Información

De índole sexual, la mayoría de los delitos que cometen menores

Por Claudia Díaz / Víctor Pernalete

La mayoría de los niños menores de 12 años que trata la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia, acuden ahí por violación, robo, tentativa de homicidio o robo a mano armada, explicó Guadalupe Patricia Cabrera Orozco, procuradora de dicha dependencia del sistema de Desarrollo Integral de la Familia (DIF) estatal.

La Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia es la encargada de rehabilitar a los niños, menores de 12 años, que se encuentran en conflicto con la ley, ya sea como víctimas o como victimarios.

El primer caso que tuvo que atender dicha dependencia fue la violación de seis niños de seis años a una niña en una escuela, recordó la procuradora.

“Se empezó la investigación, acudieron los papas con los niños, y cuando los citamos la primera reacción de sus padres fue de indignación, ‘¿cómo es posible que ustedes estén acusando a estos menores?’, se preguntaban”.

La investigación del caso arrojó que los niños habían amagado en conjunto a la niña agredida, y le introdujeron crayolas y lápices. Cabrera Orozco rememoró que al principio, los padres de dichos menores estaban renuentes a participar, pero una vez que vieron que existía la acusación en el Ministerio Público y que el objetivo de la procuraduría era ayudar a los menores, comenzaron a dar de su parte.

En el caso comentado, Cabrera Orozco señaló que se determinó hacer un seguimiento por los siguientes 10 años de los niños implicados, esto es hasta que cumplan 16 años, pidiéndoles que acudan a terapia cada tres o cuatro meses, según sea necesario.

Material pornográfico, una de las causantes de violación a menor

Uno de los objetivos de la procuraduría es determinar qué factores propician la conducta delictiva de los menores. En cuantos a los seis niños implicados en el caso de violación, se encontró que dentro de su comunidad había jóvenes que habían regresado de Estados Unidos, tras migrar al país norteamericano, y de allí habían traído contenido pornográfico que pusieron en contacto de los menores.

Tratamos de identificar qué motivó la conducta de los menores, para poderlo atacar. En este caso trajimos a estos muchachos que venían como migrantes de Estados Unidos, hablamos con ellos sobre el daño irreparable que le causaron a la niña. A los papás se les condenó a que tenían que pagar terapia a la niña durante el tiempo que sea necesario.

Otro caso que recordó Cabrera Orozco fue el de un grupo de menores que se metieron a una casa en un rancho, donde robaron y destruyeron el lugar. A los niños se les hizo la terapia correspondiente y se determinó como consecuencia de sus actos, hacer limpieza de su comunidad, así como del rancho agraviado, para aprender sobre lo complicado que es tener las cosas en orden.

Guadalupe Patricia Cabrera Orozco explicó cuál es el procedimiento que se debe de seguir para que los menores sean rehabilitados, para lo cual los padres juegan también un papel importante.

“Lo que hacemos nosotros es que se les hace las entrevistas, se toman las comparecencias con la presencia de los papás para no violentar los derechos de los niños, y posteriormente se les invita a que acudan a una escuela para padres de menores en conflicto con la ley, y conjuntamente a los papás los separamos para darle esta escuela para padres, que es obligatoria para ellos y por otro lado a los niños. Buscamos que sean niños que tengan la misma edad o hayan cometido el mismo delito”, indicó la procuradora.

Una vez que la escuela para padres termina, el psicólogo de la procuraduría determina si el menor necesita seguir en terapia, para lo cual se toma el tiempo que sea necesario para la correcta rehabilitación del niño.

El psicólogo de la procuraduría indicó que niños con seis años son los más pequeños que han tenido que tratar. Así mismo, de todos los casos que ha atendido, señaló que el factor común que los une a todos es la desintegración familiar, ya que son familias en las que el padre está ausente, o tiene problemas de adicciones, por lo que la madre se ve obligada a trabajar, situación que deja a los niños sin vigilancia.

Por último, el psicólogo manifestó que en su mayoría, los niños que tienen que acudir a rehabilitación con la procuraduría, lo hacen por cometer delitos sexuales.

“La mayoría de los delitos por los que vienen los niños, tenemos desde violaciones, robo, lesiones; pues la mayor parte de ellos, podría decir que el 80 por ciento son de índole sexual. Es un foco rojo que llama la atención”, finalizó.

 

Tendencia en la sociedad para “adultizar” a los niños

 

Para Guadalupe Patricia Cabrera Orozco, procuradora de la Defensa del Menor y la Familia, actualmente existe una tendencia por “adultizar” a los niños, haciéndolos cumplir roles que no les corresponde por su edad.

“Nosotros lo hemos visto en infinidad de todos los niños que ingresan con nosotros, donde la mamá tiene que salir a laborar y a la niña de 4 ó 5 años tiene que tomar el rol de mamá. Sí estamos viendo que esta sociedad quiere que los niños maduren antes de tiempo para hacer roles que no les corresponden”.

Cabrera Orozco indicó que, desde la procuraduría, intentan guiar a los menores diciéndoles que ellos deben dedicarse a jugar y ser felices, y que de sus “hermanitos” se encargarán personas preparadas y dispuestas a ayudarles en ese sentido.

Por último, señaló que además de hacerles daño a los menores que toman roles de adulto, en muchas ocasiones éstos no tienen ni la preparación ni la capacidad para cuidar correctamente de un niño menor, por lo que esta situación también conlleva un peligro para él.

“Esto no es correcto, porque está tomando un rol que no le corresponde, no tiene ni la madurez ni la capacidad, ni siquiera los conocimientos para poder apoyar a sus demás hermanitos. En muchas ocasiones pueden darles algo que no esté desinfectado, que no sea la comida correcta, y mucho menos que los puedan estar cargando como adulto, con los cuidados que requieren los niños pequeños”, expuso Cabrera Orozco.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba