Información

“¡Somos UAQ!” el grito por el presupuesto suficiente

El gobernador Francisco Domínguez Servién y legisladores de su bancada panista son los principales destinatarios de los mensajes del paro y la concentración estudiantil. “Exigimos lo justo” un presupuesto digno para la educación pública.

Fueron unas cuantas horas las que paralizaron los murmullos en las aulas. 24, para ser exactos. En la noche del 29 de octubre se reunieron unos cuantos universitarios, una minoría de toda la comunidad distribuida en los 18 municipios, si somos sinceros. En aquel acto que cerró el paro de actividades académicas, acabaron por citar a aquel filósofo alemán que denunció al capitalismo en su época.

En la explanada de Rectoría de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) se congregaron los universitarios. Con el Día de Muertos a la vuelta de la esquina, no podía faltar la penumbra de las fechas; pocas personas se acercan, murmullos y a paso lento, pareciera que enterraban a alguien… tal vez a las universidades que están en quiebra técnica.

Detrás del pequeño contingente un altar de muertos, en memoria de Stephen William Hawking… ¿qué hubiera sido de ese físico sin la Universidad de Oxford?, o para aterrizar, ¿qué hubiera sido de Hawking sin el dinero invertido en su educación?

Entre los estudiantes, maestros, administrativos y ciudadanos preocupados por la educación, se escucha: “Ya estamos aquí, ahora hay que echarle ganas”. La atención se enfoca en un punto, en el cual los oradores toman el micrófono; comenzó el cliqueo de las cámaras fotográficas.

Hay 10 universidades en quiebra técnica; con tan sólo escuchar quiebra se eriza la piel. Hablaron representantes de ambos sindicatos de la Universidad, dos estudiantes pertenecientes a la Comisión de Presupuesto del Consejo Universitario y el presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios de Querétaro (FEUQ).

El gobernador Francisco Domínguez Servién y legisladores de su bancada panista son los principales destinatarios de los mensajes del paro y la concentración estudiantil. “Exigimos lo justo” un presupuesto digno para la educación pública. Atentos, silenciosos, como presenciando un final amargo. Tal vez sea el frío, porque al primer grito “¡Que viva la Universidad!” los ánimos rejuvenecieron con un feroz grito.

“¿Se imaginan un país sin universidades críticas?”, inquirió Perla Calva Santos, consejera universitaria por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPS). La guerra contra el narco quedaría en el olvido, nadie sabría de lavado de dinero de Ricardo Anaya Cortés o la educación que reciben sus hijos en el extranjero; tampoco nadie se hubiera enterado de cuando el entonces diputado panista Eric Salas confesó su “güeva” por los homosexuales.

Curioso es que uno de los consejeros viene de Zacatecas; esto por la falta de dinero en educación: Huye “de la apropiación del saber”. Argumentó que es “lamentable el posicionamiento” de un gobernador que además es egresado de la máxima casa de estudios de la entidad.

Margarita Chaparro García, secretaría general del Sindicato de Trabajadores y Empleados de la Universidad Autónoma de Querétaro (STEUAQ), señaló que los administrativos son los primeros en resentir las crisis, aunque no sean los culpables. “No vamos a aceptar la violación de nuestros derechos por políticas gubernamentales”, reafirmó.

Hay de todo en ese contingente. El doctor José Zacarías Jaime Flores tomó la palabra: “Somos UAQ”, silencio… “¡Somos UAQ!”, silencio… “Ahora díganlo ustedes”, todos dicen: “¡Somos UAQ!”.

“Nadie viene como rehén”, afirmó la Rectora Teresa García Gasca porque la Universidad crea ciudadanos críticos y “actúan por su propia convicción”.

Se narra el génesis del paro académico: en un inicio no sabían que hacer, “hay que organizar actividades (…) no es sólo no tener clases”. Al final fue “un día con muy activo” dentro de la UAQ. Que sirva como ejemplo, el paro académico fue efectuado en más de un estado de la República, que sirva “para hermanarnos”.

No es una guerra contra gobierno, acotó Francisco Ángeles Cerón, secretario de Trabajo y Conflictos del Sindicato Único del Personal Académico de la Universidad Autónoma de Querétaro (SUPAUAQ): “Lo que queremos es que el poder Ejecutivo y Legislativo abran su mente, que vean lo que provoca una decisión, un déficit de capital”. Declaró que la universidad pública es el lugar que hace apreciar que el Binomio de Newton es igual de bello que la Venus de Milo, pero para ello se necesita presupuesto justo.

“¡Somos UAQ!”… se retira el contingente. Y a las universidades públicas, al igual que Odiseo desconfiaba de los dioses pero tenía su salvación entre sus manos… tal vez alguno —de entre todos los que nos tienen contra la pared— pueda salvarnos…

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba