Información

La seguridad pública virtual

Exagerado despliegue policiaco busca calmar “buenas conciencias”

Foto: Víctor Pernalete

Por: Miguel Tierrafría

El tranquilizar a “las buenas conciencias” fue el objetivo del despliegue “desproporcionado” de los cuerpos policiacos de Querétaro para atrapar a cinco presuntos narcomenudistas en la colonia Candiles, opinó José Luis Piñeyro Piñeyro, coordinador del libro La seguridad nacional en México: debate actual.

De acuerdo con el investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) plantel Azcapotzalco, tras lo sucedido el martes 18, donde participaron 400 elementos de seguridad –según las fuentes oficiales–, se detuvo a cinco presuntos narcomenudistas y hubo un policía que perdió la vida, lo que se buscó fue dar la impresión de tranquilidad a la ciudadanía.

“Muchas veces se supone que se le da seguridad a la ciudadanía con un despliegue de fuerza desproporcionado de acuerdo a lo que estás planteando…

“La seguridad que quiere la ciudadanía se manifiesta a través de un despliegue desproporcionado de patrullas, patrulleros, para cinco narcomenudistas. Entonces es tratar de generar la sensación de lo que algunos llaman ‘la seguridad pública virtual’, la seguridad pública que nos venden los medios de comunicación y que apacigua las buenas conciencias”.

Para el maestro en Sociología e Investigación Social por la Universidad de Roma, las autoridades buscaron un golpe mediático en donde se generara el discurso de que los cuerpos de seguridad en Querétaro tienen capacidad de respuesta.

“Pensar que cien patrullas contra cinco narcotraficantes es nada más para dar la imagen de que ‘miren, tenemos la capacidad de respuesta, todo está fácil’. Habría que preguntarnos quiénes están atrás de esos cinco tipos”. Y remarcó que para que el crimen organizado, como el narcotráfico, penetre en el estado de Querétaro y en cualquier otro lugar, se requiere de la complacencia de la clase política y empresarial local.

Piñeyro, quien participó en los trabajos de la Segunda Reunión Nacional de la Red Nacional de Estudios de la Violencia Social y de Seguridad (Renavis), efectuada en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UAQ, aseveró que parte de las acciones y versiones de las autoridades estatales, de presentar hechos violentos como aislados y argumentar que están fuera de la jurisdicción estatal, es un recurso para no enfrentar la magnitud de la situación.

“Es un viejo recurso que hace la clase política o económica, en Monterrey se decía que cuando aumentaba el índice de criminalidad es porque llegaron de Zacatecas, de Coahuila, de Tamaulipas pero que no era gente de Nuevo León.

“Para que el narcotráfico funcione necesitas de apoyo interno, de Querétaro, de Nuevo León, en donde sea. No pueden funcionar solos, ellos requieren información de cómo están las estructuras de poder local, cuáles son los negocios mas rentables, ilícitos y lícitos, entonces es tratar de tapar el sol con un dedo”, reiteró el catedrático.

 

Falso que la solución esté en adquirir más armamento y en más policías

Con respecto al actuar de las autoridades del Gobierno Estatal ante la posible presencia del narcotráfico, René Jiménez Ornelas, investigador sobre temas de violencia por la Universidad Nacional Autónoma de Mexico (UNAM), aseguró que “al no hablar sobre el tema, sobre la crisis, en realidad se cree que al desconocerlo se evita, se limpia, pero está ocurriendo, o sea no solamente estos últimos acontecimientos de enfrentamientos de balazos, sino ya se están presentando sistemáticamente situaciones de desaparición de mujeres”.

Jiménez Ornelas planteó, en términos de trabajo, líneas de prevención por parte de las autoridades en cuanto a la estrategia, puesto que, dijo, pensar que con muchos policías hay mayor seguridad es un error común entre las autoridades de los diferentes niveles de gobierno.

El doctor en Sociología con especialidad en Población, resaltó también el hecho de tomar en cuenta a la ciudadanía en acciones conjuntas donde un pacto entre ciudadanía, clase política y empresarial pueda evitar los profundos niveles de violencia que se presentan en ciudades que antes gozaban de tranquilidad, como Monterrey.

“Tomar en cuenta a la ciudadanía y hacer acciones de prevención para evitar que se vaya Querétaro a una situación que después va a ser muy difícil poderla enfrentar”, expresó, además de advertir que si no, “se complejiza después tanto el problema que es muy difícil enfrentarlo y más aún si se cree que con mas policías, más armamento, más patrullas se va solucionar. Es otro error que no hay que cometer y hay que decírselo a las autoridades”.

Capacidad de prevención, reto de autoridades estatales

José Luis Piñeyro y René Jiménez Ornelas coincidieron en señalar que la prevención debe de ser un punto a trabajar no sólo por parte de las autoridades sino por las universidades y población en general.

“Lo importante a destacar en el caso de Querétaro es la capacidad de prevención del estado, porque hay que recordar que Monterrey por mucho tiempo se presentó como la ciudad modelo en términos de niveles de vida de la población, de la seguridad pública, nivel de escolaridad de la población, todo lo cual fue cierto hasta cierto momento.

“¿Qué quiere decir esto? Que las autoridades no quisieron reconocer que era casi público que los narcotraficantes decían ‘nos vamos a Monterrey porque es una ciudad tranquila, con buen nivel de vida, donde pueden estudiar nuestros hijos’”, explicó Piñeyro.

Por su parte, Jiménez Ornelas destacó que “hay que enfrentar en términos de un pacto no solamente de las autoridades sino también los empresarios, industriales de Querétaro, con la ciudadanía, con la finalidad de empezar a preparar no solamente la muralla que no permita la entrada a Querétaro, sino algo fundamental, tomar en cuenta la ciudadanía, de lo que piensa respecto a este tipo de acciones”.

Algunos puntos son los que hacen poner los focos rojos en Querétaro, de acuerdo con quien trabaja en el Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM: la desaparición de mujeres adolescentes en la entidad, ya hecho público por la revista Proceso; el nivel de consumo de drogas, en donde enfatizó que debe seguirse como un problema de salud pública y no criminalizarlo.

“Habrá que realizar una investigación tipo no solamente a nivel de adictos, tratarlos como un problema de salud y no criminalizar aquellos que consumen drogas, alcohol, tabaco, es decir, como que en lugar de negar el hecho, lo que tenemos que hacer es primero diagnosticarlo y conocerlo, y luego discutir a nivel de los ciudadanos, de los académicos, de las autoridades, irlo disminuyendo.

“Pensar que se puede acabar de un momento a otro es una ilusión, pero si no empezamos ahorita, nos vamos a tardar más y las crisis pueden llegar a ser con mayor profundidad”, señaló René Jiménez, al manifestar su desacuerdo a la estrategia de seguridad que se ha aplicado Gobierno Federal.

“Lo único que se está haciendo es reproducir la violencia. Hay que evitarlo en Querétaro, hay que planificar no solamente la respuesta, es decir una política de inmediatez, sino empezar a pensar medidas de mediano y largo plazo a través de estos mecanismos de creación de empleo, educación, etcétera.

“Pero algo también muy importante: vamos a generar dentro de los cuerpos policiacos la capacidad que deben de tener no para sacar patrullas, que tengan capacidad técnica, ética y hay que volverlos sector dignificado”.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba