Opinión

Ricinina: El insecticida natural

Molécula de la semana

Por: Dora Marina Gutierrez Avella

La ricinina es un alcaloide muy tóxico perteneciente a la familia de las piperidinas, es un compuesto de origen natural presente en las semillas de la planta Ricinus communis L., perteneciente a la familia de las Euphorbiaceas y conocida en México como hierba verde, higuera, higuera del diablo, higuera infernal, higuerilla tulua, higuerillo, iscoche, pacón, palma cristi, palo de grilla blanco, palo higuerillo blanco, paraguas, reciño, resino o ricino. La ricinina fue descubierta y nombrada por Richard Tuson en 1864 mientras buscaba compuestos con actividad medicinal en las semillas de higuerilla.

La ricinina está presente en todas las partes de la planta y es un insecticida muy potente, las semillas de higuerilla contienen aproximadamente 0.2% de ese alcaloide. Una solución de 0.5 g de ricinina por litro de emulsión se usa como fungicida en jardinería para el control de plagas de follaje, suelo y macetas incluyendo el control de la hormiga cortadora de hojas y su hongo simbiótico, pulgones, larvas, gorgojos, gusano cogollero.

El aceite de ricino, que se obtiene al exprimir en frio las semillas de la higuerilla, contiene además del alcaloide ricinina, una fitotoxina llamada ricina que causa intoxicaciones en humanos y animales inactivando los ribosomas y consecuentemente afectando la síntesis de proteínas, lo que provoca muerte celular. Por esa razón no se deben consumir las semillas de higuerilla; la ingesta de solo 3 semillas puede causar la muerte en niños. Para ser seguro, el aceite de ricino, que es muy usado en la medicina tradicional, debe ser un producto puro y totalmente exento de ricina. En general, las semillas de la higuerilla son ricas en ricina y las hojas son ricas en ricinina.

No obstante la toxicidad del alcaloide ricinina estudios han demostrado que puede ser considerado como un medicamento para mejorar la cognición y que pudiera utilizarse para el tratamiento de amnesias en humanos. Los investigadores también la utilizan para inducir, con dosis altas, crisis convulsivas en animales de experimentación. La ingestión de ricinina puede causar náuseas, vómitos, gastritis hemorrágicas, daño renal y hepático, convulsiones, coma, hipotensión, depresión respiratoria, hipoglicemia, deshidratación e incluso la muerte. Algunos autores sostienen que el mecanismo de acción tóxica de la ricinina se basa en su capacidad para inhibir la síntesis de proteínas celulares y por ser un aglutinante de las células sanguíneas. En México, tanto la planta como la semilla de higuerilla tienen muchas aplicaciones medicinales y se usa sola o en preparaciones para bajar la fiebre, para la bilis, para contrarrestar cólicos, para granos, heridas e hinchazones, como purgante y para la diabetes. Una curiosidad química de esta molécula es que es de los pocos nitrilos que se encuentran en la naturaleza. Por esas razones, y porque la química es parte de nuestras vidas, la molécula de esta semana es la ricinina, el insecticida natural.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba