Articulistas

Democracia Paritaria

Debemos aprender nuevas formas de hacer política feminizándola y dejando de replicar liderazgos machistas.

La participación igualitaria de las mujeres en todos los espacios y niveles de la vida pública y política es una condición esencial para la democracia y la gobernabilidad; sin embargo, en el mundo sólo 17 países son gobernados por mujeres y 21% de las compañías son lideradas por empresarias.

Resolver la brecha de género de México plantea un problema complejo debido a que en el mercado laboral de nuestro país las oportunidades de desarrollo profesional de las mujeres son limitadas por la necesidad de combinar la vida profesional con las actividades de cuidado, otra deuda pendiente del Estado con las mujeres.

Según Forbes México, las mujeres mexicanas son las que más trabajan en el mundo y se encuentran entre las peores pagadas. Además, realizan en promedio el 77 por ciento de toda la atención no remunerada y doméstica. Aunado a estas desigualdades para nuestro crecimiento y progreso según datos de REINSERTA, las mujeres mexicanas recibimos penas de hasta 6 años más que los hombres que cometen el mismo ilícito.

Esto refleja a ausencia de mujeres en las esferas de la defensa y sanción de los delitos y la omisión de los integrantes del sistema de justicia de juzgar con perspectiva de género. Mientras que las mujeres sigamos padeciendo desigualdades económicas, políticas y sociales, no podremos hablar de un estado verdaderamente democrático, por eso aún perseguimos el ideal de que todas las mexicanas podamos participar en una democracia realmente paritaria.

Es por este sueño común que día con día las feministas trabajamos por lograr una verdadera igualdad de oportunidades para más de la mitad de la población no solo en el ámbito político, sino en todas las esferas de la vida pública y privada.

Paritaristas

Le debemos a las sufragistas convertirnos en las paritaristas. Debemos aprender nuevas formas de hacer política feminizándola y dejando de replicar liderazgos machistas. Debemos impulsar que cada día lleguen más mujeres a puestos de toma de decisión y exigir que las coberturas mediáticas se hagan con perspectiva de género. Pero sobre todo debemos ejercer una verdadera ciudadanía deconstruyendo los roles tradicionales asignados a mujeres y hombres.

Cada día más mujeres asumen puestos de toma de decisión, pero necesitamos a muchas más que tengan voz y voto en las cámaras empresariales, en los Congresos locales y en los Ayuntamientos. Debemos conformar bancadas de mujeres que, independientemente de sus filias partidistas, impulsen una agenda común. La paridad constitucional no es una acción afirmativa. Es un nuevo contrato social entre mujeres y hombres. Es una medida definitiva para alcanzar la igualdad sustantiva. Para lograr la igualdad no queremos hombres que se sumen al feminismo. Necesitamos hombres que en los espacios de toma de decisión se asuman como traidores del patriarcado. La ruta de las paritaristas mexicanas está en marcha y no tiene retorno.

*Fundadora de la Red de Mujeres Jóvenes por la Democracia Paritaria

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba