Invitados

Elecciones del 2018 y guerra psicológica (I)

Aristóteles afirmaba que el Estado era de origen natural, en consecuencia formaba parte de una sociedad perfecta, por lo que su condición de ‘zoon politikón’, sólo se realiza en asociación con los demás.

La guerra es, en consecuencia, un acto de violencia para imponer nuestra voluntad al adversario

(Karl Von Clausewitz)

El pasado viernes 4 de mayo de 2018, acudí, a la ciudad de Rio Verde, SLP, como invitado a participar en una mesa redonda titulada Proceso Electoral 2018 y Guerra Psicológica en México, organizada por el Colegio de Psicólogos de la Zona Media, A.C. y la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí. En la misma también participó el Dr. Andrés Tovilla Sáenz, especialista en Psicoanálisis y comunicación política. La sede del acto cultural fue el Museo Regional de Rio Verde. La feliz coincidencia fue que ambos invitados éramos residentes en Querétaro.

En esta primera parte, me referiré solamente a algunos de los aspectos políticos y socioculturales de la parte que me tocó abordar. En primer término realicé un recorrido de acercamiento a lo que los sofistas y los filósofos Sócrates, Platón y Aristóteles opinaban sobre la política. Los sofistas se cuestionaban sobre los ‘derechos naturales’ de los individuos en un supuesto orden moral. No trascendieron sus reflexiones, pues fueron desvirtuadas por las construcciones retóricas elásticas que realizaban, según el momento y las circunstancias. Posteriormente Sócrates, a quien conocemos por los escritos de Platón, tenía una especial preocupación por la educación y los derechos de los jóvenes, motivo por el cual fue condenado a beber la Cicuta, un veneno que lo conduciría a la muerte. Aceptó estoicamente esa condena, pues según Platón, afirmó: “Más vale sufrir una injusticia que cometerla”. Por su parte, Platón en sus libros ‘La República’ y ‘Las Leyes’, particularmente en el primero, sostenía que para la renovación de Grecia era necesario que una élite dirigente de la aristocracia tomara el gobierno, conducido por filósofos, pues estos eran razonables y pensadores y se caracterizaban por la prudencia. El sector intermedio de su modelo de sociedad ideal estaba integrado por guerreros y militares, pues éstos eran impetuosos, emocionales y conquistadores, más un segmento de funcionarios y administradores.

El tercer estrato social estaba integrado por el pueblo, artesanos y campesinos. En su momento, Aristóteles, sin duda uno de los pensadores más prolíficos en el campo de la filosofía, lógica, ética, política y psicología. Fue lo que ahora llamamos un ‘asesor político’ o preceptor de Alejandro Magno. En lo que corresponde a su obra ‘La Política’, Aristóteles afirmaba que el Estado era de origen natural, en consecuencia formaba parte de una sociedad perfecta, por lo que su condición de ‘zoon politikón’, sólo se realiza en asociación con los demás, bajo las pautas del Estado que es un órgano para que el individuo pueda alcanzar la felicidad y la plenitud. Con toda claridad, Aristóteles plasmaba la defensa de la esclavitud, en una sociedad que exaltaba ‘lo griego’ frente a los bárbaros, por lo que la ciudadanía era exclusiva de los griegos. Paralelamente es propulsor de la monarquía aristocrática, aunque esboza cierto rechazo por la tiranía y la oligarquía. Finalmente, Aristóteles realiza un estudio comparativo de 153 constituciones de pueblos.

En el Imperio romano, se alzaba la figura de Cicerón, quien además de ser un distinguido literato, es el mayor de los jurisconsultos romanos, pues distingue ‘La Teoría Política’, fundada en la soberanía del estado, de la organización jurídica que procede del ‘derecho positivo’. El ‘ius gentium’ se convierte en la semilla del derecho internacional y el ‘ius civile’ en la base de las garantías y relaciones entre los individuos. Para Cicerón la ley fundamental procede la recta razón, que es natural, universal, inmutable y eterna, por lo que estamos encaminados a hacer el bien y a la prohibición del mal y en caso de contraposición de intereses, a conciliar mediante la coacción del estado, de su poder y sus leyes. Posteriormente en el feudalismo medieval se va gestando la transición hacia el absolutismo y surgen los intentos del establecimiento de fronteras de los territorios feudales con sus monarquías, principados y señoríos, apareciendo las reformas luterana y calvinista alentando el surgimiento del capitalismo mercantil y el debilitamiento de la Iglesia católica.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba