Información

El Tepe: pintar los problemas de colores

La pulcritud se llena de pintas que rechazan el mural. “¿Para qué? Mejor que arreglen los problemas de verdad”.

Al amanecer, el sitio cobra vida en un torbellino de colores, voces y sabores. Los comerciantes acomodan su producto para las ventas que tendrán durante el día: frutas, verduras, dulces, ropa, comida, etc. Órdenes y saludos se entrecruzan en un laberinto que sobrecarga los sentidos, a donde sea que se pose la mirada hay algo que ver, algo que sentir o saborear; en el Mercado del Tepe la mente no descansa.

El pintor Santiago Carbonell fue invitado a participar en la “rehabilitación” del Tepe con un mural en el mercado. “Barrio mágico” es el término con el cual la administración actual pretende etiquetar a las colonias que serán intervenidas para su “dignificación” en materia de cultura y turismo. A pesar de la falta de una definición concreta de lo que es un barrio mágico —o lo que implica ser uno—, se actúa con total seguridad sobre las colonias para convertirlas en lo que deberían ser, según los promotores del proyecto que están en Centro Cívico.

Sin embargo, la pulcritud se llena de pintas que rechazan el mural. “¿Para qué? Mejor que arreglen los problemas de verdad”. Hay comerciantes que se quejan y habitantes que prefieren buscar su propia identidad, en lugar de que se las pinten. En las inmediaciones del mercado hay calles y parques deteriorados, pero el mural debe continuar para romper con aquella imagen de “barrio bravo”: En el mercado de El Tepe, las apariencias deben engañar.

Las cosas cambian cuando el complejo multicolor se vacía, cuando ya nadie compra y la gente se marcha a sus hogares. La otra vida del mercado se hace presente a sus alrededores y entre las calles de la colonia. La inseguridad ha sido un problema sin solución para los habitantes de la zona, una lucha constante entre quienes a duras penas pueden ganarse la vida en sus comercios y quienes han decidido quebrantar la ley para buscar sustento, o para financiar sus adicciones. Ganarse la vida es difícil: En el mercado de El Tepe la tradición parece ser sobrevivir y luchar.

La remodelación del mercado a raíz de los accidentes, ocurridos hace un tiempo ya, han afectado la vida comercial del lugar. Algunos negocios han tenido que vender sus locales a alguien más, otros apenas y se logran mantener; pero los problemas que se han suscitado a raíz de la reconstrucción del lugar no parecen ser la prioridad.

La metáfora perfecta se manifiesta de manera inconsciente por el mismo mercado: Detrás de esa hermosa fachada, detrás de colores tan vivos y detrás de aquél mural en gestación, hay un par de contenedores llenos de basura, sucios, con el logotipo del estado lleno de mugre.

Los cabos sueltos no importan y los grafitis que expresan la disconformidad con el nuevo mural se pintan de nuevo. Mejor habrá que concentrarse en forjar la etiqueta de ‘barrio mágico’. En el Mercado del Tepe los problemas se pintan de colores.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba