Información

Mujeres: De Musas A Creadoras

Las representaciones artísticas de la mujer a través de la historia son evidentes. Aquí algunas entrevistas de aquellas mujeres que han conquistado las herramientas y la disciplina para expresarse por medio de alguna de las bellas artes.

“Tiempo atrás conocí a una mujer fuerte, su piel llena de colores su voz poética y su mirada revolucionaria podían atravesar hasta el alma más intransigente; una artista”

—Rocío Martínez

Las representaciones artísticas de la mujer a través de la historia son evidentes: obras como La Joven de la Perla o El nacimiento de Venus son un claro ejemplo de cómo la naturaleza femenina ha sido utilizada como inspiración para creaciones artísticas. Con los años esta fórmula ha cambiado y las que antes eran musas han tomado las herramientas para crear y expresar desde su propia realidad. Aquí algunas entrevistas de aquellas mujeres que han conquistado las herramientas y la disciplina para expresarse por medio de alguna de las bellas artes.

Poesía

Nadia Bernal, autora de El Dolor de Vivir en Woodstock, cuenta que desde pequeña ha sido una persona muy sensible, lo que la ha llevó a buscar un instrumento para canalizar sus emociones. Sus experiencias personales y familiares, los libros en los que se refugió, las crisis económicas y de violencia que ha afrontado fueron un camino para encontrar la forma de comunicarse: la escritura.

“Al escribir intento poner en manifiesto las cosas íntimas que me atraviesan y plasmarlas mediante las cosas cotidianas. Transmitir esas analogías que encuentro al comerme un pedazo de queso rancio mientras lloro por algo que vi en las noticias”, comenta. La poeta reconoce que las mujeres artistas existen, pero han sido invisibilizadas; el gremio cultural está dominado por varones y las alianzas que se hacen también: esto es evidente en las becas artísticas que son otorgadas y en las editoriales.

Pintura

Aurora Vizcaíno Ruiz, pintora y periodista queretana, desde niña se interesó por el dibujo y la pintura, pero no fue hasta que se metió al taller de pintura de Diana Carolina hace tres años que decidió darle disciplina a esta actividad artística. La manera en la que el retrato capta las miradas es lo que le llamó la atención a la artista, además de la empatía y la psicología inmersa en la pintura.

Recientemente expuso una serie de ocho pinturas donde explora el retrato masculino y la vulnerabilidad de la mirada: “Ese tipo de expresiones me interesaban mucho porque así también se puede entender la historia de lo que hemos sido. Creo que es muy interesante porque la pintura puede darte muchas perspectivas”.

Aurora destaca su gratitud por sentirse tan arropada en el mundo del arte. Reconoce las diferencias que existen entre hombres y mujeres en las oportunidades para desarrollar y presentar la creación artística, de la misma manera que también reconoce ver un cambio en estas relaciones.

Teatro

Roja Ibarra ha recibido mención honorífica por ser considerada como mejor actriz por la obra Sarah Josepha (si tuviera valor), dentro de la Muestra Estatal de Teatro Querétaro 2019. Tiene el arte corriendo por sus venas. Desde niña veía a sus abuelos colaborando el mundo artístico: esto la llevó a practicar baile desde muy pequeña y en la primaria “Fray Luis de León” tuvo su primer acercamiento con el teatro interpretando Alicia en el País de las Maravillas.

Comenta que tuvo limitantes por el hecho de ser mujer. Uno de los principales problemas fuertes fue escuchar: “Tienes que ser así y tu cuerpo debe ser así”, y que por el hecho de sólo ser bonita tendrás un papel, pero ella luchó por romper este estereotipo para destacar por su talento y esfuerzo y no por el físico.

“Ser mujer es lo mejor que me ha pasado en la vida. Estamos llenas de magia, y lo he experimentado gracias al teatro: Es tener la capacidad de mover el mundo. Claro que las mujeres movemos el mundo; y moverlo sin que no los reconozcan, aplaudan. Lo movemos porque queremos vivir en paz en comunión con todos. Ser mujer es libertad, sensualidad, comunidad: es el cambio y la vida”.

Danza

Cinthia Ramos, ganadora del Programa de Estímulo a la Creación y Desarrollo Artístico (PECDA), recientemente presentó su danza contemporánea “Dos Punto Siete” en la galería Libertad. Desde muy pequeña estuvo en contacto con la danza, asistía a clases de ballet y hawaiano; ahí fue donde empezó su fascinación por el baile. El baile es pieza clave para su vida y optó por estudiar danza en la Facultad de Bellas Artes (FBA) en la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), donde destacó y recibió una mención honorífica.

“Cuando estoy en el escenario me transformo; soy otra persona, me subo al escenario y me olvido de todo el caos que me rodea. Siento amor. Sólo soy yo en ese momento. Es como algo súper espontáneo, muy natural, cómo muestras una parte de ti muy profunda”. Cinthia destaca que se siente muy afortunada por ser mujer, se siente fuerte a pesar de los momentos de violencia que está pasando México. Ella decide no vivir con miedo; al contrario, se mantiene fuerte y apoyando a las mujeres.

Fotografía

Mónica Garrido es artista visual, trabaja como fotógrafa independiente y colabora como fotógrafa en proyectos artísticos y culturales como Mutek y Cutout Fest. Su trabajo ha sido expuesto en Ciudades de México y en Frankfurt, Alemania; y publica en medios digitales como Vogue Italia.

Su interés por el arte comenzó desde que era niña; llegó sin que se diera cuenta; además, le sirvió para desarrollar su personalidad. Su primer acercamiento con el arte fue con el dibujo y el baile; posteriormente con la música, y en la adolescencia con la pintura. Lo último que hizo fue fotografía. Comentó: “Creo que todos venimos a este mundo con una misión, y quizás expresar mis ideas a través de mis fotos es la mía”.

“Aparte de lo recurrente (luz natural, naturaleza, femeneidad, algún elemento antiguo), mis fotografías siempre llevan una carga emocional. Mi obra es mi voz, pero al mismo tiempo cada espectador puede encontrarle un sentido distinto a lo que está observando. En mi trabajo intento fusionar esa naturaleza que tanta paz y equilibrio me transmite, con la fuerza de las escenas recreadas por las modelos, con la personalidad que cada una le aporta a la historia que quiero contar”, comenta.

Para Mónica, ser mujer es el centro de toda creación. Es por eso que en la mayoría de sus retratos aparecen mujeres; no habla en el sentido de la mujer como musa y como objeto, sino como reafirmación de lo que ella es.

Todas ellas son distintas y con un talento excepcional, pero si en algo coinciden estas grandes artistas es en el mensaje que le dan al resto de las mujeres allá afuera: Nunca se rindan; luchemos juntas por una sociedad sin cánones estéticos y por la libertad de andar por las calles sin miedo. Cuidémonos entre nosotras en estos tiempos de violencia. No tengan pavor de crear, escriban la historia y hagan siempre lo que les apasiona. Seamos fuertes, revolucionarias y libres.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba