Información

Morena no existe

“En Querétaro, el 98 por ciento de representantes de Morena son de otros partidos externos”. Es lo único que recuerdas de todo lo que dijo Miguel Ángel Arteaga Fuentes, organizador de esta Primera Convención Estatal Morenista Querétaro. Lo recuerdas porque, hace tres días, cuando fuiste a una cafetería con dos periodistas, te platicaron que son abiertamente morenistas, que de las tres personas que integran el Cabildo sanjuanense, no respaldan a ninguna; que fueron impuestas. Te querían dar de alta en Jóvenes Construyendo el Futuro. Te invitaron una soda italiana de mango.

Esperas en la silla azul A4 de las gradas. Revisas el video que subió John Ackerman ayer a su Twitter. “Sábado, 14 de mayo, 10 AM, CECUCO, San Juan del Río”, dice el Tweet. “Dialogar sobre cómo fortalecer a Morena y la cuarta transformación (…) Andrés Manuel tiene un par de años todavía en el gobierno, pero si no fortalecemos el partido de acuerdo con los principios de no mentir, no robar y no traicionar, pues los chapulines, los burócratas van a querer robarnos la esperanza”, dice John.

Revisas los comentarios del video de Ackerman. Vicente López T., con descripción “Chairo No.1!”, le escribe: “Quizás seas morena, pero definitivamente NO eres #4T”. Te preguntas cuál es la diferencia.

Te levantas y diriges a la entrada. Le preguntas al señor de la puerta, que a cada persona que pasa le regala un panfleto, ¿cuál es la diferencia entre ser morenista y ser de la cuatroté?:

“Yo lo vería desde el plano mercadológico, a manera de insertar en el ánimo de la gente un movimiento que, en sus distintas vertientes, no tiene ni pies ni cabeza. Eso de la 4T es una vacilada. Ahora, el movimiento morenista está perfectamente definido en torno al programa que tenemos en el partido. La 4T ni nombre tiene”, aclara Juan Manuel Ríos Jiménez, con descripción “seguidor de Andrés Manuel, pionero, promotor y fundador de Morena”.

Con esta diferencia en mente, y el panfleto que te dio en la mano, regresas a tu silla azul. Lees el pedazo de hoja: “La falta de consolidación y el inmediato proceso de descomposición de Morena, por falta de conducción y por exceso de indolencia, negligencia y ambiciones … ha venido a generar resultados lamentables, desoladores y abominables (…)”.

En este pequeño gimnasio-auditorio-cancha de basquetbol, a las 11 de la mañana habemos cerca de 100 personas. La mayoría mayores de 40 años. Una democracia joven hecha por viejos; por el “pueblo* sabio”.

Escuchas al músico tocar Bella Ciao. Una mujer toma el micrófono y cuenta un cuento donde había algo llamado PUP (Partido Único de Pendejos). Ahora, las personas presentes se organizan y dividen en “mesas”; serán siete y buscarán plantear problemas y soluciones ante este Morena. Te unes a la número tres. Observas cómo dialogan. Se presentan; es tu turno. Se asombran al oír que eres periodista. Tiempo después intuirás, gracias a que una señora se te acercó, quiso le recordaras tu nombre y para qué medio trabajas, que le temen a “los infiltrados”.

Cada representante de mesa, pasados 40 minutos, irá al micrófono a leer los acuerdos recabados. Piensas que, si de algo funciona la escuela, es para esto: acostumbrarnos a designar a alguien que apunte las ideas medio digeridas del equipo, voltearnos a ver y esperar que alguien más, por favor, hable; que alguien más diga la idea que llevas media hora pensando, pero no te atreves a hablar.

Ya son la 1:20 pm y regresas a la silla azul. Leen lo acordado en las mesas, que en general es “ganamos la presidencia, pero nos olvidamos de hacer partido; los malos son los otros”. Tienes hambre y sólo hay agua y café en una mesa del rincón. Piensas que de poco importan en este momento los conceptos de convención, estatutaria y delegados.

¿Y tú, eres militante o simpatizante? -Te pregunta Norberto Nieto.

No, sólo periodista.

No puedes más y te vas. Antes de la salida encuentras en el techo, inalcanzable y atorado en la estructura de metal, un globo verde con cordón rojo. Te preguntas por qué la gente odia tanto usar ropa color verde pasto.

*Pueblo: “masa [heterogénea] que no sabe ni qué quiere ni a dónde va; y que le vale madres también, que no le interesa”. (José Manuel Ríos Jiménez)

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba