Información

La vida en una familia no tradicional

Por. Andrea Rojas / Especial

En 19 estados de la República mexicana cientos de personas salieron a marchar el pasado 10 de septiembre con el fin de mostrar su postura a favor de la familia «natural/tradicional» y en contra de cualquier otro tipo de familia, en contra del matrimonio igualitario y la adopción para parejas del mismo sexo. Este acontecimiento es uno de los más grandes que han ocurrido en nuestro país; es común que la gente salga a manifestar sus ideas a las calles, pero sin duda, esta ha sido una de las marchas con mayor asistencia.

Algunos de los argumentos que proclamaban los asistentes eran a favor de la necesidad de tener una mamá y un papá para el buen desarrollo de la infancia y la integridad de los niños como seres humanos. Los matrimonios que no contaran con estas características no debían tener derecho a contraer matrimonio. La Iglesia era una de las principales instituciones que apoyaban el movimiento, pues la homosexualidad es «antinatural» según las ideas que defienden.

Sin embargo, lo que no tomaron en cuenta fue que su furor ante la defensa de la familia «tradicional» estaba siendo excluyente también con las familias, que por diversas circunstancias, no estaban constituidas precisamente por un padre y una madre. Las familias homoparentales fueron algunas de las víctimas de este rezago conservador. En México 8.2 millones de mujeres son madres solteras, mientras que únicamente 726 mil hombres se encuentran en esta situación, según estadísticas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Joser, como le gusta que lo llamen, es actor y psicólogo. Desde que tiene 19 años surgió el deseo de ser padre y tener alguien a quien cuidar y proteger. Durante la época del tsunami en Haití intentó adoptar a un niño que lo necesitara, pero la respuesta jamás llegó. Posteriormente comenzó a solicitar un trámite de adopción con el DIF, sin embargo la burocracia y las ideas conservadoras del país no se lo permitieron. En 2011, gracias a diversas situaciones que se fueron presentando en su vida y que comenzaban a favorecer el escenario, Joser hizo un trato con una mujer y gracias a ello, logró cumplir su sueño de tener una hija propia, Lorea.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba