Minotauro

Sigue el oprobio del poder contra indígenas

En la víspera de Navidad vendedores indígenas fueron agredidos por inspectores municipales. Se denunció el hecho y la Defensoría culpa a los agredidos de no proporcionar suficientes pruebas. Con defensoras así, para que queremos más agresores

Ha pasado más de una década y en Querétaro aún soplan los vientos de la intolerancia y el oprobio del poder en contra de la población de origen indígena y grupos vulnerables. La agresión contra comerciantes indígenas en plaza de Armas en diciembre pasado y ahora la nueva denuncia de Jacinta Francisco Marcial son prueba de ello.

Hagamos un ejercicio de memoria: Tras un fallido operativo para decomisar mercancía en Santiago Mexquititlán, en el verano del 2006 fueron detenidas Jacinta Francisco Marcial, Alberta Alcántara y Teresa González acusadas de secuestrar y golpear a seis agentes de la extinta Agencia Federal de Investigaciones (AFI). Sin cumplir el debido proceso y tampoco respetar sus derechos humanos, fueron condenadas a prisión y a pagar una fuerte multa económica.

La entonces Comisión Estatal de los Derechos Humanos no mostró mayor interés en apoyar a estas mujeres indígenas que injustamente estaban presas, pues Adolfo Ortega Osorio, ombudsman entonces, estaba más preocupado con su programa Antro Consentido -y traer al conductor Yordi Rosado a dar una conferencia- que en defender los derechos humanos de los queretanos.

Incluso, el caso de Teresa, Alberta y Jacinta fue seguido de cerca por Washington. A través de las filtraciones de Wikileaks se dio a conocer el cable diplomático donde la embajada norteamericana informaba a su Secretaría de Estado de lo sucedido en Querétaro.

El documento, signado con el folio 09MEXICO3079_a, reseña las detenciones de las mujeres indígenas Jacinta Francisco Marcial, Alberta Alcántara y Teresa González. El análisis de la embajada norteamericana consideró este acontecimiento como un “caso emblemático de los prejuicios arraigados en el sistema judicial mexicano en contra de las minorías y grupos vulnerables”.

Con el apoyo del Centro Pro Derecho Humanos y organizaciones sociales, ante la falta de pruebas y lo mal llevado del caso, fueron liberadas, Jacinta en 2009; Teresa y Alberta, un año después.

Este reportero, gracias al apoyo de docentes de la Facultad de Filosofía -Guajardo y Romero, entre otros-, pudo conversar con Teresa y Alberta en prisión, pocos días antes de que fueran liberadas. Su testimonio confirmó que el sistema judicial actúa en contra de las minorías y grupos vulnerables, como sostiene el cable diplomático de EUA.

“Fue un acto de venganza, nos lo dijeron en la misma PGR. Y afirmaron que no iban a permitir que hubiera indígenas o alguien más abajo que se levantara”, dijo Alberta durante esa conversación en la cárcel. Y agregó que incluso las autoridades del Centro de Readaptación Femenil no les permitían hablar en su lengua originaria, el hñähñú. A Jacinta fue a quien la regañaron: “‘A hablar así, a tu pueblo’. le dijeron las autoridades carcelarias. Al final, el Estado tuvo que disculparse con las agraviadas.

A más de una década de estos hechos, el aparato de justicia sigue actuando con prejuicio y en perjuicio de las comunidades indígenas.

En la víspera de Navidad del año pasado, vendedores indígenas, en su mayoría, fueron agredidos por inspectores municipales. Se denunció el hecho y la Defensoría culpa a los agredidos de no proporcionar suficientes pruebas. Con defensoras así, para que queremos más agresores.

Y la semana pasada, Jacinta Francisco Marcial denunció en una carta pública que Verónica Sánchez Gutiérrez, delegada Santiago Mexquititlán, la había discriminado y amenazado, a quien, además, responsabiliza por cualquier daño que pueda sufrir ella o su familia. Nuevamente por un problema de comercio local, salen a relucir las amenazas e injusticias contra los grupos más vulnerables de esta nación. No hemos avanzado nada en más de una década en materia de derechos humanos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba