Información

Resalta María Teresa Ruiz el valor de ser mujer de ciencia

María Teresa Ruiz fue acreedora del Premio Nacional de Ciencias Exactas en 1997. Al ser la primera mujer en recibir este galardón reafirmó su decisión de ser astrónoma. En un comienzo no fue impactante: “a veces pensé en que debí de haber elegido otra cosa, porque la ciencia no está muy bien remunerada”.

Sin embargo, a través de algunas experiencias dio cuenta del valor simbólico que este nombramiento implicaba: “me tocó ir a lugares lejanos en Chile a dar conferencias. Había dos muchachas jóvenes, químicas. Eran mis anfitrionas y me contaron cómo celebraron cuando me entregaron el premio. Ellas habían comprado una botella de champaña, se habían juntado a celebrar, como celebrando que habían derrumbado un muro”.

La también catedrática chilena considera que dentro de la profesión a la que dedica gran parte de su vida lo más relevante es la búsqueda de exoplanetas, en específico, analizar su atmósfera e investigar si hay vida en ellos.

Declaró que actualmente es un tema muy ‘candente’ que tiene muy ocupados a los astrónomos, quienes han logrado acortar la distancia a grandes descubrimientos, puesto que se desarrollan grandes instrumentos, “ojos gigantes”, para observar planetas extrasolares: “Creo que cada vez nos acercamos más a los resultados. Yo creo que a 10 o 15 años habrá grandes descubrimientos”.

Estereotipos impiden incursión de las mujeres en la ciencia

El sexo masculino predomina en esta profesión, y en opinión de María Teresa Ruiz, se debe a que las mujeres no consideran atractivo el ser científicas. Este estereotipo lo imponen las películas y los medios de comunicación. Al ver cintas donde se presenta un personaje femenino científico, las mujeres que se presentan que en su mayoría son antagonistas y de no serlo, son hombres.

Esto las hace pensar en que la astronomía no parece un plan de vida atractivo. Al respecto, Teresa Ruiz también está interesada en hacer saber a la sociedad que ser científico no es un impedimento, se lleva una vida social o familiar, con viajes a lugares turísticos y “paisajes maravillosos”, además de que se deja de estar agobiado por “tonteras de la cotidianidad” al profundizar en los elementos del universo: “yo creo que la astronomía es muy generosa, tiene problemas muy abstractos que sirven para las mentes medias locas”.

Pese a que en las ciencias exactas, es escaso el género femenino, la astronomía es donde más mujeres hay a comparación de las otras disciplinas.

 

-¿Qué sentimiento le produce la exclusividad del premio que se le otorgó de parte de L’Oreal y Unesco?

Yo creo que es muy importante lograr visibilizar el trabajo de las mujeres. Porque a muchas nadie las conoce. Siempre terminan siendo señores los de las leyes de no sé qué. Es importante que el trabajo de las mujeres sea dado a conocer, como ejemplo para las nuevas generaciones.

-¿Con qué barreras se ha topado al ser mujer en su profesión?

La barrera más grande, que me han discriminado. Mi estrategia es fingir que no veo la discriminación, no dejarme apabullar. Pero muchas veces he visto en mujeres jóvenes que decaen y se empiezan a boicotear a ellas mismas, a sentirse mal, se enemistan con la gente. Entonces cuando yo veo que me discriminan me da pena.

Digo “pobrecito, pobre discriminador, va a tener que ir a terapia, porque yo no estoy disponible para ayudar en este momento”. Eso me resultaba. Pero las partes donde me he sentido más discriminada son con cosas esenciales de ser mujer, como ser mamá. El salario, está medido por tu productividad, entonces, en un año en el que no laboras estos seis meses: fuera.

Produces mucho menos. En un momento en que necesitaba el dinero me quitaron esa cantidad, y fue para mí muy injusto y difícil. Cuando fui a reclamar, los que se encargaban de esto eran mis amigos y colegas, y lo más, me dijeron “bueno, ya tuviste a tu hijo, no irás a tener otro”. Yo no tuve otro hijo, no sé si fue por eso, pero nunca sabes hasta qué punto comentarios como eso te pueden llegar a influir. Yo siento que cuando fui discriminada más fuerte fue en mi época de maternidad.

-¿Qué ventajas cree que tiene por pertenecer al género femenino?

Muchas. Yo creo que solo esa desventaja. Pero hablamos de cualquier cosa, los hombres no. La ciencia hoy en día, tiene que ver con eso, con compartir conocimiento, hacer equipo. En eso creo que tenemos la gran ventaja.

-Si se comprobara que en otros planetas existe vida, ¿cómo cree que reaccionaría la sociedad?

Hoy en día, tal como estamos, pésimo. No estamos preparados para eso. Nos discriminamos mucho a nosotros mismos. Miramos a alguien de otro color y ya sospechamos. Todo eso hace que finalmente terminemos aislándonos de lo que no es conocido. Ahora, algo que no es ni remotamente como nosotros llega, me preocuparía que nosotros empezáramos a tratar de dispararles o algo así; porque si ellos tienen mejor tecnología probablemente no tardarán en arrasar con la especie humana. Yo creo que es mejor que todavía no.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba