Información

COVID-19 se expande, pero mortalidad se mantiene baja

Acotó que niños de entre 0 y 10 años tienen menos probabilidades de contraer el virus; no obstante, no descarta mantener las mismas medidas de higiene en este sector.

Seguir las medidas de prevención es la mejor forma de enfrentar y prevenir una masiva propagación del COVID-19 en Querétaro, advirtió Marco Antonio Sánchez Ramos, biólogo especialista de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ). El académico sostuvo que un rápido incremento de personas infectadas (incluso sin síntomas de enfermedad) es el escenario esperado ante esta situación para todo el país.

Durante la semana anterior fueron confirmados los primeros cuatro casos de COVID-19 en nuestra entidad. El primero, importado de España, de un hombre que vino a visitar a sus padres; el segundo caso es la madre de este. Según información de la Secretaría de Salud, ambas personas se encuentran estables y aisladas.

Proteínas

El COVID-19, sostuvo el académico, sustenta su fuerza en las proteínas que posee, mismas que le permiten infectar células sanas con gran rapidez, además de una información genética distinta a la de otros virus similares que el sistema inmunológico humano ya tiene asimilados o para los que existen vacunas, como el de la gripe o influenza.

Al referirse sobre la capacidad del virus para infectar organismos sanos, Sánchez Ramos sostuvo que el virus tiene una capacidad de triplicar su infección en distintas etapas; es decir que, de un grupo original de 10 personas que pudieran ser portadoras del virus, el segundo grupo de casos podría ascender hasta 30 en un par de semanas. No obstante, el también biólogo de la Facultad de Ciencias Naturales (FCN) recalcó que la tasa de mortalidad se ha mantenido baja en relación con el número de casos confirmados, inclusive con síntomas evidentes, por lo que llamó a no dejarse sugestionar ante cualquier complicación.

Recordó que, entre los sectores más propensos a sufrir complicaciones graves por este nuevo virus, se encuentran adultos mayores de 60 años, así como personas con alguna enfermedad crónico-degenerativa (hipertensión, diabetes, enfermedades cardiovasculares, etc.). Del mismo modo, acotó que niños de entre 0 y 10 años tienen menos probabilidades de contraer el virus; no obstante, no descarta mantener las mismas medidas de higiene en este sector.

Síntomas y vacuna

Sobre los síntomas que pueden presentarse e indicar la presencia del COVID-19, principalmente son: fiebre superior a los 38 grados, tos seca, dolor corporal, fatiga y dificultad para respirar; no es característico de este virus tener síntomas como congestión nasal o estornudos, aunque estos si pueden ser una vía para transmitirlo a otras personas o para impregnarlo involuntariamente sobre alguna superficie.

Sobre el desarrollo de una vacuna, el también biólogo de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), aseveró que esta institución ya ha conseguido muestras del genoma del virus y se encuentran realizando los estudios pertinentes; sin embargo, estimó que el tiempo de desarrollo para una vacuna podría tardar aproximadamente un año. Así mismo, sostuvo que el interferón —medicamento utilizado para tratar otras enfermedades virales— ha tenido resultados positivos para inhibir el contagio del COVID-19, aunque su distribución actualmente se centra en territorio chino.

En el tema de medidas de prevención, Sánchez Ramos apuntó que la principal es lavar constantemente las manos, además de evitar lo más posible tocarnos los ojos, boca y nariz con las manos sucias, estornudar tapando la boca con un pañuelo o con el interior del codo, mantener una distancia de entre 1 y 3 metros con otras personas, así como evitar saludos de beso y mano.

A nivel federal, el subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, realizó una estimación en la que estableció a un 80 por ciento de la población del país como probables portadores del virus, con una tasa del 15 por ciento de casos con síntomas visibles y un 5 por ciento de casos graves o decesos. Al cuestionarle sobre esta estimación, Marco Antonio Sánchez aclaró que le parecía acertada; pero recordó que la correcta aplicación de las medidas de higiene puede ayudar a reducir esos cálculos muy por debajo de lo esperado.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba