensa.

Aseguró que ella acudió a la audiencia donde estaban los niños que localizaron la navaja presuntamente utilizada para lesionar al occiso, y narraron que el arma no tenía sangre.

“Que busquen al culpable (las autoridades ministeriales), que dejen en libertad a mi hijo, que trabajen como deben de hacerlo”, concluyó.

 

{loadposition FBComm}

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba