Información

La autonomía en voz de los directores (FE-FF-FInf)

Guadalupe Perea Ortiz / Facultad de Enfermería

¿Cómo define la autonomía universitaria y cómo se vive en su facultad?

Es la capacidad de libertad que tenemos para trabajar en nuestra normatividad, en nuestros reglamentos y en todos nuestros procesos; poder diseñar nosotros nuestros diferentes planes de estudio, entre otras cosas, de acuerdo a las necesidades que tiene la sociedad. La autonomía se vive con nuestros estudiantes, docentes y administrativos; inicia cuando eligen a sus directivos, a partir de que ellos tienen la oportunidad de decidir si estudian en una univerisdad autónoma o bien en alguna otra institución. También en las oportunidades para poder vincularse con una sociedad en la cual retribuyen el apoyo que nos dan.

¿Cuáles son los retos que ha enfrentado la autonomía universitaria y cómo se les ha hecho frente?

Uno de los principales retos es el presupuesto. Siempre ha estado un poco limitado y ello no nos ha impedido que podamos trabajar y llegar a todos los sectores sensibles de nuestra sociedad. Con lo que tenemos lo aprovechamos al máximo para poder trabajar de la mano con estas personas, en las prácticas con nuestros estudiantes, en los programas deportivos e incluso en las áreas que tenemos de atención al público en general.

¿Qué representan estos 60 años de autonomía?

Es un momento histórico. Me siento muy contenta, satisfecha y orgullosa de estar en este momento, que sean 60 años y que yo sea parte de la historia, que en mis manos tenga la posibilidad de cambiar vidas. Creo que eso es algo fundamental de poder transmitirle a la sociedad en general. Somos privilegiados, el estar dentro de una universidad que es una actividad noble de formar recursos, formar estudiantes y me siento muy orgullosa de seguir transformando vidas y tocando corazones.

 

Margarita Espinosa Blas / Facultad de Filosofía

¿Cómo define la autonomía universitaria y cómo se vive en su unidad académica?

Como el autogobierno de una institución, su capacidad para autolegislarse y para decidir la cátedra, el tipo de saberes que se promueven como una condición básica para entender la autonomía. En la Facultad todos somos muy conscientes de esta capacidad, de este privilegio de promover la pluralidad de pensamiento y de saberes para no estar casados con una ideología o una línea que nos marquen desde el Estado.

¿Cuáles son los retos que ha enfrentado la autonomía universitaria y cómo se les ha hecho frente?

El principal reto genera mucha confusión, porque creemos que la autonomía es la capacidad financiera. La autonomía no implica capacidad financiera, porque es una obligación del Estado financiar la universidad pública sin que se toque la autonomía universitaria. En términos financiero, la autonomía implica no depender únicamente del subsidio federal, sino hacer la gestión necesaria para generar recursos propios y hacer diversas gestiones para participar en proyectos que beneficien financiera y académicamente a la institución.

¿Qué representan estos 60 años de autonomía?

Si comparamos a la UAQ con otras instituciones mexicanas, es una institución joven frente a otras experiencias autonómicas; pero creo que han sido 60 años de mucho trabajo. Es un proceso muy complejo y que ha tenido etapas y momentos, pero siempre debemos tener presente ese carácter autonómico que está presente en nuestra legislación y que debemos vivirlo, no solamente como un discurso, sino realmente asumirlo y practicarlo.

 

Juan Salvador Hernández Valerio / Facultad de Informática

¿Cómo define la autonomía universitaria y cómo se vive en su unidad académica?

La autonomía es la capacidad que tiene la universidad de autogobernarse, de ser nosotros mismos los miembros de esta comunidad que representa la Universidad Autónoma de Querétaro quienes podemos decidir quiénes son nuestras autoridades. No tiene que ser alguien de gobierno; mucha gente lo confunde con que tiene que ser una autonomía financiera o de otro tipo. Universidad viene de universo y esto es un universo de diferentes ideas. Si nuestros líderes fueran elegidos por otra entidad, no sería tan natural el que tuvieramos diferentes formas de pensar. Y esto, en la facultad, es una extensión de la Universidad y se lleva de la misma manera, podemos pensar diferente, incluso tener diferencias; y esa es la gran importancia de la autonomía.

¿Cuáles son los retos que ha enfrentado la autonomía universitaria y cómo se les ha hecho frente?

Yo creo que es cuando una entidad externa quiere tener inferencia en los procesos de elección de autoridades, son procesos que deben ser muy respetados. La autonomía nos debe llevar a tener una responsabilidad de llevarla bien. Los procesos de elección de líderes han ido evolucionando: anteriormente sólo los consejeros votaban para Rector, no existía la consulta democrática que hoy tenemos; igualmente, los consejeros votaban por los directores de otras facultades; hemos evolucionado en ello. Si bien todavía se lleva a cabo esa votación porque nuestros estatutos así lo establecen, ya es sobre la decisión de una comunidad. Los principales retos son la responsabilidad y la evolución.

¿Qué representan estos 60 años de autonomía?

Representa el crecimiento del estado. La Universidad Autónoma de Querétaro es la institución que educa a la gran mayoría de los queretanos, que es una líder de opinión y yo creo que esto es lo que nos ha permitido eso: formar a los líderes de nuestro estado, a los profesionistas, y hacerlo en un ejercicio de libertad.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba