Información

Con pobreza “es imposible” resolver la violencia: Beatriz Schmukler

Por Ernestina Hernández

“La violencia es imposible de resolver en el marco de la pobreza”, consideró Beatriz Schmukler Scornik, doctora en Sociología por la Universidad de Yale y coordinadora del libro Democratización familiar en México: experiencias de un proyecto de prevención de violencia familiar, en la presentación de la obra en el auditorio Fernando Díaz Ramírez.

Las posibles soluciones que Beatriz Schmukler propuso para combatir la violencia son: “La prevención de violencia en los sectores de pobreza y que se dejen de trabajar programas para hombres y programas para mujeres, sino que estos programas trabajen conjuntamente, es decir que sean mixtos”.

 

Entrevistada después del evento, Schmukler Scornik manifestó que “la familia puede hacer mucho para prevenir la incorporación de los jóvenes en el crimen organizado, ése es un tema muy importante para impedir que los jóvenes vean al crimen como su única alternativa”.

–¿Cómo prevenir la violencia, en un país con 50 mil muertos en seis años?

–La prevención de la violencia se debe de lograr transformando la cultura de género, es transformar las relaciones hombre-mujer, no sólo haciendo hincapié en programas para mujeres o programas para hombres, sino trabajar en el vínculo entre hombres y mujeres; hacer nuevos pactos entre hombres y mujeres; además de trabajar en la autonomía y en el empoderamiento de las mujeres.

La académica y especialista en prevención de la violencia, descartó un cambio sustancioso en el empoderamiento de las mujeres por el solo hecho de la posible llegada de Josefina Vázquez Mota a la Presidencia de la República.

“El punto fundamental es que ella (Josefina Vázquez Mota) vea la autonomía de las mujeres como una forma de participación en la democracia, porque si las mujeres no son autónomas van a seguir pidiéndole permiso al marido y si no dejamos de pedirle permiso al marido, no podemos comenzar a participar socialmente y políticamente de alguna manera; sería muy importante que ella refuerce los procesos de autonomía de la mujeres”, afirmó.

En 2009 hubo seis mil 607 casos de violencia en Querétaro

Durante el evento que se desarrolló el miércoles 29 de febrero, Patricia Palacios Sierra, coordinadora de la Especialidad en Familia y Prevención de la Violencia que se imparte en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPS), manifestó que “en medio de todo, la violencia persiste y crece; encontramos que este órgano se articula por una incomprensión de las raíces de género y existe una desarticulación entre la política de igualdad de género y la política de prevención de la violencia.

“Así como en datos actuales del estado de Querétaro, en un estudio comparativo 2005-2009 se detectaron 248 casos de violencia, pero estos casos subieron a seis mil 607 para 2009, por esto nos animamos a crear la especialidad en cuestión de género”, enfatizó Palacios Sierra.

El tema central del evento giró en torno a la transformación y las nuevas demandas de la reconfiguración de las familias, no sólo en México, sino en toda Latinoamérica, así como la transformación de la cultura de género.

Por su parte, Sulima García Falconi, también investigadora de la FCPS, expresó que “es necesario generar un ambiente libre de violencia, cuyas relaciones jerárquicas dejen de basarse en las diferencias sexuales y generacionales, a través de talleres y programas sociales dirigidos a hombres y mujeres en igualdad de condiciones”.

Oliva Solís Hernández, docente-investigadora de la FCPS, apuntó que “si bien cada vez existe mayor aceptación a la cultura del diálogo y el consenso, fundamentos de la democracia, aún prevalece el autoritarismo en las relaciones familiares”.

Por lo que se propone en el libro que el sistema de autoridad familiar esté basado en la democracia, de forma tal que se favorezca la resolución de conflictos y se construya un espacio que apoye el crecimiento de los miembros de la familia y la equidad entre hombres y mujeres.

Beatriz Schmukler, coordinadora de la obra, mencionó que se debe “generar un nuevo pacto para comprometernos a disminuir la violencia, por ello el libro es una propuesta para una vida democrática a través de debates en talleres de programas sociales, dirigidos a la formación de desarrollo local, de funcionarios y de comunidades”.

 

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba