Invitados

La carcacha

Acelere chofer que lo va persiguiendo la mamá de su mujer, eso sí, ¡no se vuele los altos! En Querétaro uno de los peores servicios públicos, que nos brinda el siempre presente gobierno, es el del transporte público. Es que, es toda una aventura abordar cada día un autobús y encontrar una infinidad de “comodidades”, ofrecidas por el inigualable precio de 8.50 pesos. El servicio incluye un paisaje lleno de magistrales grafitis; un sistema de aire acondicionado caliente (generado por la eficiencia de los choferes al sellar las ventanillas) que caldea la unidad desde la madrugada hasta la noche; aromatizantes que inundan el ambiente, desprendidos directamente de los que abordan las rutas y recordando que nunca falta la inolvidable experiencia, cuando de pie disfrutas como chiquillo los baches, los frenones y por supuesto uno que otro incomodo toqueteo. Sí señores, eso se vive a diario en el transporte público.

El problema de modernización de transporte en Querétaro no es un tema nuevo, al menos cada administración intenta encontrar la panacea que acabe con los males de la sociedad queretana y de paso se lleve con ellos el problema de transporte. Para no ir tan lejos, Francisco Garrido Patrón aseguró que el Programa Estatal de Transporte garantizaría una prestación del servicio más eficiente, segura y confortable que pronto fue sustituido por RedQ, un proyecto desarrollado por el siguiente gobernador, José Calzada Rovirosa y ya vemos como terminó.

Ahora nuestro actual gobernador promete resolver el problema de transporte por medio de Qrobus. Con una inversión de más de 435 millones de pesos que según declaró beneficiará a más de 240 mil habitantes las reformas han iniciado, arrancando puentes, construyendo estaciones, trasladando de unidades desde China y colocando semáforos por doquier en todo Constituyentes, mismos que a mi parecer más que acelerar el flujo de vehículos lo detienen. El programa tiene la fecha de caducidad el primero de octubre de este año, esto es, en poco más de un mes la obra debe estar concluida. Todo parece indicar que se le están quemando los frijoles a Pancho.

Otro problema que tal vez olvidaron al plantear el proyecto, es que la carga vehicular no se reduce a avenida de la Luz, eje Constitución y avenida Revolución, lugares donde se implementará el nuevo sistema. Sí son las zonas más densas, ¿pero qué hay del resto?, ¿las pequeñas callejuelas seguirán sin pavimentar?, ¿las paradas que no están ubicadas en estas localizaciones se arreglarán mágicamente?, ¿Casualmente cuando salgamos de esas avenidas, apareceremos frente a nuestros hogares? Con tanta fantasía debería pensar seriamente en abrir una convocatoria para que maestros de Hogwarts nos enseñaran hechizos de aparición para poder trasladarnos de un lado sin la necesidad de utilizar camiones, con algo de suerte hasta nos regalan varitas.

Sin embargo nada de eso serviría realmente en la realidad. Lo que se requiere es pensar a futuro y de forma creativa e inclusiva. La modernidad y avance de nuestro estado no se logra cambiando la fachada de las calles principales, sino tomando en cuenta todas y cada una de esas calles que se recorren miles de veces al día y que no están a la vista de los turistas.

Esas son las que necesitan cambios y especialmente cuando van a ser a través de ellas (y no solo por las avenidas anteriormente mencionadas) que van a transitar los autobuses. Haciendo hincapié, al mismo tiempo, en que el lugar de procedencia de estas no determina que no terminen rayadas, con asientos flojos o se encuentren permanentemente cubiertas de suciedad.

Necesitamos que los políticos se bajen de los automóviles y camionetas último modelo antes de que terminen su periodo de administración, pues ya vimos que gobernador nuevo es sinónimo de “modernización” del sistema de transporte. Que se suban a la carcacha que nos traslada a los simples mortales, todo esto para que comprendan la magnitud del problema y no esperen que Selena venga a ayudarles paso a pasito.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba