Información

‘Amarga’ #YoSoy132 navidad a Calzada

Alrededor de 20 simpatizantes del movimiento #YoSoy132 marcharon de Plaza de Armas hacia el jardín Zenea

Por: David Eduardo Martínez Pérez

El grito de “¡Presos políticos, libertad!” resonó en los jardines Zenea y La Corregidora, ante el paso del gobernador José Calzada Rovirosa, cuando trataba de inaugurar el encendido del “Árbol de Navidad” en el Centro Histórico de la capital.

El también llamado “Árbol de la amistad” y las figuras del nacimiento monumental fueron testigos del clamor por el esclarecimiento de los sucesos ocurridos tanto en Guadalajara como en el Distrito Federal, en el marco de la toma de protesta de Enrique Peña Nieto el 1° de diciembre.

Cerca de 20 estudiantes y simpatizantes del movimiento #YoSoy132 marcharon desde Plaza de Armas hacia el jardín Zenea. En su trayecto gritaron consignas en contra de la represión por parte de las autoridades policiacas.

Como si pidieran posada, los inconformes deambulaban entre el nacimiento buscando no al Niño Dios, sino a Herodes. Lo encontraron, no ahí, gritaron algunas consignas y se enfrentaron al rechazo de la población pero no dieron con él.

Policías municipales los seguían a bordo de motonetas. El miedo se apoderó de sus rostros, mas nadie abandonó la marcha. Esgrimiendo una pancarta, en solidaridad con los detenidos el sábado, y varios ejemplares de la revista Proceso, los estudiantes se detuvieron bajo el quiosco e invitaron a la población a “abrir los libros y apagar la tele”.

Algunos les hicieron caso. La mayor parte de los presentes prefirió ignorarlos y admirar el nacimiento. Otros, los embajadores de esa supuesta queretaneidad encerrada en el pasado y enemiga natural del cambio, increparon a los manifestantes pidiéndoles “que se pusieran a trabajar” y “que no fueran tan aguafiestas”.

Sin desanimarse, el contingente se enfiló hacia el jardín de La Corregidora. Ahí los esperaba el gobernador Calzada junto a su esposa, Sandra Albarrán, presidenta del Patronato del Sistema Estatal DIF. En el evento también estuvo Socorro Ontiveros Cabrera, presidenta del Patronato de las Fiestas de Querétaro.

“¿Por qué?, ¿por qué nos asesinan, si somos la esperanza de América Latina?”, gritaban los inconformes mientras mostraban sus pancartas de cara al gobernador y los funcionarios.

Elementos de seguridad privada contratados para proteger a Calzada, lanzaron algunos insultos a los manifestantes y les pidieron que se callaran para que pudiera llevarse a cabo el acto.

Por su parte los policías municipales pasaban de vez en cuando para tratar de intimidar a los manifestantes, pero éstos no se callaron.

 

“Ash, ¿libertad para los vándalos?”

Sandra Albarrán de Calzada y Socorro Ontiveros hicieron caso omiso de los gritos de inconformidad para invitar a la gente a “abrir sus corazones al Niño Dios”. Un estudiante reaccionó y gritó “El Estado es laico”.

En cuanto el gobernador se retiró con su comitiva, los manifestantes lo siguieron hasta Palacio de Gobierno. Algunas señoras elegantemente vestidas lanzaron miradas de desprecio al contingente. Una incluso murmuró “Ash, ¿libertad para los vándalos?”

De poco les sirvió a los inconformes solicitar a la gente que se mostrara crítica con el manejo que Televisa dio a los sucesos del 1° de diciembre:

–No le haga caso a Televisa, señora, está manipulando la información.

–¿Cómo sabes?

–En Reforma sacaron un reportaje donde dice que los que causaron los destrozos recibieron 300 pesos por hacerlo y que no tenían nada que ver con el #YoSoy132.

–Ash, ¿y Reforma no manipula?…

La manifestación llegó frente a Palacio de Gobierno y se organizó una convivencia para ofrecer música, café y material artístico. Recibieron miradas de desprecio, pero nunca dejaron de invitar a la gente a ser crítica con los medios.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba