Información

Casinos, sinónimos de corrupción

Los escándalos han acompañado a los casinos a nivel nacional; Querétaro no ha quedado al margen

Por: Ricardo Lugo / Víctor Pernalete

Tal como lo denunció Tribuna de Querétaro en septiembre de 2012 (se publicó que el casino Windland operaba pese a no cumplir con la ley), la instalación o el intento de apertura de casinos en el estado se caracteriza por las irregularidades, la complicidad de las autoridades o presuntos sobornos a servidores públicos, como se hizo público a nivel nacional.

Los casinos y la corrupción que existe detrás de su funcionamiento son un tema en la agenda de los medios a partir la muerte de 70 personas calcinadas en el Casino Royale en Monterrey. Teñido por los polémicos permisos en las aperturas de casinos, Querétaro entró a la discusión nacional la semana pasada después de que el ex alcalde y ahora senador Francisco Domínguez Servién denunció amenazas y sobornos de parte de los dueños del Casino Royale.

Dos días después, el viernes 11, la administración municipal determinó clausurar el casino Fantastic, que está localizado en el municipio de Corregidora. Como parte de la versión oficial se señaló que incurrían en violación al horario establecido y tampoco cumplía con otras medidas de seguridad.

En la edición 633, este medio resaltó las anomalías con las que el casino Windland –ubicado en Plaza Constituyentes– comenzó operaciones, “pero la licencia de autorización, que no está explícitamente concedida para el estado de Querétaro, pertenece a Palacio de los Números, de Juan José Rojas Cardona, el zar de los casinos”.

Como parte del reportaje se resaltó que la instalación del casino Windland quebranta el artículo 38 de la Ley Federal de Juegos y Sorteos puesto que rebasa la distancia mínima que un establecimiento de este tipo debe tener respecto a instituciones de educación. Y a pesar de que “el gobernador del estado había prometido que ningún nuevo casino abriría sus puertas en la entidad” Winland prosiguió operaciones sin estar regularizado.

Para septiembre del año pasado, fueron notificadas las diversas denuncias que fueron interpuestas ante la Secretaría de Gobernación, sin embargo “no ha venido, hasta el momento, a cerrar el casino” (Tribuna de Querétaro, 633).

Las anomalías con las que operan los casinos fueron retomadas luego de que Talía Vázquez Alatorre, ex esposa de Juan Iván Peña Neder, quien en su momento fue funcionario de la Secretaría de Gobernación en el sexenio de Felipe Calderón, denunciara que el ahora senador Roberto Gil Zuarth recibió de aquél la cantidad de 800 mil dólares para que intercediera a favor de la apertura del Casino Royale en el municipio de Querétaro, según Reporte Índigo.

Por su parte Francisco Domínguez confirmó que los dueños de Casino Royale lograban la apertura de sus establecimientos mediante sobornos y reveló que le ofrecieron dos millones de pesos con la condición de que permitiera la apertura del mismo en Querétaro.

“Hubo un ofrecimiento de dinero por parte de ellos. Al cual categóricamente me negué a recibir. Dos millones de pesos me ofrecieron”, manifestó.

 

Hasta las amenazas llegaron dueños de casinos: Bernardo Nava

Por su parte, Luis Bernardo Nava Guerrero, ex secretario de Gobierno Municipal en el periodo de Francisco Domínguez y actual presidente de la Comisión de Procuración y Administración de Justicia en la LVII Legislatura, aceptó que las presiones que recibían por parte de los interesados “llegaron a hacer desde manifestaciones y pretender tomar las oficinas de Gobierno Municipal” hasta llegar al “asunto de las amenazas”.

“En este caso se fueron directamente con el presidente municipal Francisco Domínguez”.

Nava Guerrero dijo que nunca cedieron a las intimidaciones y se acordó junto con representantes del casino que se haría un “análisis exhaustivo de la situación legal del establecimiento y por eso acudimos a las Secretaría de Gobernación para revisar el estatus jurídico y si procedía o no la operación de este negocio.

“Nosotros validábamos la información con la Secretaría de Gobernación para que no hubiera engaño o falsificación de documentos. Entonces fue a través de esa bisagra que hicimos con el Gobierno Federal pudimos determinar que no contaban con los elementos para poder iniciar las operaciones en Querétaro.”

Al ser cuestionado de qué tipo de amenazas recibió Francisco Domínguez, respondió que ése era un asunto personal que sólo el ex alcalde podía contestar.

El diputado local aseveró que las presiones provenían de las personas directamente involucradas e interesadas.

“Algunos decían ser socios parte, propietarios o personas que gestionaban a favor de ellos. Y bueno, los nombres también por cuestiones de seguridad… Creo que el ex alcalde sabrá si es oportuno aportar esa información”, expresó.

Finalmente dijo que el Casino Royale inició sus operaciones a finales de año y los primeros días de enero fue clausurado porque no tenía los permisos correspondientes y no ha vuelto a operar hasta ahora.

Actualmente en el estado de Querétaro operan ocho casinos. En la zona metropolitana se encuentran Big Bola, Caliente, Palmas, Royale (clausurado), Fantastic (clausurado el viernes 11) y el Windland (estos dos últimos en el municipio de Corregidora). Existen otros dos casinos en los municipios de San Juan del Río y Tequisquiapan.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba