Buzón del lector

Tiempo de elegir

Buzón de lector

Aún más que con los labios, hablamos con los ojos

Con los labios hablamos de la tierra, con los ojos del cielo y de nosotros.

Manuel Acuña.

Recuerdo cuando los exdirectores de la Facultad de Derecho o del jurídico UAQ se hacían procuradores del estado, en ese tiempo que ya es pasado.

Recuerdo también, un valiente foro de hace 21 años que organizo el SUPAUAQ, encabezado por el maestro Roberto Cíntora Almanza, con la intención de abrir a la reflexión sobre el cómo elegimos a nuestras autoridades en la UAQ.

Hay quien piensa hoy en día que es una decisión personal del consejero universitario, como en un principado, pero no, el consejero es un representante del voto de su facultad o escuela, y debe manifestar el sentido de su voto en relación a ellos. El maestro Cíntora señalaba en aquel entonces: “de gobernar con los otros, no contra los otros.” Todas las citas aquí referidas son párrafos de las memorias de dicho foro, publicadas en el número 8 del mes de marzo de 1996, de la gloriosa revista ‘Superación Académica’ que ya va por el número 50.

El foro se realizó con éxito aunque no fueron escuchadas las propuestas que se hacían en aquel entonces para la mejora continua de nuestros procesos electores de Rector. Quedó una empeora continua con los resultados que hoy tenemos, un proceso desaseado como lo fue la última elección de hace seis años, de entonces a la fecha todo ha venido a menos, entre ello, la valiosa democracia que se respiraba en la UAQ ahora agonizante.

El doctor Carlos Dorantes, ya fallecido, en ese entonces director de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales propuso una ponencia titulada “del Ser, las posibilidades del Ser y del Deber Ser” que nunca fueron, de hecho estamos ahora aún más cerca de la Nada que del Ser. Él se pronunciaba por una elección transparente que tenga claras las reglas del juego, y proponía una serie de cambios muy puntuales que resolvían en tiempo y forma la elección, Proponía que los votos personales fueran abolidos, por el principio de representación que debe tener el voto del consejero universitario. Y hablaba de una Autonomía real. Sin embargo hoy, de aquello no queda ya nada.

Y el doctor Alejandro Obregón, también ya finado, en su característico estilo propuso muy puntalmente una serie de cambios a la ley en la materia y sin embargo dijo que: “los procesos electorales y su legislación son medios, no son fines en sí mismos… apuntan a la razón de ser de nuestra Alma Mater. Hemos sorteado múltiples crisis y hemos crecido como institución, tal como alguna vez lo soñaron los educadores que nos antecedieron.”

Toca ahora a las nuevas generación de universitarios apropiarse de esa historia que es la de una institución educativa que ha sido ejemplo de prácticas democráticas y convivencia plural.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba