Suplemento Divulgación

Patricia Lorena Aguilar, 20 años de vida como secretaria

Por Beatriz Campos

En algún momento de la vida siempre queremos decidir empezar una nueva etapa, está claro que para ello no hay una edad límite. Patricia Lorena Aguilar trabajó durante 20 años como secretaria en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales y acaba de jubilarse. Con una sonrisa muy expresiva manifiesta sentirse muy agradecida por el tiempo en que trabajó al lado de alumnos y maestros, pues cada una de las experiencias fueron gratas para ella.

Patricia relata que después de haber dejado de trabajar casi diez años, llegó a la facultad gracias a la oportunidad que le ofreció el entonces director y fundador Carlos Dorantes. “Aquí tuve la oportunidad de retomar todo lo que aprendí, vi cosas nuevas, de más actualidad, fue una experiencia diferente”.

Se empleó como secretaria de las coordinaciones de licenciatura y posteriormente como secretaria de Posgrado, “en cada área es diferente la experiencia porque en la coordinación  tenemos más contacto con los alumnos… algunos se acercan mucho, a veces desconfían un poquito,  pero yo siempre traté de ver cómo llegaban a una universidad, todos descontrolados, algo nuevo para ellos, y luego cómo iban teniendo la confianza… después salían como profesionistas. Me gustaba mucho trabajar mucho con ellos”. En cambio, como secretaria de Investigación y Posgrado, al estar cerca de los docentes “vas aprendiendo de cada uno de ellos como jefes, los conoces, observas sus actividades y tratas de ayudarlos en lo que más te confían”.

La situación es incierta para los jóvenes de ahora

Patricia recuerda a los jóvenes que ingresan a la universidad como personas que llegan con muchas ilusiones, con ganas de ver un futuro prometedor; sin embargo, ella piensa que este futuro es incierto debido a la gran demanda y competencia que existe hoy. “Ahorita a los jóvenes se les presentan cada vez menos oportunidades de trabajo, lo vemos con su manifestación acerca de la reforma laboral, la inquietud en saber cómo va a estar su campo de trabajo. Con la reforma laboral veo un futuro incierto sobre todo para los estudiantes, si para uno como jubilado ya hay cambios, para ellos que van saliendo está más incierta esta problemática”.

A su paso por la facultad Patricia tuvo la oportunidad de conocer como alumnos a varios de los docentes actuales como al profesor Efraín Mendoza, Carlos Rode, Gabriel Corral, Vanessa Muriel y Antonio Flores, entre otros. Los recuerda como jóvenes que fueron luchando por terminar su carrera y ahora como personas que ofrecen mucho a lo que fue su casa de estudios.

Durante los 20 años que trabajó, Patricia fue parte de los cambios tanto en la facultad como de los alumnos que llegaban y se iban. Antes “como que llegaban más disciplinados, se acataban más a la órdenes, eran antes más calladitos. Además eran menos alumnos, teníamos la oportunidad de conocerlos a cada uno por su nombre. Ahora vienen más inquietos, con más ganas de salir adelante”.

Aunque le faltaban cinco años para jubilarse al cien por ciento, Patricia decidió dar un nuevo paso para dejarle el espacio a las nuevas generaciones, no sólo de estudiantes sino de secretarías que según ella tienen ideas nuevas e innovadoras. En adelante está disfrutando de esa nueva etapa en su vida “saber que ya no tengo ese compromiso, porque ir a trabajar es un compromiso muy serio, si vas, vas a trabajar. Ahorita ya es bien relajante, saber que ya no me tengo que levantar bien tempranito, que no tengo que cumplir un horario”.

Su esposo probablemente también se va a jubilar este año; ahora Patricia Lorena sólo se dedicará a disfrutar la vida con él, viajar, meterse a talleres de su interés y leer los muchos libros que dejó abandonados durante los 20 años en los que estuvo sirviendo a esta facultad.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba