Información

Adolfo Sánchez Vázquez, uno de los hombres que salvan al siglo XX: Stefan Gandler

Por Ana Cecilia Figueroa

“En la persona de Adolfo Sánchez Vázquez se resume lo mejor del siglo XX”. Si no fuera por personajes como él, éste hubiera sido un siglo totalmente perdido. Era un autor congruente, de los pocos que no separa lo académico de lo político, procurando los debates políticos en las aulas, y que con su estilo de vida llevaba a la praxis el marxismo. Así sintetizó Stefan Gandler, profesor-investigador de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de esta Universidad, la aportación del maestro emérito de la UNAM, Sánchez Vázquez, a dos meses de su deceso en el homenaje que la Facultad de Filosofía de la UAQ rindió al filósofo que aportó una versión renovada y crítica del marxismo a través de obras como: Ensayos marxistas sobre filosofía e ideología, Las ideas estéticas de Marx y Filosofía de la praxis

 

Una muestra de la congruencia de este exiliado español que llegó a México en el contexto de la Guerra Civil española, lo constituye el episodio de Checoslovaquia, rememoró Gandler, cuando el gobierno de ese país intentó darle un rostro más humano al comunismo otorgándoles más libertades a los habitantes. En respuesta, el stalinismo, desde Moscú, tomó Praga con tanques de guerra y depuso al gobierno checoslovaco también comunista. Entonces Sánchez Vázquez dijo: “esto no puede ser, como es posible que el debate intracomunista se resuelva con tanques, porque no pueden ganarles con argumentos”. Esto causó una indignación generalizada para muchos comunistas y ahí Sánchez Vázquez renuncia a todos sus cargos en el Partido Comunista.

 

Revalorar la obra de Sánchez Vázquez nos permitirá comprender las grandes contradicciones de la sociedad actual

Durante su intervención, Diana Fuentes, de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, reparó en la pertinencia de revalorar la obra de Sánchez Vázquez, sobre todo, invitó a la relectura de la Filosofía de la praxis, pues ésta sigue representando no sólo formas auténticas y genuinas del pensamiento contemporáneo, sino que abre vetas a una investigación para comprender las grandes contradicciones de la sociedad actual. En ese sentido, señaló, “el mejor homenaje que podemos hacerle a don Adolfo, a unos cuantos meses de su fallecimiento, es leer su obra y hacer nuestra reflexión crítica en torno al mundo contemporáneo”.

 

Al hacer esta relectura de la obra sánchezvazquiana, no debemos perder de vista que se trata del precursor de esa corriente renovadora y renovada del marxismo, porque hay que decirlo, advirtió Aureliano Ortega Esquivel de la Universidad de Guanajuato, que el marxismo mexicano, hasta más o menos la mitad de los años sesenta, no se había destacado nunca como algo original; vamos, ni siquiera como una postura teórica y un discurso político medianamente consecuente.

 

En ese contexto histórico mexicano debemos aquilatar la obra de Sánchez Vázquez, a quien Ortega Esquivel define como un pensador, marxista crítico, que cultiva un marxismo original, fresco, no dogmático; un marxismo diferente al que habíamos conocido en los libros que caían en nuestras manos cuando éramos adolescentes.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba