Información

Querétaro, atrasado en Psicología Educativa

Se cree que un psicólogo educativo sólo se encarga de trabajar con el niño que tiene problemas, pero no es así, advirtió la especialista Claudia Olvera,

Por: Miriam Martínez

En la mayor parte de las escuelas del estado y en la cultura queretana, la Psicología Educativa es un área que se pasa por alto y no se le da la importancia necesaria que requiere, opinó Claudia Olvera, especialista en el tema.

En una sociedad dinámica, los problemas sociales son cada vez más frecuentes y son los niños a los que en muchas de las veces les repercute, como muestra está el divorcio.

 

“(En cuanto a) la separación o divorcio de los padres, tenemos de los primeros lugares en Querétaro. El ser madre soltera no solamente implica tener un hijo, significa tener que trabajar y mantenerlo y hacer dos roles (mamá y papá). Los trabajos de ahora implican mayor tiempo, menos ingreso y por lo tanto no les da tiempo de cuidar y atender al hijo,” manifestó Claudia, quien labora en el departamento de Pedagogía en Mano Amiga, una institución de asistencia social.

La psicóloga educativa destacó el papel que juegan los medios de comunicación dentro de esta problemática.

“Los medios de comunicación, como la televisión, el cable, el internet, también repercuten en la conducta de los niños. Ahora hay mayor acceso desde pequeños a estos medios, y no está mal, pero están siendo bien utilizados”.

Se cree, comentó Claudia Olvera, que un psicólogo educativo únicamente se encarga de trabajar con el niño que tiene problemas, pero no es así. Un psicólogo educativo tiene que trabajar de manera integral tanto con la institución, con los papás y con el mismo niño.

La psicología clínica es empleada en la intervención con los niños únicamente cuando el problema es meramente emocional.

“Cuando el problema no tiene repercusiones académicas, cuando el niño no tiene un problema para escuchar, hablar, concentrarse, procesar la información; sino otros problemas en cuanto a la dinámica, sus papás se están peleando, tienen un mal funcionamiento familiar, sus papás se divorcian; vaya, cualquier situación emergente.”

Muchas veces el trabajo de un psicólogo educativo no es con el niño directamente, sino con la misma familia.

 

“Me pongo a platicar con los papás y les damos estrategias para que vean el problema que está pasando y comiencen a actuar”, expresó la psicóloga.

“Para tener un diagnóstico de los niños y saber qué hacer con ellos, yo empleo técnicas de dibujo proyectivo, pruebas psicométricas y lo primordial, la entrevista con el niño, papás y maestros.” Asimismo, destacó que “la Psicología es muy importante, es un área de apoyo donde muchos encuentran refugio. Apoya cuando uno está más necesitado de un escucha. Es un área muy delicada porque tratas con personas.

“El que se dedique a esta profesión sí debe de ser una persona muy comprometida y que respete la integridad de los seres humanos, no solamente son personas que nos van a pagar una sesión, son personas que ponen en nuestras manos su alma y depende de nosotros el cuidado que se le dé”, manifestó.

Lo que requieren los niños “son habilidades para abrirse caminos”

Cuauhtémoc Meza, egresado de la Facultad de Psicología y voluntario en una Unidad de Servicio de Apoyo a la Educación Regular (USAER), realizó sus prácticas profesionales en un centro que atiende a niños en situación de calle. Se enfocó específicamente en habilidades emocionales en niños de quinto y sexto de primaria.

En casos como éstos, explicó, la experiencia y manera de trabajar es distinta porque son niños que vienen “más resistentes”. “Cuando queríamos llevar a cabo actividades ponían muchos peros”.

“Muchas de las veces se deja de lado el soporte educativo y psicológico en este tipo de población y solamente se ofrece alimentación y atención médica. No obstante, estos niños lo que requieren también son habilidades para abrirse caminos”, expresó Cuauhtémoc.

El centro funciona de la siguiente manera: “va a los puentes o a los sitios donde se encuentre gente vendiendo cualquier cosa o limpiando parabrisas y se les hace la invitación, en este centro tus niños pueden asistir, reciben desayuno, pueden tener actividades extraescolares y por la tarde son llevados a la primaria sin costo alguno.”

Meza puntualizó que los niños tienen una familia, pero en muchos aspectos ésta se encuentra ausente; ahí se dan por consecuencia diversas problemáticas en los niños, quienes no cuentan con un modelo a seguir.

Para poder trabajar con los niños, primeramente se debe llevar a cabo un diagnóstico que revele las posibles problemáticas con las que se cuenta, para posteriormente hacer un programa para una posible solución.

Cuauhtémoc comentó que hay veces en las que ellos también es encuentran con diversas limitantes que les impide llevar a cabo un programa del cual ya tienen un diagnóstico previo; esto debido a que los directivos le dan más peso a otras cuestiones como la lectura o matemáticas, sin tener en cuenta otros factores como los emocionales.

{loadposition FBComm}

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba