Información

El gasolinazo y la toma de conciencia

Sergio Olvera León / Observatorio Ciudadano de Movilidad

Por cada litro de gasolina Premium que pagamos a 18 pesos el litro usamos $0.90 – $1.80 pesos en movilidad efectiva

Llegó la “liberalización” del precio de la gasolina con año nuevo 2017. La liberalización es algo que “tienen todos nuestros socios comerciales y que nos hará más competitivos”. La reforma energética del 2013 tenía en ello una de sus bazas. En aquel entonces, los precios del petróleo eran altos, sin que nadie advirtiera que pronto bajarían. En ese horizonte nadie vislumbraba la presencia y el eventual triunfo de un xenófobo y antimexicano como Donald Trump.

 

Hoy, vivimos ‘el peor’ de los mundos: la gasolina está liberalizada, el monopolio Pemex (quien mantuvo a México adelante por décadas) está a punto de morir, el precio del petróleo va en aumento y tenemos un enemigo declarado y formidable que ocupará la presidencia estadunidense a partir del 20 de enero, 2017 por cuatro años.

Nos preocupa el precio alto de la gasolina, por lo que implica para nuestra movilidad y nuestra economía. Suena chocante y a lugar común: hay una crisis en ciernes. Y la crisis es el momento más propicio para modificar aquello que la originó. El alto costo de la gasolina lesiona nuestra movilidad. Movilidad individual, mal entendida. En la mayoría de los autos, va un hombre que pesa ─ digamos ─ 100 kilogramos., o una mujer de 50 kilogramos., en un vehículo que pesa cerca de una tonelada.

Esto es, cada litro de gasolina ocupa menos del 10 por ciento en desplazar un hombre, y apenas un 5% para mover una mujer. El otro 90-95 por ciento se gasta en mover una masa inerte de metal. Por cada litro de gasolina Premium que pagamos a 18 pesos el litro usamos 1.8 – 0.9 pesos en movilidad efectiva, desperdiciando 16.2-17.1 pesos que a nadie, a nada benefician.

En otras latitudes, la gasolina es cara y con altos impuestos. Sí, Noruega, España, Gran Bretaña tienen costos superiores a los de México. Sin embargo, en esos países el transporte colectivo está subsidiado y es de muy alta calidad. En Madrid por ejemplo, sus habitantes se llaman los más ricos del mundo: todo mundo tiene un BMV con chofer a su disposición (su modelo de transporte público).

¿Cuándo tomaremos conciencia de que nuestro modelo de movilidad es insostenible?

En el mundo y en México, el auto ha destruido infinidad de espacios públicos en favor de su desplazamiento y estacionamiento. Los mejores futbolistas del pasado eran los pícaros del barrio, niños que jugaban en las calles y aprendieron que la pared es el extremo que mejor la toca (Jorge Valdano).

Niñas y niños, adultos mayores y personas con discapacidad tienen pocos derechos, si alguno, a desplazarse por la ciudad. Al mismo tiempo, se presumen y celebran más y mejores vialidades para el auto. Autos que son la tercera causa de muerte en Querétaro en general, y la primera en adolescentes. Querétaro subsidia el pago a la tenencia vehicular desde 2009. La gente está muy contenta, ¿lo están sus habitantes obligados a respirar el aire que ellos no contaminan? La ONU está muy preocupada: es alarmante el crecimiento del parque vehicular en México (Cfr. goo.gl/Kqveuq). Al ritmo de compra actual, estiman 70 millones de unidades para 2030. 70 millones de emisores de 6 kg de CO2 a la atmósfera por cada viaje de 15 kilómetros ¿Alguien se preocupa de la calidad del aire que respiramos?

Amsterdam, en Holanda,  tuvo sus ciclovías luego de que muchas personas en bicicleta, y sobretodo niños fueron asesinados por los autos. También, debido a los altos precios de los combustibles en 1973. Hoy, en México en general y en Querétaro en particular, tenemos un esquema similar al holandés hace más de 40 años: muertes de jóvenes a causa del auto, altos costos de la gasolina ¿Por qué no replicar parte del modelo holandés, tiene a esa ciudad como una de las que ofrecen la más alta calidad de vida a sus habitantes? (Cfr. How the dutch get its cyclolanes, https://goo.gl/jCqm4B).

Urge hablar de movilidad, de cómo estamos desperdiciando un recurso energético no renovable. Cierto, los precios de la gasolina estaban subsidiados, favoreciendo a los deciles con mayor ingreso (Cfr. https://goo.gl/W7gVEb). Sin embargo, nadie lo explicó en su momento, o nadie lo entendió. El problema está aquí.

El tiempo actual es una oportunidad, una llamada de atención a mejorar sensiblemente la calidad del transporte colectivo, hacerlo realmente público y mejor que el auto. ¿Cuántos optarán por seguir usando el auto particular si el transporte público se vuelve eficiente, más rápido y mucho más barato? La ecuación es sencilla: quitarle espacios al auto y dárselas a personas, bicicletas y transporte público.

Aunque tímidos, los esfuerzos comienzan a verse en la ciudad. El alto costo de la gasolina, puede incentivarlo. Las y los ciudadanos queretanos, no tenemos incentivos para caminar, usar bicicleta o transporte colectivo. Los tenemos para usar un auto (Infinidad de terminales de gasolina, subsidio a la tenencia, más y mejores vialidades).

Sin embargo, este modelo está acabando con el medio ambiente. Querétaro está próximo a cumplir 500 años. Nueve de cada 10 de esos años han transcurrido sin depender del auto particular.

El insostenible modelo de movilidad actual, tiene sus días contados (https://goo.gl/y65Jqu). Inevitablemente llegará a Querétaro. Lo que no sabemos es cuándo. Ojalá el alto costo de la gasolina, nos lleve a una toma de conciencia y sea el principio del fin en Querétaro. Nuestros hijos, nietos y sobrinos no merecen respirar un aire envenenado. Nosotros tampoco.

 

*Vocero del Observatorio Ciudadano de Movilidad, Co-productor del programa «El Aventón: ideas y propuestas para la movilidad» de Radio y TV UAQ y Ciclista urbano.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba