Elecciones 2018

Las derrotas de Ricardo Anaya

Varios integrantes del PAN que se oponían a Anaya fueron expulsados del partido un día antes de las elecciones o abandonaron su cargo con anticipación.

Ricardo Anaya Cortés ha demostrado ser bueno en la política de pasillo por su habilidad de negociación que sustenta su vida política, pero malo como contendiente electoral, pues tres derrotas lo han marcado desde que ingresó a las filas del Partido Acción Nacional (PAN).

Su derrota más estrepitosa fue la candidatura a la presidencia de la República, con la aceptación más baja que ha tenido el PAN desde 1994 –del contendiente Diego Fernández de Cevallos- con apenas un 22.51 por ciento de las preferencias de acuerdo al Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP).

Currículum ‘politikón’: respaldos y fracasos

La carrera política de Anaya inició como operador político en el año de 1997, cuando, apadrinado por el entonces presidente municipal de Querétaro del PAN, Francisco Garrido Patrón, fungió como director del Instituto Municipal de la Juventud.

En el año 2000 se afilió como militante del PAN, meses antes de que contendiera por su primera elección como diputado local por el entonces distrito XIV, en el que a sus 21 años obtuvo su primera derrota.

Entre 2003 y 2008 fue secretario particular del entonces gobernador de Querétaro Francisco Garrido Patrón. En 2009, bajo el mismo gobierno, se desempeñó como coordinador de Desarrollo Humano del Gobierno del Estado de Querétaro.

La siguiente derrota de Anaya Cortés fue cuando coordinó la campaña del panista Manuel González Valle por la gubernatura de Querétaro para el periodo 2009-2015, cuyo triunfo obtuvo finalmente el priista José Calzada Rovirosa.

Por último, tras 90 días de campaña como candidato a la presidencia de la República, Ricardo Anaya, en su mensaje dado el domingo 1 de julio expresó su derrota: “ninguna democracia funciona sin demócratas. Por eso, porque creo en la democracia y porque soy un demócrata, acepto que las tendencias benefician a Andrés Manuel López Obrador”.

Su campaña por la presidencia de la nación se vio caracterizada por los señalamientos que lo involucraban en delitos, principalmente el de lavado de dinero, junto con el empresario queretano Manuel Barreiro, además de evasión de impuestos.

Diferentes padrinos, diferentes traiciones

Con 21 años de trayectoria política, Anaya Cortés se ha caracterizado por contar con diferentes personajes políticos que lo han apadrinado. Por ejemplo, en 2010, al tomar la dirigencia estatal del PAN en Querétaro, fue nombrado subsecretario de planeación turística de la Secretaría de turismo (Sectur) del Gobierno Federal por el entonces presidente Felipe Calderón Hinojosa.

Además, en 2012 Santiago Creel lo respaldó dentro del PAN y trabajó junto a Gustavo Madero cuando ascendió como diputado federal por la vía plurinominal. Por su parte, en 2014, Gustavo Madero, lo incorporó como secretario general del partido, hasta llegar al 2015, cuando Anaya Cortés se convirtió en dirigente nacional del PAN, cuando venció en la elección interna a Javier Corral.

Anaya asciende, el PAN se divide

Anaya Cortés ha sido calificado por la prensa y analistas políticos como el “chico maravilla” cuya “ambición política ha catapultado su carrera” o como el militante que fragmentó al PAN, según exlíderes partidistas como Felipe Calderón o Margarita Zavala, quien tuvo que separarse del PAN para competir como candidata presidencial de la República.

Felipe Calderón a finales del mes de mayo expresó desde su cuenta de Twitter: “Por eso abusaste de tu poder para cancelar la democracia interna del PAN y violentar los derechos políticos de una mujer que era la candidata más viable en el PAN y en el país”.

Varios integrantes del PAN, opositores de Anaya, entre ellos el senador Javier Lozano y el exdiputado federal Miguel Ángel Toscano pronunciaron su separación del PAN; por otra parte, los senadores Ernesto Cordero y Jorge Luis Lavalle Maury y la diputada Eufrosina Cruz Mendoza fueron expulsados un día antes de las elecciones nacionales.

Asimismo, Margarita Zavala expresó que “es el gran daño que se le hace al país anulando los órganos democráticos de un partido político que era el único punto de referencia democrática, y segundo, porque además traiciona los valores del PAN, y de hecho eso lo tiene confundido”, respecto a la modificación que hizo Anaya al artículo 58 de los estatutos internos del PAN para asegurar su candidatura sin dejar su cargo como presidente estatal del partido.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba