Información

Ciudadanos deben luchar contra el capital: Vicencio

La académica lamentó que el documento haya pasado a servir a los intereses del capital

Brandon De la Vega Contreras

PARA DESTACAR: Vicencio Acevedo lamentó que un texto que apareció como una garantía del acceso a la educación pública, al trabajo digno, a una jornada laboral responsable, a la justicia, la libertad y la dignidad”, se haya transformado en una herramienta que actúa en contra del ciudadano y a favor del capital.

Promulgándose en contra del imperio neoliberal, que asesinó a la Constitución Mexicana, ciudadanos y miembros de la organización Nueva Constituyente Ciudadana Popular (NCCP) se manifestaron frente al Teatro de la República, en donde llamaron al todo el pueblo de México a una resistencia en contra del “sistema rapaz”.

María del Carmen Vicencio Acevedo, una de las manifestantes, resaltó que durante la Revolución Mexicana miles de personas perdieron la vida y la sangre no se derramó en vano, ya que se logró promulgar una de las constituciones más avanzadas del mundo e inspiración para los textos de otros países latinoamericanos.

La maestra añadió que hace falta organización y conciencia social para que los ciudadanos respondan a lo que sucede en el país. Al respecto, señaló que la NCCP es “un grito a la unión”, una invitación para que los mexicanos dejen de pelear entre ellos -el pueblo-, ya que los verdaderos enemigos, dijo, son los que están dirigiendo el imperio neoliberal, más allá de los partidos políticos.

Vicencio Acevedo consideró que actualmente es esencial leer a los socialistas de antaño: “pienso en Karl Marx, no pienso en los socialistas rusos”. Sin embargo, aclaró que hace falta reformular el socialismo del siglo XIX, planteado por Karl Marx y Friedrich Engels, ya que en la época de la globalización, el capitalismo es otro.

Recordó que una solución la aportó el economista Thomas Pikkety, quien propuso proteger a la economía local de las grandes transnacionales. De lo contrario, señaló, se caerá en una debacle: “Recuperando a Rosa Luxemburgo, una teórica bolchevique: ‘¡Socialismo o barbarie!’”.

Sobre la situación actual del país al iniciar el 2017, enmarcada por el alza estratégica en el precio de las gasolinas y el inicio de la presidencia de Donald Trump en los Estados Unidos, Vicencio Acevedo lanzó un llamado para enfrentar los abusos, ya que no se puede continuar permitiendo la destrucción del planeta a favor del capital.

En cuanto a las reformas estructurales impulsadas por Enrique Peña Nieto, presidente de México, la docente advirtió que son formas de abrir las transnacionales, mediante la desestabilización o la aniquilación de la economía local.

Apuntó que las reformas estructurales se presentan como un instrumento para eliminar barreras, aunque en realidad, se trata de quitar las reglas que frenaban la voracidad de los grandes capitales, dejando al obrero sin protección.

Carmen Vicencio Acevedo explicó que el artículo 123 de la Constitución federal nació como un gran respiro para el obrero, al buscar garantías y derechos para el trabajador, pero la ley original ha sufrido reformas, los beneficios se han ido degradando y ahora, a partir del Pacto por México del 2012, firmado por todos los partidos políticos, se pretenden desmantelar la mayor parte de los derechos laborales.

Apuntó que la muestra está en que durante la administración del presidente Enrique Peña Nieto, el artículo 123 de la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos ha sido reformado en tres ocasiones: una en el año 2014 y dos veces en el 2016.

La reforma del 2014 significó un ajuste de la mínima de edad en la que un mexicano puede trabajar: “Queda prohibida la utilización del trabajo de los menores de quince años. Los mayores de esta edad y menores de dieciséis tendrán como jornada máxima la de seis horas”.

De acuerdo con las cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), relativas al mes de noviembre del 2016, un mexicano trabaja en promedio 43 horas a la semana, tras lo cual gana 33 pesos con 8 centavos la hora. Es decir, gana unos mil 500 pesos a la semana.

Al respecto, Carmen Vicencio Acevedo lamentó que un texto que apareció como una garantía del acceso a la educación pública, al trabajo digno, a una jornada laboral responsable, a la justicia, la libertad y la dignidad”, se haya transformado en una herramienta que actúa en contra del ciudadano y a favor del capital.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba