Opinión

Los precios del barril de petróleo mexicano

Por: Ángel Balderas Puga

El barril de petróleo mexicano llegó a costar, en promedio 101 dólares, aproximadamente, en 2011 y 2012. Sin duda, fue una de las épocas mejores para los ingresos gubernamentales. En el gobierno estaba el espurio de Felipe Calderón, quién recordemos, llegó a la presidencia de la república luego de un escandaloso fraude electoral, el más documentado de la historia. Para un país al que le costaba, en esos años, menos de 20 dólares producir un barril de petróleo no estaba nada mal pues la ganancia neta superó los 80 dólares por barril, todos los días, durante más de dos años. ¿Dónde está ese dinero? En esos años, el gobierno de Felipe Calderón, tal como antes había hecho Vicente Fox, se dedicaron al despilfarro.

En 2013 el precio promedio bajó a 90 dólares, aún así, un precio magnífico para las arcas nacionales. Esto ya le tocó al gobierno de Peña Nieto, una ganancia de 70 dólares por barril.

Los precios comenzaron a bajar en octubre de 2014. En agosto de ese año, el barril de petróleo mexicano costaba 91 dólares, en septiembre bajó a 86 dólares, en octubre bajó a 75 dólares, en noviembre bajó a 71 dólares y en diciembre de ese año se desplomó a 52 dólares. Aún así, el promedio anual fue de 86 dólares el barril, con un costo de producción de 26 dólares el barril, por lo que obtuvo una ganancia diaria de 60 dólares por barril. Ese año se exportaron un millón 142 mil barriles diarios, los que proporcionaron una ganancia diaria de 68 millones de dólares diarios, que al tipo de cambio de ese año, significaron 917 millones de pesos diarios de ganancia, 335 mil millones de pesos de ganancia en 2014. Aún así, a pesar del desplome al final de ese año, las ganancias superaron las de 2010 cuando el precio de la mezcla mexicana se vendió en 76 dólares por barril y producir un barril de petróleo nos costaba 19 dólares.

2015 fue un verdadero desastre para nuestra principal fuente de riqueza, hasta noviembre del año pasado, el precio se desplomó, en promedio, a 44 dólares por barril, reduciendo la ganancia por barril a 24 dólares, lo que significó una ganancia de 28 millones de dólares diarios, 455 millones de pesos al día.

2016 pinta peor. Con el levantamiento de las sanciones a Irán, por su programa nuclear, es previsible que dicho país retome sus exportaciones de petróleo. En efecto, la Agencia Internacional de Energía (AIE) prevé que Irán ponga en el mercado, en la primera mitad del año, unos 600 mil barriles diarios con lo que se tendrá una sobreoferta de un millón 500 mil barriles diarios con lo que no es pensable, salvo imprevisto graves, que el precio del barril aumente en el corto plazo.

La última información oficial de Pemex (la “presentación a inversionistas” de septiembre de 2015) reporta sólo el costo de producción total en 2014 (este costo engloba los costos de exploración, desarrollo y producción) de 26.19 dólares por barril. Es difícil que este costo de producción se haya mantenido en 2015 y se mantenga en 2016 pues si bien el costo se mantuvo alrededor de 19 dólares por barril entre 2010 y 2012, el costo aumentó 3 dólares en 2013 y 4 dólares en 2014.

Al 19 de enero de este año, el precio se había desplomado por debajo de los 19 dólares, lo que representa ya una neta pérdida de al menos 7 dólares por barril. Si esta tendencia se mantiene, México dejará de percibir ingresos por exportación de petróleo. Y recordemos que esto será una verdadera tragedia pues Pemex ha estado aportando un 35% del presupuesto del gobierno federal.

Sin embargo, la situación más crítica no es de Pemex. A compañías como la brasileña Petrobras les cuesta 40 dólares producir un barril de petróleo (pues proviene, principalmente de aguas profundas), a la francesa Total le cuesta 41 dólares, a la británico-holandesa Shell le cuesta 40 dólares y a la norteamericana Chevron le cuesta 38 dólares.

Claro que esto nos les quita el sueño a las monarquías petroleras de medio oriente, cuyos costos de producción son de alrededor de sólo 10 dólares por barril por lo que ellos, aún con este desplome de precios que estamos viendo, de todas formas ganan.

En este contexto, los últimos gobiernos federales han sido totalmente irresponsables al no construir más refinerías en el país por lo que, absurdamente, seguimos importando gasolina.

anbapu05@yahoo.com.mx

 

 

{loadposition FBComm}

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba