Información

Mitad de gasolineros abandonarán a Pemex

Se prevé que pasarán entre tres y cinco años para que el 50 por ciento de los concesionarios de estaciones de servicio en el país dejen Petróleos Mexicanos (Pemex) para cambiarse a otra empresa. Hasta el momento, alrededor de 2 mil establecimientos, de un total de 11 mil 500, ya decidieron cambiarse de marca, aseguró el presidente de la Unión de Estaciones de Servicio de Querétaro (UESQRO), Enrique Arroyo Enzástiga.

Añadió que uno de los factores determinantes para que concesionarios opten por compañías como Chevron-Texaco, Exxon-Mobil, Gulf, Shell, BP, entre otras de origen nacional e internacional, son el incremento de cuotas de mantenimiento por parte de Pemex hacia sus concesionarios y que las nuevas empresas ofrecen más facilidades de trabajo para los empleados.

“El prestigio de las marcas también de cierta manera garantiza un 20 o 30 por ciento más de venta. No sé si afortunada o desafortunadamente, pero las estaciones de servicio que han cambado de marca, por el momento han elevado sus ventas, lo que les ha dado a ellos una mayor utilidad”, reconoció Arroyo Enzástiga.

El empresario agregó que las condiciones de trabajo entre las estaciones de servicio de Pemex y de otras empresas es muy similar, al igual que la calidad del combustible, pues prácticamente todo el producto que se abastece en Querétaro proviene de Estados Unidos. Aunado a que empresas como Grupo BP y G500, ya construyen plantas de almacenamiento en zonas costeras.

Marcas competirán contra Orsan

En el mismo sentido, el presidente de la UESQRO pronosticó que las nuevas marcas tendrán un competidor fuerte en Querétaro en el Grupo ORSAN, que ha sido la empresa predominante en el estado y que a diferencia del resto de concesionarios de Pemex trae el producto vía marítima desde Texas, como parte de un convenio comercial que tiene con ExxonMobil.

Sobre el crecimiento en el número de estaciones de servicio en el estado, Arroyo Enzástiga destacó los casos de los municipios de Colón y Pedro Escobedo, que han tenido una “detonación” en la cantidad de establecimientos, aunque de un total de 276 concesiones en el estado, alrededor del 50 por ciento se concentran en la ciudad capital.

Añadió que entre el 2006 y 2016, el número de estaciones de servicio a nivel nacional pasó de 7 mil 554 a 11 mil 578, es decir, se crearon 4 mil 24 nuevos establecimientos en 10 años. Dentro de ese contexto, Querétaro fue el décimo estado en presentar el mayor crecimiento al pasar de 121 estaciones a 267, lo que representó un incremento de 146 puntos de venta.

Otros estados con el mayor incremento de estaciones de servicio en el mismo periodo fueron el Estado de México con 384, Jalisco con 378, Veracruz, con 279, Puebla con 203 y Guanajuato con 202, según indicadores de la página oficial de Pemex.

Por otra parte, Enrique Arroyo Enzástiga, explicó que actualmente Pemex se encuentra en la primera etapa de la denominada “Temporada Abierta”, que consiste en licitar parte de la infraestructura que ya no utiliza: “Ya hay una en el norte del país, que está utilizando una empresa extranjera. Está por dar la segunda temporada abierta, que es poner en arrendamiento sus instalaciones de almacenamiento, incluso los ductos”.

El empresario gasolinero añadió que posteriormente Pemex realizará más procesos similares, que significa la renta de sus instalaciones para privados o para empresas extranjeras. No obstante, advirtió que quienes liciten en las “temporadas abiertas” de Pemex, corren el riesgo de ser implicados con las tomas clandestinas de combustible.

Poco probable, baja de precios

En cuanto a los precios de las gasolinas, Arroyo Enzástiga, indicó que es poco probable que los precios disminuyan a corto plazo: “quizá cuando ya esté abierta la competencia al 100 por ciento, la estructura, que ya haya almacenamiento y más distribuidores, además de Pemex, puede haber una baja de precio o uno competitivo”.

El inconveniente es que más del 40 por ciento del precio del combustible son impuestos, entonces, mientras el gobierno no baje impuestos seguirá igual de cara. El impuesto a la gasolina es el factor principal del país para obtener ingresos, entonces, difícilmente creemos que vayan a quitarle esos impuestos.

“Son cuatro impuestos que están aplicados al combustible, entonces son entre 43 y 45 por ciento de puros impuestos”, indicó. Explicó que el Impuesto Especial sobre la Producción y Servicios (IEPS) se divide en un impuesto federal, uno estatal, y otro por la cuota de carbono, además del Impuesto al Valor Agregado (IVA).

Adaptarse a la CRE, el reto

El empresario enfatizó que uno de los principales retos es la adaptación a las nuevas normas de la Comisión Reguladora de Energía (CRE): “de manera diaria tenemos que reportar cuántos litros compramos, cuantos vendemos, a qué precio. Periódicamente tenemos que hacer revisiones a las instalaciones por un tercero para que certifiquen que están trabajando de manera segura. Tenemos que pagar ahora un derecho con la Comisión Reguladora de Energía para que nos permitan hacer la venta del combustible”, indicó.

Arroyo Ensaztiga recalcó también que en ocasiones se han dado inspecciones por parte de las autoridades que han caído en excesos: “a veces son un poco bruscos esos operativos y es en donde no estamos de acuerdo, donde haya abuso de autoridad o agredan al personal que está laborando. Nos comentaron que hubo agresiones con el personal que estaba laborando, un abuso de autoridad o insultos”, enfatizó.

Por otra parte, aseguró que recientemente hubo algunos acercamientos, por parte de partidos políticos, mismos que solicitaban permiso para recaudar firmas en las estaciones de servicio de algunos miembros del UESQRO, propuesta que fue rechazada. “La verdad es que no queremos que se nos asimile con algún partido o candidato en particular”, señaló finalmente el empresario.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba