Información

Apoyó brigada de alfabetización a la Sierra

Por Martha Flores

Después de mes y medio de trabajo, regresaron a Querétaro 23 jóvenes universitarios pertenecientes a la Segunda Brigada de Alfabetización Samuel Ruiz García, tras su apoyo como alfabetizadores en nueve comunidades del municipio de San Joaquín.

Fueron alrededor de 110 personas las que recibieron el apoyo de la Segunda Brigada, aunque a su regreso los jóvenes admitieron que aún les faltan tres salidas más para concluir el proyecto.

El secretario académico de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, Antonio Flores González, manifestó que esta fue una experiencia muy importante para los jóvenes pues tener contacto con las personas de las comunidades les deja muchos aprendizajes además de que se quedan con el cariño de la gente.

Flores González exhortó a que se sigan apoyando este tipo de actividades, pues se hacen muchos avances en lo referente en alfabetización, por lo que espera seguir teniendo el apoyo de la Universidad.

“Ha sido la mejor experiencia de mi vida, desde conocer a mis compañeros y a las personas de la comunidad, fue como compartir toda una vida con ellos”, expresó Marina Hernández, estudiante de Psicología Educativa, quien además dijo que venció muchos de sus miedos y se dio cuenta de la realidad pues es algo a lo que se dedicará.

Alejandrina López, estudiante de la Licenciatura en Comunicación y Periodismo, señaló que es una experiencia muy grata, pues en ese tipo de trabajo encontró amistades, gente que nunca quisiera olvidar, además que se enamoró del lugar.

“Te das cuenta de tantas cosas, es una experiencia que vale la pena vivir, son las mejores vacaciones de mi vida, me da gusto saber que me quedé en el corazón del alguien, lo mejor es escuchar cuando te dicen que puedes regresar cuando quieras, que ésa es tu casa, te quedas con las ganas de volver y quedarte allá”, expresó.

 

“Aprendemos más de lo que enseñamos”

Los instructores no sólo se dedicaron a los lápices y cuadernos, también ellos aprendieron muchas cosas de las personas de esa entidad; las señoritas aprendieron a tejer, bordar, echar tortillas, mientras que los varones ayudaron en los trabajos del campo como la siembra, cosecha, destaparon junto con los señores de la comunidad las calles que las lluvias habían arruinado.

“Aprendemos más de lo que enseñamos, la gente te trata excelente (…) el siguiente año ahí estaré”, expresó otra joven de la misma Facultad, quien a pesar de que sufrió una fractura en el pie afirmó que fue inolvidable lo que vivió en estas vacaciones.

Aunque estuvieron tiempo alejados de sus familiares puede verse el entusiasmo de los jóvenes y las ganas de volver con la siguiente brigada, pues se sienten orgullosos de poder compartir sus conocimientos con personas a las que saben les será de gran ayuda.

Antonio Flores, quien coordinó el viaje, confió en que la Universidad siga brindando el apoyo y dando las facilidades para que más jóvenes se apunten en este tipo de trabajos para el próximo año.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba