Información

Las transformaciones corporales

Por: Norma Hernández Loza

Bifurcación

El sillón naranja está lleno de gente. Cada uno de ellos sabe a lo que viene, sólo algunos curiosos se aparecen al margen de la línea amarilla con negro trazada en el piso. Dentro de la habitación, Chad Wayne, un irlandés de veintiocho años se encuentra trabajando. El trabajo de Wayne no es una labor común en México si se toma en cuenta que la transformación corporal sigue siendo un tabú. “Las razones por las cuales la gente se aleja de las trasformaciones corporales, ya sea un piercing, tatuaje o etcétera, en México, es porque la cultura hace uso muchas veces de la religión para imponer una forma de pensar…”, indica Wayne mientras explica la importancia de haber puesto anestesia al joven que se encuentra sentado al borde de la camilla.

Wayne estudió en la Universidad de Washington y después terminó sus estudios en HealtEducators Inc. La última, es la única escuela que basa sus estudios en la ley OSHA (Ley de Administración de Seguridad y Salud Ocupacional, por sus siglas en inglés) y afirma que en su experiencia, a diferencia de otros lugares del mundo donde ha trabajado, las personas no se animan a hacerse alguna transformación corporal en México por la falta de educación sobre el tema,modificaciones mal realizadas, múltiples mitos acerca de la seguridad, como el que afirma que no se puede donar sangre y por la manera en la que la sociedad mexicana ve a las personas.

Toma una pieza y la inserta en la lengua del joven para conocer su grosor e indicar el punto donde se debe hacer la incisión. El joven no siente nada y sólo derramará menos de una cucharada de sangre durante el procedimiento. Este es el comienzo de lo que se llama lengua bífida. Consiste en un corte transversal en la lengua, parecida a la de una serpiente.

Chad hace énfasis en los requerimientos sanitarios pertinentes a los que el espacio donde se realizará alguna modificación debe ser sometido: desinfección con soluciones químicas especiales que no dañen a la persona y que desinfecten completamente la zona, uso de cofia y guantes que se deben renovar constantemente para no contaminar el área y el uso de las herramientas quirúrgicas adecuadas para cada procedimiento. “…Tiene que ser un establecimiento registrado y educado, papeleo, salubridad  y educación del personal. Deben siempre checar sus credenciales, ¿Dónde aprendiste? ¿Dónde estudiaste?…” estas son las preguntas básicas que cualquier persona con la intensión de hacerse una transformación corporal, debe pedir cada vez que llegue a alguna clínica o establecimiento para realizar algo en su cuerpo, explica Wayne.

La apariencia

Marlen Cano Morales, docente e investigadora en Psicología Social por la Universidad Autónoma de Querétaro, explica que la decisión de un cambio en la apariencia corporal es hacer énfasis en  asumir que el cuerpo pertenece a cada individuo y que cada persona tiene derecho a decidir por sí misma, a pesar de que el ser humano hoy en día atraviesa por múltiples discursos sociales y mercadológicos que le inducen a pensar de cierta forma. Indica también la existencia de otra teoría social y psicológica en la que el sometimiento a transformaciones corporales es indiscutiblemente una forma de violencia hacia uno mismo.

En el caso particular de la ciudad de Querétaro,Cano, señala que el contexto y la historia de la ciudad intervienen mucho en la manera en la que vemos este tipo de cambios en el cuerpo de otros, pues a pesar de que Querétaro no es sólo el Centro Histórico, finalmente este espacio es el visible y el que tiene una mayor carga representativa, si setoma en cuenta que es aquí en donde se denota una ideología más tradicional ydonde la sociedad se queda dentro de un discurso institucionalizado, que pasa desde la Iglesia como parte de la historia y vida de los queretanos y llega desde el mismo Estado“…ya no es tanto la cuestión de la tolerancia, sino más bien hablamos de una cuestión de respeto”.

La académica hace énfasis en que decir que las personas no aceptan, creen que otros están mal o simplemente tienen una concepción cerrada, es simplificar la situación de la intolerancia y el racismo pues el hecho de sólo definirlo no lo resuelve “…también éste discurso queda en el sentido de lo común.  El hecho de llamar a la gente como cerrados tampoco nos resuelve nada. Ya al meterse en estos términos y el hecho de ser intolerante va más allá de no aceptar cosas nuevas.”

Indica que cada persona atraviesa distintas circunstancias para poder llegar a hacerse una transformación corporal y que lejos de lo que se pueda pensar, es una cuestión totalmente personal y que la gente que lleva acabo este tipo de prácticas no lo hacen siempre para pertenecer a un grupo social establecido sino para mostrarse algo a ellos mismos a través de la mirada del otro.

“Pues pensaría que es un rollo de globalización también, cómo aterrizas y simbolizas una cuestión que está más arraigada en otras culturas que en la nuestra y que no tiene que ver con la cuestión de la moda completamente, aunque parezca…”.

Cano,afirma que mucha gente no se toma en serio la cuestión de que las transformaciones que se hacen son para toda la vida, pero que es necesario dejar esta cuestión a un lado para no caer en la generalización.

El origen

La licenciada en Antropología Social por la Universidad Autónoma del Estado de México, Itzel Amparo Velázquez Rodríguez, quien también es Maestra en Antropología por la UAQ, explica los antecedentes de las transformaciones corporales, Velázquez puntualiza algunas culturas en donde tienen origen. En las perforaciones, los esquimales fueron los primeros en usarlas y  les llamaban «labrets».Los maoríes de Nueva Zelanda eran tatuados de pies a cabeza con un tatuaje“Moko” que contiene un simbolismo de nacimiento-muerte, uniendo a los seres humanos con sus ancestros.

Las transformaciones corporales que implican una intervención física con elementos vistosos solo podrían traducirse en términos estéticos, pero existe una simbología más allá de eso. El lugar en el que se lo colocaban, estaba relacionado con cada grupo y les atribuían significados diferentes. En ello se basaban las relaciones sociales dentro y fuera del grupo.

Con base en investigaciones sobre el análisis antropológico, los aspectos estéticos son imprescindibles, por ejemplo la tecnología desarrollada pararetardar los efectos del envejecimientoo que dan oportunidad a las personas de corregir imperfecciones han tenido relevante presencia a finales del siglo pasado y el presente. Estos aspectos hacen que el individuo legitime los procesos en base a lo que los estándares sociales le dictan“…por lo que es ‘normal’ ver opciones sobre cómo mejorar el aspecto físico a partir de cambios aceptados como necesarios en ciertos grupos, como el bótox, el delineado permanente de cejas y labios o el levantamiento de pómulos”, comenta Velázquez.

“En términos generales una cirugía estética también es una transformación corporal…”  Velázquez argumenta que esto se debe a que el cuerpo, al ser sometido a una operación (cualquiera que ésta sea) deja de ser como naturalmente fue diseñado pues sufre un cambio en su forma y de percepción.

Estas legitimaciones están basadas en elementos culturales que se acuerdan por las necesidades que el grupo va creando en torno a la imagen corporal y como respuesta a la expansión de ideologías externas sobre el cuerpo y que lo convierten en imágenes de los valores que preservan a cada sociedad.

La aceptación que se muestra hoy está derivada de la dinámica social que conlleva libertades individuales y su propia expresión sobre embellecer, transformar o decorar el cuerpo. Estas últimas se derivan de la necesidad de empoderamiento sobre el cuerpo.

Según Velázquez, las personas, hacen una distinción porque al decir: transformación corporal, creen que están aludiendo a un cambio prohibido por la comunidad, con una gran carga negativa pero la cuestión cambia cuando se habla de cirugía estética pues este término se encuentra muy apegado a la relación del “bienestar” del cuerpo, ya sea por estética, salud o necesidad.

Las conclusiones a las que llega Velázquez están basadas en múltiples investigaciones que ha llevado acabo, donde destacan: “Hacia una etnografía del cuerpo: la complejidad urbana”, “Uso y apropiación del cuerpo mediante pearcings y tatuajes, una forma de autodeterminación en la estética del cuerpo” y “Reflexiones en torno al cuerpo: el cuerpo como instrumento de legitimación de la estética, a través del consumismo” entre otras, y que tratan la transformación corporal por medio de una visión antropológica.

Los motivos

En el caso de Querétaro, Velázquez ubica que la negación o aceptación hacia las modificaciones corporales no sólo están atadas al aspecto religioso, que sin duda en México juega un papel importante y es uno de los tantos factores que contribuyen a la proyección de las normas que se deben seguir.

En Querétaro por ejemplo, la opinión sobre su negación o aceptación hacia las modificaciones corporales está relacionada no solo al aspecto religioso sino a las percepciones construidas a partir de la idea tradicional de que quienes alteran su cuerpo de manera antinatural son personas ofensoras socialmente y son automáticamente relacionadas al pandillerismo y delincuencia.

Con base a la opinión de tatuadores de esta ciudad,comenta Velázquez, el pensar en establecer una clínica en Querétaro era difícil anteriormente debido a los prejuicios y tabúes que se hacían en torno al tatuaje y piercing “…por lo que la proyección de una imagen ‘amenazante’, dentro de la decoración del cuerpo y catapultada por los medios masivos de comunicación, es considerada como un posible peligro que acecha a lo ideal, siendo blanco de segregación y etiquetación. …es así que la sociedad contemporánea coloca un énfasis sobre el control y moldeamiento de los cuerpos”.

Carlos Alberto Robles Cázares es un joven de diecinueve años que se sometió a la trasformación de su lengua en una lengua bífida con Chad Wayne.Robles dice que decidió hacerlo porque le gustaba cómo se veía aunque admitió que se puso bastante nervioso al ver la sangre salir.

Al final del procedimiento con Alberto, Chad continúo con las especificaciones necesarias de higiene para no traer complicaciones a esta área de su boca: “debes lavar tres veces al día con enjuague bucal…tal vez sangre un poco, eso es algo normal, no te espantes pasará en los primeros días”.

“…Pues me gusta cómo se me ve…sí tengo otros tatuajes pero pues casi no se me ven… en un futuro espero ser doctor y en eso ando” comenta Carlos al momento de tomar una toalla de papel para evitar el sangrado aunque solamente se traten de unas cuantas gotas.

Cicatrices como arte

Poco después de Carlos llega otro joven. Se trata de Eduardo Rivera de veintiún años que viene al estudio a realizarse una escarificación.

La escarificación es un procedimiento quirúrgicoutilizado por transformadores corporales para realizar diseños en la piel de manera que el relieve tenga el aspecto de una cicatriz. Wayne lo define como el abuelo del tatuaje contemporáneo.

Las escarificaciones son su especialidad y antes de tratar a Eduardo, coloca el diseño en su brazo, posteriormente, inyecta anestesia en la zona y la limpia completamente. Eduardo ya no siente esa parte de su codo pero está consciente que este cambio es para toda su vida “…pues porque me llama la atención…me identifico porque para mí es como un ritual. Es una especie de liberación no sé cómo explicarlo”. Rivera argumenta que no sabe exactamente la razón pero que le gusta el aspecto de las escarificaciones y sobre todo el proceso antes de someterse a ello.

Chad, por su parte, le indica que se siente a un costado de la camilla, la cual se encuentra envuelta en plástico por cuestiones higiénicas. Comienza la escarificación. El rostro de Rivera cambia con cada corte pero no a un semblante de dolor sino de curiosidad ya que la zona de su cuerpo en la que Chad está trabajando se encuentra anestesiada.

“No lo sé, la mayoría me preguntan que si estoy mal de la cabeza, ¿Que qué dice mi familia? Pues que porqué daño mi cuerpo y cosas así… no saben lo que significa para mí y la minoría de mis amigos conocidos pues se les hace  muy normal…es arte en mi cuerpo y no recibo ninguna especie de trato … siguen siendo las mismas personas…sigo siendo la misma persona con o sin ella”, concluye Rivera.

Al terminar el procedimiento, Chad limpia el área de trabajo completamente y comienza la desinfección metódica de la zona. El codo escarificado de Eduardo no sangra ni una sola gota y a continuación Wayne le indica al cliente las especificaciones de higiene y las próximas citas para realizar una revisión rutinaria.

Las formas

Chad comenta que así como hay razones para no hacer transformaciones corporales las hay para realizarlas. Él identifica causas puntuales por las que las personas tienden a este tipo de prácticas: estética y moda, adquirir el poder de expresarse, la situación y época de cada persona  y sobre todo el hecho de que la belleza es un aspecto relativo de cada uno y no de cada cultura. “…Gente que se pone bubis o muy mamados también lo hacen y es lo mismo…”

A pesar de tener la mayor parte de su cuerpo tatuado, Wayne sabe lo que es recibir un trato distinto de la gente por tu aspecto pero sobre todo, el ser extranjero le ha permitido ver esta situación de una manera diferente. “El hecho de que vivamos en una sociedad globalizada, donde la gente ve cosas de otros países, influye en lo que la gente de México hace en sus cuerpos. Ésta es la única razón para que la gente en México haya decidido hacer algo con su cuerpo… México adapta todo a su manera y lo hacen en base a otras culturas…el internet y tele es lo que abre sus mentes a otras formas de vida…En Estados Unidos, los marineros se registraban con un tatuaje y aquí la única gente que hace cuarenta  años usaba tatuaje, eran de ‘barrio’”.

Después de haber llegado a Querétaro, Wayne indica que la mente de los queretanos se ha  abierto cada día más y que con muchos de extranjeros en el estado, los cambios de mentalidad y preferencias han salido a la luz pero que en contra de este tipo de manifestaciones de individualidad existen muchos estados del país donde por la delincuencia, el tatuaje y perforación sufren sus efectos.

A pesar de ello, él reconoce que poco a poco Querétaro avanza en el aspecto de la aceptación de la individualidad del otro, tomando más fuerza cada vez que una persona no tiene miedo de aceptar la palabra “transformación” ya que paso a paso va siendo aceptada a pesar de las diferencias étnicas, pues estos aspectos ya van más allá de la posición económica o la edad. Al estudio, no sólo van personas para hacerse transformaciones  sino también asisten para hacerse reconstrucciones de diferentes partes del cuerpo como orejas o  cicatrices de la infancia.

“La gente tarda en darse cuenta que este tipo de cosas se pueden hacer aquí también y que ese ya es un tipo de transformación que sin duda les sale mucho más barato”.

A diferencia del resto de otros estados en el país, Chad afirma que Querétaro está muy preparado para ir paso a paso para aceptar este tipo de manifestaciones.

La paga

“Lo más gratificante que me ha pasado en mi trabajo es ir rompiendo ese hielo en el que la persona se siente incómoda en su cuerpo…las personas más ricas o más pobres, el chiste es ese, son únicos y se sienten bien. No se hacen más bonitos o más feos es el gusto de cada quien y me siento bien”, concluye Wayne.

Sin duda, la globalización ocupa un papel importante en la decisión de realizar una  transformación corporal y la gente que la usa la identifica directa o indirectamente como la que pone en conexión una cultura con otra y que con el paso del tiempo, la libertad individual del cuerpo como medio de expresión es algo que sin duda nos comunica y que se puede aceptar o rechazar pero que se debe respetar.

 

En Querétaro la historia ha sometido a la sociedad contemporánea y la adjudicación de los aspectos conservadorescrucifican este tipo de prácticas al asumir que cualquier tipo de transformación corporal está relacionada directamente a un modo de vida agresivo e improductivo.

Lo que menos se ve ante este tipo de prejuicios sociales es que vivimos en una sociedad globalizada donde el sólo hecho de mejorar nuestra imagen a los ojos de los demás ya ocurre una transformación en nuestro cuerpo de manera directa o indirecta y sobre todo, la mezcla de culturas trae consigo una apropiación de cuestiones que ya no dependen tanto de la colectividad sino del mismo apoderamiento del cuerpo y ésta es una cuestión de elección individual.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba