Información

De cómo los universitarios vivieron el debate

La Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) en su campus de San Juan del Río es sede del debate entre candidatos a diputaciones federales del II distrito, que lo componen los municipios de San Juan del Río, Tequisquiapan y Ezequiel Montes como parte del acuerdo entre la Universidad y el Instituto Nacional Electoral (INE) de realizarlos en los diferentes campus en el estado.

Son las diez de la mañana en punto en una mañana fresca y nublada cuando Víctor López Jaramillo, director de Tribuna de Querétaro y catedrático de la máxima casa de estudios del estado, en la sala de usos múltiples, dispone a dar comienzo al debate, como moderador, entre los candidatos a diputaciones federales: Esaú Magallanes, de la coalición Por México al Frente; Antonio Macías por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y Jorge Luis Montes por la coalición Juntos Haremos Historia. La ausencia de respuesta por parte de los representantes del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y la renuncia de la candidatura del Partido Nueva Alianza (Panal), Marlen Villeda hicieron que el debate se efectuara sólo entre esos tres candidatos.

La sala, ocupada por gente de medios, académicos, personal del INE entre otros; atentos a los cuatro personajes sentados frente a ellos. En las afueras del salón, en las vialidades que lo separan de la Facultad de Contaduría y Administración, se encuentra una pantalla gigante que transmite en vivo el debate (aunque se encuentre a unos cuantos metros el evento). Decenas de sillas son ocupadas en su mayoría por alumnos que están listos para presenciar el debate.

“El del PAN se la pasa leyendo”, se escucha decir a los alumnos.

“Ese solo habla de AMLO”, dicen otro.

“El del PRI se ve que tiene más callo”, tercian algunos más.

Transcurrido 38 minutos del debate, la gente, en su mayoría estudiantes, comienzan a abandonar sus asientos. Algunos, por curiosidad o por aburrimiento, concentran su atención en el partido de ‘tochito’ que se llevará a cabo detrás del edificio donde se realiza el debate, un campo de tierra que contrasta el verde de los jardines de la Facultad de Contaduría y Administración.

Presupuesto, corrupción, protección del medio ambiente y transparencia son los temas que se discutieron en el debate. El candidato del PRI insistió a los otros a comprometerse a renunciar al 50 por ciento de su salario para destinarlo a cuestiones de salud y educación pública. Esaú Magallanes se pronunció a favor de que haya un aumento del 12 por ciento que recibe el estado en cuanto infraestructura. Por su parte el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, en caso de ganar, promoverá el aumento al presupuesto de la UAQ.

Finalmente los tres candidatos firmaron un compromiso con la UAQ para desarrollar un informe anual de su actividad legislativa y a su vez a someterse a un foro de rendición de cuentas en la misma institución.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba