Invitados

Indocumentados en California

Al igual que en California, existen otros once estados de Estados Unidos que expiden licencias a los indocumentados.

California, el llamado Estado Dorado de la Unión Americana, es la quinta economía del mundo y ha superado en riqueza a Reino Unido tras haber crecido 127 millones de dólares en 2017; antes de California está el propio Estados Unidos, Japón y Alemania. Con 39 millones de habitantes, en California radican 10 millones de extranjeros, siendo de estos, dos millones y medio de inmigrantes indocumentados; sector en el que California invierte importantes recursos.

Por supuesto que la inversión gubernamental no es por filantropía. En un estudio realizado por la Universidad del Sur de California y el Centro de Política Migratoria de California encontramos que los inmigrantes contribuyen con 600 mil millones de dólares a la economía californiana y, de esa cantidad, los inmigrantes indocumentados aportan 130 mil millones de dólares.

De acuerdo al estudio, los indocumentados de California representan el 10 por ciento de la fuerza laboral y, si pudieran trabajar de manera legal, sus aportaciones incrementarían en un 25 por ciento; además, esta entidad es la que cuenta con el mayor número de inmigrantes indocumentados de la Unión Americana y los protege con derechos y beneficios legales. El salario mínimo, por ley, es de doce dólares la hora.

Los indocumentados pueden acudir a las oficinas gubernamentales para solicitar una licencia de manejo; únicamente deben de comprobar su residencia, acreditar el conocimiento del reglamento de tránsito, pagar 36 dólares del costo del documento, así como aprobar el manejo del automóvil.

Al igual que en California, existen otros once estados de Estados Unidos que expiden licencias a los indocumentados. Sin embargo, de acuerdo a una investigación del periódico The Whashington Post, las autoridades de Vermont y Utha han permitido que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE por sus siglas en inglés), utilice sus bases de datos para deportarlos.

Por otra parte, en el caso de los inmigrantes indocumentados que cuentan con alguna profesión, tales como médicos, abogados, dentistas, enfermeras, tienen derecho a solicitar licencias para desarrollar sus actividades, gracias la ley conocida como Senate Bill 1159 que les garantizan ese derecho. Esta ley se estableció en California debido a la lucha de Sergio García quien ganó en 2014 el reconocimiento de la Suprema Corte de California para obtener la licencia de abogado.

Los inmigrantes indocumentados que estudian también tienen beneficios: uno de ellos es el programa California Dream Act dirigida a quienes llegaron a Estados Unidos antes de cumplir los 16 años de edad, y el State Dream Loan, programa que destina fondos para que los estudiantes de universidades públicas tengan acceso a préstamos; aunque por ley, no pueden beneficiarse de fondos federales.

Los indocumentados tienen derecho a la salud en el programa de Acción Diferida (DACA, por sus siglas en inglés), en el Medi-Cal (el Medicaid de California), además de la existencia de condados que brindan asistencia sanitaria a la población más vulnerable, sin importar el estatus legal.

Además, en las ciudades de California no existe distinción sobre el estatus migratorio de las personas a la hora de calificar para ciertos beneficios, ayudas y no han firmado el contrato 287 con el ICE, razón por la cual no colaboran para que los inmigrantes indocumentados sean deportados; ni para que sean interrogados si no existe una orden judicial en las cárceles locales, y tampoco lo asisten en procesos de deportación o patrullaje.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba