Elecciones 2018

Incertidumbre y derrota en el PAN y PRI

Se tornó evidente la incertidumbre de los panistas, pues no se realizó ningún festejo en el Centro Histórico de la ciudad y todos los candidatos abandonaron su búnker lo más rápido posible sin hacer declaraciones.

Descontento y desesperación por la tardanza en la apertura de casillas marcaron el inicio de la jornada electoral este primero de julio, misma que terminó en altas horas de la madrugada cuando el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) comenzó a correr de manera continua.

Sin embargo, el retraso en la apertura de centros de votación no fue un hecho aislado, pues el Instituto Nacional Electoral (INE) reportó que a las 8:30 de la mañana sólo se había instalado el 1.7 por ciento de más de 156 mil casillas que funcionarían en todo el territorio mexicano.

Tanto ciudadanos como candidatos a cargos de elección popular, coincidieron que esta era una manera para desalentar el voto. Gilberto Herrera Ruiz, candidato al Senado de la República por la coalición Juntos Haremos Historia se presentó a las 8:15 a.m. en la sección 0117 para emitir su voto, pero las casillas de esta sección tardaron más de 60 minutos en comenzar: “he votado en otras ocasiones en esta casilla y jamás había sucedido esto, los ciudadanos vienen a ejercer su derecho a primera hora porque cuentan con otros compromisos o actividades y es lamentable que tengan que retirarse”. Calificó esta situación como una ‘forma para inhibir el voto’.

Por el contrario, el candidato a la presidencia municipal de Querétaro por la misma coalición, Adolfo Ríos García, descartó que estos retrasos pudieran incidir en el voto de los mexicanos y consideró que la apertura de casillas toma tiempo debido a que es una medida para garantizar la tranquilidad de los ciudadanos que acuden a emitir su voto.

Del mismo modo, el candidato a la presidencia municipal por el Partido Acción Nacional (PAN), Movimiento Ciudadano (MC) y Partido de la Revolución Democrática (PRD), Luis Bernardo Nava Guerrero, calificó el retraso como un incidente muy menor: “fuera de eso, al parecer va bien la jornada electoral”, apuntó.

De igual manera, el candidato blanquiazul al Senado, Mauricio Kuri González, consideró que la democracia se debe construir a diario pero el primero de julio representaba una fecha sumamente importante: “es vital tener tolerancia, entiendo a los ciudadanos pero hay que tener tolerancia y siempre buscar lo mejor para el país”, subrayó.

Cuando se concluyó la instalación de la mayoría de casillas en la entidad y se dio comienzo a la emisión del sufragio; el descontento no finalizó debido a que el INE solicitó que las primeras personas en acceder a votar fueran ciudadanos de la tercera edad, gente con alguna discapacidad o mujeres embarazadas. Esto generó poca aprobación por parte de la ciudadanía, algunos calificaron el acto como ‘injusto’ ya que consideraron que el tiempo de espera de todos valía lo mismo.

Por la candidatura común PAN-PRD-MC en Corregidora, Roberto Sosa Pichardo llegó una hora tarde a la acordada con los medios de comunicación para emitir su decisión electoral; sin embargo, a mitad de la fila, un aparente miembro de su equipo se encontraba esperándolo para cederle el lugar en la fila, por lo que el retraso de la apertura pasó como inadvertido para Sosa. En esta casilla ubicada en la escuela secundaria Quetzalcóatl, los capacitadores apuntaron que no podían cubrir por completo al personal que coordinaría las elecciones por motivos de impuntualidad.

El descontento de la ciudadanía se manifestó también en las llamadas ‘casillas especiales’, principalmente en las ubicadas en el estadio Corregidora, parque Bicentenario y plaza Constituyentes. El personal del INE argumentó que la principal razón a la que se debió la postergación del funcionamiento de las casillas fue la ausencia e impuntualidad de los funcionarios de casilla así como de la solicitud de los observadores de partidos políticos para contar las boletas electorales.

Victoria, la gran ausente en el PAN

Después de aproximadamente 10 horas de jornada electoral, las casillas procedieron a cerrar sus puertas para iniciar el conteo de votos de un proceso electoral calificado como histórico en la vida del país. En las salas de prensa de los partidos políticos se respiraba un ambiente de tensión e incertidumbre; los medios y los coordinadores de comunicación de los partidos se mantenían atentos al PREP con semblante de dubitación.

El búnker de la coalición PAN-PRD-MC, Miguel Ángel Torres, presidente estatal del PAN, aseguró que los candidatos del Frente habían ganado según los resultados de la encuesta de salida: “esta tendencia es una constante en zonas urbanas y rurales”. Torres puntualizó que esperaría que las autoridades confirmaran esta tendencia: “ya ganamos y estamos listos para servirle a Querétaro”.

Tres horas y media después, una vez que Ricardo Anaya Cortés reconoció su derrota, el equipo panista comenzó a hacer los últimos acomodos en las instalaciones para el pronunciamiento del candidato Luis Bernardo Nava; llamó la atención el hecho de que doblaron y guardaron una manta donde se alcanzaba a ‘asomar’ el número 2024.

Luis Bernardo Nava, acompañado de su esposa y otros miembros del Acción Nacional como Mauricio Kuri, Guadalupe Murguía, Alejandro Cano, entre otros. Miguel Ángel Torres volvió a hacer aparición y señaló que el espacio del candidato sólo sería un pronunciamiento y no habría lugar para la realización de entrevistas; Luis Bernardo Nava entró en el salón de conferencias ubicado en el hotel Crowne Plaza entre gritos de los miembros de su equipo. Las voces decían “¡presidente!”, pero sus expresiones reflejaban algo distinto.

El candidato a la alcaldía municipal capitalina declaró que su partido ya había ganado: «Querétaro decidió darle la responsabilidad al PAN y de llevar a este municipio a ser la mejor ciudad para vivir». En este pronunciamiento, el candidato a la alcaldía municipal enfatizó que este cambio se realizará con ayuda del PRD y de Movimiento Ciudadano y aseveró que Querétaro se convertirá en la ciudad más segura para vivir.

Nava reconoció a los otros contendientes en este proceso electoral y reiteró el respeto que le guarda a todos los candidatos que buscan la presidencia municipal: «tenemos por delante grandes retos y un gran compromiso para darles grandes resultados», finalizó el candidato.

Todo parecía en orden, salvo por el empate técnico con el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, Adolfo Ríos García, situación que se repitió en la candidatura al Senado, en la presidencia municipal a San Juan del Río y en la presidencia de la República.

En el instante, se tornó evidente la incertidumbre de los panistas pues no se realizó ningún festejo en el Centro Histórico de la ciudad y todos los candidatos abandonaron el lugar lo más rápido posible, tras el pronunciamiento que tuvo una duración total de 4 minutos aproximadamente.

PRI, muerte anunciada

Esta incertidumbre no se vivió únicamente en el búnker de Acción Nacional, dado que se dio una situación similar en el del PRI. A pesar de haber solicitado la presencia de medios a las 20:30, fue hasta las 21:45 cuando Juan José Ruiz, dirigente estatal del PRI, dio un posicionamiento al respeto.

“Nos sentimos muy orgullosos del priismo de Querétaro porque están dando batalla en todos los municipios”. Ruiz apuntó que el partido respalda la proclamación de triunfo de Mario Calzada y Ricardo Astudillo y reprueba las declaraciones que emitió el presidente estatal del PAN: “fue un acto irresponsable de parte de Miguel Ángel Torres porque anunció una tendencia falsa y favorable para Acción Nacional cuando había casillas sin cerrar”.

A diferencia de su contrincante panista, Francisco Pérez Rojas sí accedió a dar entrevistas a los medios de comunicación. Se le percibió molesto por la participación del Instituto Electoral del Estado de Querétaro (IEEQ) en la supuesta omisión de resultados. También afirmó contar con suficiente evidencia para demostrar una presunta compra de votos del PAN.

Ríos, comienza la duda

Por otra parte, el candidato de Juntos Haremos Historia, Adolfo Ríos, se declaró ganador en sus redes sociales: “gracias a ustedes hoy somos ganadores de esta elección y juntos vamos a lograr los mejores resultados para nuestro municipio”, publicación realizada a las 21:45 con más de tres mil reacciones.

En el búnker de Morena, ubicado en el hotel Real de Minas, Carlos Peñafiel Soto, dirigente estatal del partido, hizo un pronunciamiento debido a que detectó ciertas irregularidades en el proceso electoral e hizo énfasis en el temor fundado que gira sobre la posibilidad de un fraude electoral.

Tuvo que pasar de la medianoche para que el PREP nacional y local actualizara de forma constante las actas computadas. De esta manera, en las siguientes horas se supo que la coalición Juntos Haremos Historia había ganado tres diputaciones locales, dos federales y la primera minoría en el Senado; en este caso rompió un bipartidismo.

No obstante, a lo largo del día lunes hubo varios cargos que continuaban con una brecha muy cerrada entre sí, como la de la presidencia municipal de Querétaro.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba