Información

Amor lésbico-gay, a contracorriente

 

 

 

Por: Lourdes Durán Peñaloza

Lluvia Cervantes Contreras, coordinadora en el estado de la Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos en México, aseguró que aquellos que viven y entienden la sexualidad de forma distinta al grueso de la población se enfrentan a una sociedad desinformada, con prejuicios religiosos y pocas ganas de reconocer que sexualidades hay tantas como personas en el mundo, así como discriminación, burlas, insultos y golpes, e incluso crímenes de odio.

 

 

 

Ante este panorama, lleno de tabúes y mitos, las parejas no heterosexuales se las tienen que ingeniar mediante lagunas legales, amparos y leyes de otros estados, para acceder a un derecho que, de acuerdo con la activista, les corresponde por el solo hecho de ser personas.

“El mundo no está configurado en blanco y negro”

Para la también miembro de la Asociación Queretana de Educación para las Sexualidades Humanas (Aquesex), la sexualidad no es aquel constructo que genera tanta angustia y miedo en la mayoría de las personas.

Tiene que ver, explicó, con construcción de identidades, género, erotismo, solidaridad, respeto y otros aspectos.

Lamentablemente, reconoció, la discriminación es la norma en el país, y en Querétaro, advirtió, mucho más.

El estado tiene la fama a nivel nacional, ganada a pulso, dijo, de ser una de las entidades más conservadoras de toda la República Mexicana, en donde existen antecedentes de discriminación e intolerancia que incluso se han extendido a nivel nacional (mencionó el ejemplo específico del movimiento anti-emo y el asesinato del activista Octavio Acuña).

“Hay un esfuerzo de muchas personas, de muchos grupos de poder, incluso de autoridades, que al desconocer esta convivencia de la diversidad en lo cotidiano, pretenden imponer una sola mirada para el mundo, una sola forma de entender la sexualidad, y dejan de lado que todas las personas tendríamos que ejercer en la misma forma los derechos que por ser personas nos corresponden.”

Cervantes Contreras explicó que esta intolerancia responde a diversos factores como la cultura, la falta de sensibilidad de los gobernantes que basados en sus prejuicios religiosos pretenden imponer leyes, pero sobre todo, a la desinformación.

“El progreso científico ha demostrado, e incluso órganos rectores a nivel internacional han dicho que la homosexualidad no es una enfermedad, ni algo que se cure, o para lo que haya un tratamiento: no es algo negativo”, manifestó.

De acuerdo con Lluvia Cervantes, es incongruente que, por un lado, la Constitución garantice los derechos humanos y la no discriminación, y por el otro, continúe habiendo personas –peor aún, autoridades– que digan que “no se puede” o “no se permite”.

“Esta inclusión de los derechos humanos –en la Constitución– implica que no debería haber ciudadanos de primera o de segunda, sino que todos tendríamos que tener, al parejo, este ejercicio pleno de derechos”, señaló la coordinadora del Diplomado en Sexualidades Humanas (en sus dos fases, educadoras y consejería) de la Facultad de Filosofía.

 

“Las organizaciones están saliendo del clóset”

La activista confió en que, en un futuro, este tipo de discriminación será impensable, y las personas que se oponen a los matrimonios entre personas del mismo sexo serán vistas con la misma extrañeza con que hoy se observa a aquellas que se oponen a los matrimonios entre personas de distinto color o raza.

Agregó que el tema de las sexualidades es un proceso largo que tiene que ser abordado desde la discriminación y que a través de campañas educativas se tiene que tomar consciencia de no discriminar no por el hecho de no delinquir, sino como muestra de un pleno respeto por los derechos de las personas.

Lluvia Cervantes exhortó a visualizar la necesidad de entender que una convivencia de diversidad es incluso beneficiosa para la sociedad, y dijo que si bien aún falta mucho trabajo por hacer, cada vez son más las personas interesadas en sumarse contra la homofobia y cada vez es también más cotidiano ver a dos personas del mismo sexo expresar sus afectos en la calle.

{loadposition FBComm}

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba