Información

Creación de INE, a la medida del viejo régimen priista

Por: Fernando Trejo Lugo

La creación del Instituto Nacional Electoral (INE) y su injerencia en los consejos electorales locales representan una reforma centralista, que envidiaría el ‘viejo’ régimen priista de hace 30 años, consideró Apolinar Casillas Gutiérrez, presidente de la Comisión de Gobernación, Administración Pública y Asuntos Electorales de la LVII Legislatura.

“El priismo o el viejo sistema político de hace 30 años envidiaría esta reforma de centralismo y creo entender que la justificación es porque en algunos estados los consejos han sido cooptados por los gobernadores, en algunos casos verdaderamente cínicos de manipulación”, refirió.

Respecto a la armonización de la Ley Electoral y las recién aprobadas leyes secundarias, el diputado del PAN reconoció que faltó explorar otras formas de participación ciudadana como la revocación de mandato.

Rechazó que las candidaturas independientes sean ‘exclusivamente decorativas’, ya que está abierta la posibilidad de la participación de los ciudadanos que de manera independiente buscan una nominación; destacó que los requisitos impuestos, como el 2.5% de firmas del total del padrón que se busca representar, son necesarios como candados para evitar que cualquier ciudadano busque las prerrogativas a las que se hará acreedor por contender.

“Para poder ganar el escaño, mínimo debes traer un 2.5% (de firmas), como establece la ley, y si tú le sacas el porcentaje a (un distrito con) 80 mil (electores), estamos hablando de mil 500. Este es un requisito que sirve para acreditar que se cuenta con cierta representación, pues de otra manera se correría el riesgo de una intención generalizada de que, como va a haber financiamiento público, ¡ah!, pues yo me apunto”, explicó.

Descartó que sólo la clase política sea la beneficiada con esta reforma, y que ésta no tenga beneficios para la ciudadanía, tal como lo advirtió la académica Martagloria Morales Garza (Tribuna de Querétaro 711). “En los países donde funciona -y funciona muy bien- la gente está satisfecha con su legislador; tan es así que lo reelige, y si no está satisfecha, simplemente lo echa para afuera”.

El exsecretario del Ayuntamiento capitalino resaltó que la reelección puede convertirse en el mecanismo de refrendo por parte del electorado hacia sus representantes populares.

“Si el legislador busca reelegirse y el electorado no le refrenda la confianza -es una especie de revocación de mandato- le está diciendo que no está de satisfecho con su trabajo”.

El legislador de Acción Nacional rechazó que la reelección limite la participación ciudadana y propicie la formación de élites políticas en el poder.

“No es obligatoria, no es de facto. Es una opción. No se priva a otros ciudadanos de buscar participar en ese mismo cargo, tan es así que puede competir cualquier otro ciudadano por vía de un partido político o por vía de una coalición o como candidato independiente”.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba