Información

Bajas expectativas de empleo para egresados

Pocos empleos, bajos salarios y reducido desarrollo laboral son algunos de los problemas que enfrentan los profesionistas universitarios

Por: Paulina Rosales

El panorama en Querétaro respecto a la falta de empleos para jóvenes “es crítico” porque el estado “tiene un mayor índice de empleo y crecimiento, pero no se ofrece trabajo”, consideró Juan José Lara Ovando, doctor en Ciencias Sociales y coordinador de la Licenciatura en Sociología de la UAQ

La causa de este fenómeno está relacionada con la economía, de acuerdo con el autor de la tesis de doctorado “Los deudores de crédito hipotecario de Querétaro, entre la lucha y el movimiento social. Actores colectivos y resistencia civil”, quien insistió en visualizar la situación que vive el estado: “Crítico en Querétaro quiere decir crítico en el país”.

Lara Ovando puntualizó que el problema también reside en los cambios que ha sufrido la industria, pues las grandes empresas ofrecían de 300 empleos en adelante, llegando a ofrecer hasta 3 mil empleos; pero la situación ha cambiado y actualmente una fábrica grande ofrece únicamente alrededor de 50 empleos.

Ante esta situación, los profesionistas y egresados de las universidades cuentan con expectativas mínimas debido a las cerradas oportunidades de empleo, los bajos salarios y la poca oportunidad para el desempeño laboral.

Además, alcanzar mayores grados o niveles educativos no necesariamente implica asegurar entrada al mercado laboral.

Jóvenes no aspiran a salarios elevados inmediatos

Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), hasta septiembre, 32.65% de los profesionistas cuenta con nivel medio superior, y la variación anual del salario base es de 4.8 por ciento; esto, únicamente haciendo referencia la población que cotiza en el Instituto Mexicano del Seguro Social.

“Un egresado de la Facultad (de Ciencias Políticas y Sociales) sale y obtiene un salario de 8 mil pesos, un salario muy bueno para un egresado, pero muy bajo para un profesionista de esta naturaleza”, manifestó el autor de la investigación “Protesta obrera y lucha sindical en la fábrica El Hércules, Querétaro, 1906-1916”.

Ante ello, los jóvenes universitarios consultados por este medio manifestaron sus dudas, inquietudes y expectativas.

“El salario que espero recibir saliendo de la carrera, aproximadamente, es de entre 8 mil y 9 mil pesos mensuales”, indicó Lucía Nieves Rivera, estudiante de la Licenciatura en Comunicación y Periodismo de la UAQ.

“La carrera es muy mal pagada y más el periodismo, pero yo creo que conforme en lo que vas teniendo experiencia y ves tu desarrollo puedes aspirar a ganar más”, dijo.

Por su parte, José Luis Mejía Redondo y Juan Manuel Marrón Pineda, estudiantes de Ingeniería en Automatización en la UAQ, manifestaron que —desde su perspectiva— el salario que obtendrán al egresar de su carrera no será muy alto. “Supongo que ya teniendo experiencia, pues, voy a ganar más”, confió José Luis.

Por otra parte, señalaron que en el estado de Querétaro puede ser ‘más fácil’ encontrar trabajo, dado que hay mucha industria.

“Hay ciudades donde hay más cultura artística, como en el Distrito Federal, ahí es más fácil que en humanidades encuentren más trabajo. Depende de la cultura de la ciudad, de la región” menciona Juan Manuel.

Por su parte, José Luis refirió que ese tipo de carreras están enfocadas a un solo ámbito laboral y esto restringe sus opciones para encontrar trabajo.

Marlene Morales, estudiante de Comunicación, consideró que le desmotiva pensar cómo está el asunto laboral en todo México, no únicamente en el estado.

“Las aspiraciones pueden ser muchas, pero siempre llega un momento en el que piensas que a lo mejor las cosas no se vayan dando de esa manera. Allá donde yo vivo, en Mazatlán (Sinaloa), casi no hay trabajo en mi área, casi es nulo; y si lo encuentras, es muy mal pagado”, lamentó.

Autoempleo y posgrados, nuevas oportunidades

De acuerdo con el académico Lara Ovando, la expectativa laboral es baja en ambos casos, aunque hay más oportunidades para otras carreras enfocadas a la tecnología y la técnica, pues hay mayor énfasis en el mercado laboral para este tipo de empleos.

Para los egresados de Ciencias Sociales, el proceso incluye la autogeneración de empleos, creando organizaciones civiles y otras instituciones donde poder emplearse; sin embargo, trabajar de esta manera no garantiza contratos ni seguridad social o prestaciones laborales.

“Lo que está sucediendo es que los estudiantes están sustituyendo el empleo por más formación (…) hacen un posgrado, alguna especialidad. Si la expectativa no es muy amplia, pueden forjar una mejor expectativa formándose más”, explicó.

Juan Manuel pretende realizar una maestría porque de esta forma entrar al campo laboral sería “mucho más fácil”; y Marlene mencionó que una de las opciones al egresar puede ser realizar una maestría con beca del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), en caso de no ver satisfechas sus aspiraciones de trabajo.

“Los estudiantes eligen un sector laboral en algún centro de investigación, alguna corporación donde puedan desempeñar algún trabajo de investigación o académico o de servicios, y así les paguen por medio de becas que, en este sentido, se han convertido en un salario.

“La ventaja que tiene es que pueden estar en un área de su profesión y que les guste; pero no están ejerciendo ninguna antigüedad, no tienen prestaciones y están trabajando por un tiempo determinado. En realidad, el trabajo no se está mejorando, se está autogenerando a partir de eso”, advirtió el catedrático universitario.

Para finalizar, señaló que esta situación alargará la actividad económica de los jóvenes en un promedio de diez años y mejorarán sus condiciones laborales con el tiempo y dependiendo de las oportunidades de trabajo que encuentren.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba