El último arrebato

Aguas profundas

¿Dejaremos algún día de girar en torno al presidente? ¿Conseguiremos liberarnos de esa resistencia a prestar atención a los procesos profundos que procrearon al presidente? ¿Seremos capaces de moderar los insultos hacia el hombre y fijar nuestra atención en lo sustantivo? Habitantes de las superficies, prendados de las palabras y de las gesticulaciones, hemos dado la espalda a lo que acontece en los cimientos de la sociedad, y aún en los subsuelos.

Convertidos en hordas de opinadores sin fundamento, impulsivos nadamos en la superficie y desdeñamos las corrientes que se agitan en las honduras. Con o sin doctorados, desprovistos de sensibilidad ante lo que acontece bajo las aguas y más allá de lo visible y explícito, lo manoseamos todo y a nada entramos con el mínimo rigor ni la menor voluntad seria de comprender.

Hijos de un siglo de presidencialismo autoritario, nietos del porfiriato, bisnietos de tres siglos de monarquía y tataranietos de los imperios prehispánicos, no entendemos el mundo sino como emanación del poderoso grande único. Nuestra mente colonizada por el presidencialismo no es monopolio de México. Los vecinos del norte, a pesar de su superioridad económica, militar y tecnológica, también están atrapados en su presidente. Sobre él se lanzan torrentes de adjetivos y pocos se toman la molestia de explicar al derrotado como producto del movimiento de las placas tectónicas de su sociedad.

Y lo mismo sucede ante la crisis política que vive el Perú. Sedientos de escándalos reducidos a pecados individuales, la atención está puesta en los tres presidentes que ha tenido ese país en una semana, sin tomarnos la molestia de observar las condiciones que llevaron a la crisis profunda que viven sus élites y, menos aún, a comprender las confrontaciones sociales de larga data, provocadas por un sistema económico depredador.

La explicación no está en el presidente. Está en otra parte.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba