Información

Transformación social debe construirse desde abajo: Sergio Jerónimo Sánchez Sáenz

Fernando Trejo Lugo

“El levantamiento del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) significó una nueva perspectiva del quehacer político para la transformación de Querétaro, los estados del país, el movimiento social y me atrevería a decir para el mundo”, expresó Sergio Jerónimo Sánchez Sáenz, luchador social y simpatizante del movimiento zapatista desde hace 20 años.

“El EZ representa la esperanza en lo alternativo después de un mundo caótico de derrumbes, de caídas de muros, Unión Soviética y demás. Es un movimiento que construye desde abajo. Me parece que el movimiento zapatista viene a plantear que esta es la orientación fundamental para construir la transformación social”, señaló.

Sánchez Sáenz reconoció que haber realizado la Convención Nacional Democrática (CND) en Querétaro en 1995 fue un “reto fuerte” porque implicó “la posibilidad de abrir espacios totalmente cerrados a alternativas como la que plantean los compas (…) pero habría que decir que bueno, la posibilidad de llevarla a cabo en las condiciones en que estaba no era la mejor situación en Querétaro”.

“Las condiciones de Querétaro no eran las ideales. Sin embargo nos atrevimos a hacer la CND. Obviamente sabemos que movió el tapete a los soberbios y a los estúpidos, que finalmente toman revancha por el hecho de haber participado en esta iniciativa civil”, recordó.

Señaló que en ese momento “fue un cierre de ese ciclo, porque no se pudo ir más allá, pero después vienen las otras opciones, viene el Frente Zapatista, la otra (campaña)”.

“Tenemos ciertas características, principios, valores que practicamos de manera cotidiana y estamos convencidos que es desde abajo la construcción de la transformación social, desde lo comunitario, rehaciendo el tejido social comunitario en la perspectiva de buscar la otra salud, la otra educación, la otra política, el otro quehacer, la otra manera de hacer las cosas, me parece que es desde lo comunitario.

“En ese sentido nosotros nos atrevimos. El riesgo que corrimos fue muy fuerte, lo entiendo, después de todo lo que hemos vivido y pasado me parece que efectivamente el riesgo fue mayor.

“A lo mejor en ese momento no lo calibramos de la manera en que hoy lo podemos hacer pero me parece que efectivamente nos atrevimos, lo hicimos y yo creo que es una cuestión que le dolió a la derecha queretana y más cuando viene el sub y les dice por su nombre, pues tantito peor”, recordó.

Prisión por seis años, la consecuencia de ser zapatista civil

Maestro de profesión, Sergio Jerónimo estuvo preso por seis años durante el gobierno de Ignacio Loyola Vera.

Este hecho representó “una muestra de que la cerrazón, la prepotencia, la estupidez como características innatas de la administración gobernante en ese momento… de lo que son capaces de hacer como clase política, tener la posibilidad de todo el aparato legal amafiado hacedor de delitos, constructor de propuestas para poder desbaratar cualquier iniciativa contraria a la opinión que el propio poder tiene”.

“Después de 13, 14 años, todos los que estuvimos presos de 6 a 8 años en la cárcel salimos absueltos en primera y segunda instancia. ¿Qué nos muestra? (…) La venganza por habernos atrevido a identificarnos como zapatistas civiles”, advirtió.

Determinó que en las condiciones que se dio su detención y encarcelamiento define la clase política gobernante en ese momento, y explicó que “eso nosotros lo valoramos como una cuestión que tendríamos que revisar para que el movimiento social pudiera encontrar mecanismos de construcción y a la vez cerrar las posibilidades del autoritarismo y la manera de actuar de la derecha”.

Recordó que el hecho de que Querétaro haya sido parte del recorrido zapatista en 2001 fue algo significativo para la ciudad por el reclamo que vinieron a hacer y el llamado que realizaron para la liberación de los presos y para organizar a la sociedad civil desde abajo.

‘Existen similitudes entre el EZLN y lo que buscan jóvenes de Querétaro’

Sergio Jerónimo Sánchez consideró que “la postura zapatista en el quehacer político, buscar lo alternativo, no trasciende en todos lados igual. Aquí las condiciones y la influencia de la derecha en el estado de Querétaro es fuerte y eso nos debe un poco de poner a tono para también ir construyendo lo alternativo con todos los diferentes que estamos en el movimiento social”.

Reconoció que la “traición” de la clase política es evidente, sobre todo en los momentos en que desairaron o no escucharon al EZ como “cuando llegaron al Congreso y le dieron la espalda y nadie los escuchó, ninguno de los partidos en el escenario político asumió de alguna manera el planteamiento de los zapatistas, entonces cuando ellos hablaron de la traición que dolió supuestamente a mucha gente y demás hoy es más que evidente, la clase política ha traicionado al país, al pueblo de México, han traicionado a la gente que de alguna manera los llevo a estar en la representación”.

“Al igual que cuando surgió el EZLN en 1994, los movimientos de jóvenes hoy estan en la búsqueda de lo alternativo, y creo que entre los jóvenes hoy en Querétaro existen muchos grupos y organizaciones de la sociedad civil que simpatizamos con la propuesta zapatista”.

 

“Quienes hemos estado en esta participación de simpatía con el movimiento  zapatista nos compromete a entender cabalmente esta diferencia, entre estar en  la lógica del propio sistema y estar en una lógica de la búsqueda de lo alternativo desde lo comunitario, desde la cuestión social, ellos desde que se dio la traición  de la clase política.

 

“Porque si recordamos, ellos hablaron con gente de la clase política, los llamaron a sus eventos, estuvieron platicando con ellos como buscando la manera de construir con algunos, rescatar a algunos de la clase política que pudieran más o menos asumir un papel determinante para poder ser aliado principal del movimiento. En el transcurso de ese tiempo hasta que llegan al Congreso de la Unión prácticamente ellos los buscaron.

 

“Después de la visita al congreso cuando hablan de la traición pues prácticamente los compas como que confirman lo que ya de alguna manera hablaban desde un principio, pero buscaban la manera de hacer aliados en la clase política. No los encontraron. ¿Qué nos dicen entonces? ‘¿cuál es el  aprendizaje?’

“Pues que efectivamente había que definir y entender que no va a ser a  través de la clase política, no va a venir de arriba la posibilidad de la construcción de  lo alternativo, no va a ser en el ámbito de la propuesta del Estado la que construya  un movimiento social capaz de transformar, tendrá que ser en rompimiento de esa lógica, en otra forma de hacer las cosas, en otro  calendario, como dicen los compas”, finalizó.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba