Sólo para nostálgicos

Efervescencia política

En las redes sociales se confrontan los que no están a favor de la política de López Obrador, contra sus simpatizantes, están polarizadas las opiniones; proliferan las noticias falsas.

En lo que va del siglo XXI, veinte años, el panorama político de México ha tenido fuertes cambios, el año dos mil inició con la derrota del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que desde 1929 con el nombre de Partido Nacional Revolucionario y en 1938 como Partido de la Revolución Mexicana y a partir de 1946 como PRI, fue amo y señor de la Presidencia de la República y para el periodo 2000-2006 su candidato Francisco Labastida Ochoa fue derrotado por Vicente Fox candidato del PAN.

De Vicente Fox se esperaban cambios, sobre todo en la lucha contra la corrupción había manifestado que acabaría con las víboras prietas y tepocatas; pero no atrapó ni a un chapulín.

Y algo inusitado en la política mexicana, el 1 de septiembre de 2006, en el último informe gobierno, los diputados impiden a Vicente Fox su entrada al recinto legislativo.

Y las elecciones presidenciales del 2006 tuvieron un resultado muy cuestionado y ganó Felipe de Jesús Calderón Hinojosa del PAN con margen de 0.62%. a Andrés Manuel López Obrador del PRD.

El uno de diciembre del 2006, en medio de jaloneos y conatos de pleito, Calderón en apresurada ceremonia rinde protesta como Presidente de la república.

Y a escasos seis días del inicio de su gobierno, Calderón declara la guerra al narcotráfico a través del “Operativo Conjunto Michoacán”, y el sexenio terminó con ciento veintiún mil treinta cinco muertes y la proliferación de los cárteles, casi en todo el país.

Es así como los doce primeros años del siglo, la Presidencia de México estuvo en manos del PAN

Y en las elecciones presidenciales del 2012, el PRI, como en sus buenos tiempos retoma sus viejas prácticas electoreras y Enrique Peña Nieto, ex gobernador del Estado de México gana la Presidencia, se cuestionan los gastos de campaña, la coacción y compra de votos, ninguna protesta es considerada; contrae matrimonio con la actriz Angélica Rivera e inicia un sexenio lleno de frivolidades, parece una telenovela, hay de todo, incluido el escándalo de la compra de la llamada “Casa blanca”.

Tal parece que el PRI reverdece y se hará de la Presidencia por tiempo indefinido, pero en las elecciones del 2018, aparece por tercera ocasión Andrés Manuel López Obrador, ahora como candidato de Morena y arrolla en las elecciones a un débil candidato del PRI, José Antonio Meade Kuribreña, y al del PAN Ricardo Anaya Cortés. Y el PRI, queda en tercer lugar, atrás del PAN.

Y a partir del uno de diciembre de 2018, empiezan los cambios, el presidente Andrés Manuel López Obrador toma decisiones que para unos son positivas, para otros negativas, suspende la construcción del Aeropuerto Internacional de Texcoco, reincorpora a los efectivos del Estado Mayor Presidencial a sus puestos en el ejército, pone topes de ingresos a los funcionarios públicos de primer nivel, incluida la Presidencia de la república, la Residencia oficial de Los Pinos la convierte en Centro cultural, desaparece la figura de Primera Dama,

Y en medio de la crisis sanitaria, provocada por el Coronavirus, hay voces que exigen la renuncia del Presidente.

En las redes sociales se confrontan los que no están a favor de la política de López Obrador, contra sus simpatizantes, están polarizadas las opiniones; proliferan las noticias falsas. Y como si faltara poco al clima político es detenido el exdirector de Pemex, a quien acusan de presunta corrupción.

Y los nostálgicos, dicen “Y lo que falta por venir”.

 

rangel_salvador@hotmail.com

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba