Cultura

12 de marzo

Tiene la cara rojiza y los cabellos largos, ondulados y canos. Es Alejandro Aura, poeta, dramaturgo y comunicador. Es el hombre que divierte a su público con anécdotas poéticas. En una de ellas relata cómo tuvo que detener su automóvil ante el impacto que le produjo observar a las afueras de una casa morada “una jacaranda enloquecida imitando a la fachada que la imita”. Ante la construcción tan metafórica de un paisaje cotidiano, él mismo se responde: “es que así son los pinches poetas”. Continúa su charla defendiendo las presentaciones de libros, de las cuáles dice nunca han sido streap-teases culturales como lo sugiere algún funcionario, al contrario, agrega, han ayudado desde su creación a la venta y difusión del libro. Para continuar, lee algunos de sus poemas predilectos — de Júbilo, por supuesto con voz magistral. Finalmente, comenta respecto del acto creador: “yo sé que no es importante, yo sé que no es profundo, pero me gusta hacerlo”.

La noche del 12 de marzo, el autor de Alianza para vivir, presentó su libro de poemas Júbilo en el Museo de la Ciudad ante una nutrida audiencia. Encantado de regresar a esta ciudad, dice que su historia con Querétaro ha sido de alegrías y disgustos “porque así son las historias de amor”. Lo acompañaron Salvador Alcocer, el poeta de los labios trémulos —tartamudeó un poco a la hora de leer su texto el autor del poemario Clamor desde lo hondo , José Luis Sierra, quien pronunció las palabras que se publican en esta misma página.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba