Información

De Querétaro a Shangái

Como Miguel Escamilla, otros 32 mexicanos se encuentran repartidos en las diferentes universidades de China, gracias a becas de la SRE

Por: Luz Marina Moreno Meza

 

El egresado de la primera generación de la Licenciatura en Criminología de la UAQ, Miguel Ángel Escamilla Martínez, se fue becado a China por la Secretaría de Relaciones Exteriores (SER) para aprender el idioma de dicho país.

“De principio sí es abrumador el idioma, los caracteres en las calles. Es un bombardeo, pe­ro se trata de algo emocionante, no deja de ser bueno”, manifestó el joven queretano, quien aceptó ser entrevistado vía telefónica pese a la diferencia de horas entre ambos países, pues mientras eran las 9 am en China en México eran las 8 pm.

Escamilla Martínez, quien actualmente reside en Shanghái, recordó cómo fue el proceso de selección durante el cual obtuvo la beca para estudiar en el extranjero por un año, con opción a extender el periodo de la misma.

“Fue por medio de la Secretaría de Relaciones Exteriores, al principio ellos son intermediarios con el gobierno de China, después de eso vienen unos procesos de preselección que consisten en ponerse en contacto con las autoridades de México. Una vez seleccionado, los papeles se van con el gobierno de China”, explicó Escamilla.

El hecho de partir del país no le traerá consecuencias en su trabajo ya que Miguel Ángel se desempeñará como corresponsal de eventos culturales para la revista queretana “La Testadura”, igualmente lo hará para la emisión radiofónica “Al pie de la letra”, del Sistema Jalisciense de Radio y Televisión.

“Tal vez acá pueda desarrollar una novela que inicié hace un año; realizar unas colaboraciones que tenía al programa de radio en Guadalajara y la revista de Querétaro “La Testadura” (…) También algún poemario que vaya a salir por ahí para no dejar la poesía”, agregó el también escritor.

Como él, otros 32 mexicanos se encuentran repartidos en las diferentes universidades de China, gracias a las becas que otorgó la SRE.

–¿Qué fue lo primero que pensaste o sentiste al llegar a China?

–Primero llegué a Shanghái, te deslumbran los edificios, todo el derroche de dinero que hay, edificios iluminándote cada 10 metros con pantallas de más de 50 pisos, gigantescas, promocionándote productos, servicios; gente de todo el mundo caminando por las calles de Shanghái.

Tanto él como su esposa buscaron la beca a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores. Ambos tienen un año previo en conocimiento del chino mandarín y siempre supieron las posibilidades que tenían.

“Por azares del destino a mí me dieron la beca, desde un principio pusimos las cosas sobre la mesa. Ahí había varias opciones: o le dan a uno la beca u a otro no, a los dos o a ninguno”, recordó.

 

“En cinco años, el chino mandarín va a ser una herramienta muy fuerte”

Las becas que se ofertan no sólo ofrecen la posibilidad de estudiar chino mandarín en el extranjero, también permiten el estudio de diversos posgrados o maestrías. En esta ocasión para Miguel Escamilla el subsidio que se le otorgó conlleva el hospedaje, útiles, seguro médico y una mensualidad empleada para el alimento y otros detalles necesarios.

Pese al miedo que los padres de éste pudieron experimentar, Escamilla Martínez partió a China el viernes 31 de agosto y ahora se encuentra inmerso en un ritmo universitario en el que va a clases y reside en los dormitorios.

Diario estudia cinco horas; lleva tres clases, las cuales son para aprender la caligrafía y los caracteres; aprende su dibujo y desarrollo tanto a mano como en computadora y la pronunciación de los mismos.

“Ya viéndolo sí se ve pesado, se ve difícil pero a eso venimos, a estudiar y a dedicarle tiempo completo; para eso es la beca: para no preocuparse por otra cosa”, argumentó.

–¿Por qué estudiar este idioma?

–Como sabemos, Asia está creciendo mucho económicamente. Antes era el inglés el que teníamos que dominar, tomé la decisión de aprender chino porque en unos años va a ser una herramienta muy fuerte para iniciar un negocio para cualquier cosa que venga.

Ante la pregunta de las desventajas educativas que se viven en México, Miguel Ángel Escamilla señaló que en China la gente se encuentra mejor preparada pues la calidad educativa es mejor.

En aquella nación hay más universitarios que en México hecho que repercute en más competencia y menos trabajo, por lo tanto los chinos buscan prepararse más.

“Eso es una razón económica y de población para que la escuela sea más dura, más pesada, más competitiva que en México; aquí uno no tiene que dejar de ir (a la escuela) ¡y ya! es fácil estudiar una carrera, no hablo de todas, pero lo normal es que sea fácil terminarla y salir adelante”, consideró el estudiante mexicano.

A casi una semana de estadía en Shanghái, Escamilla Martínez aceptó que la gente es abierta y curiosa ya que siempre buscan hacer plática para conocer a las personas, pero más que nada para conocer sobre México.

“Son muy amigables, un extranjero causa sorpresa, nos voltean a ver, se quieren tomar fotos con nosotros”, señaló con un timbre risueño.

–¿Cuáles son algunos obstáculos con los que te has enfrentado?

–Asia está muy lejos de México. No tenemos ninguna referencia, los procedimientos, el idioma, sí cuesta un poco más de trabajo pero cuando se tienen las ganas y el gusto por lo que se está experimentando, pasan a ser experiencias positivas.

A esto agregó que una dificultad con la que se ha enfrentado es la comida, en especial al momento de querer ordenar algo del menú: “los caracteres a veces no los entiendo todavía muy bien como para saber lo que estoy pidiendo”, rió discretamente.

 

“Las oportunidades ahí están, sólo hay que buscarlas”

Miguel Ángel Escamilla compartió la apertura que el gobierno chino tiene con México en comparación con otros países; en esta ocasión China otorgó 33 becas a mexicanos cuando otros países como Francia y Alemania únicamente llegan a 10 subsidios.

En conjunto con esto, Escamilla marcó que en México se tiene una percepción errónea de los asiáticos, aceptando que a veces éstos no son bien recibidos, sin embargo este hecho se lo atribuyó a la ignorancia y no a una discriminación existente. Hizo hincapié y alentó a los mexicanos para que busquen oportunidades.

“Invitarlos a que levanten la mirada a Asia porque está creciendo y va a ser una oportunidad muy grande (…) Las oportunidades ahí están, sólo hay que buscarlas”, concluyó.

 

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba