Información

Crean Centro de Apoyo Marista al Migrante

La Estancia del Migrante y la Universidad Marista colaborarán en proyectos académicos y sociales de apoyo al migrante

Por: Georgina Medina Rubio

La Estancia del Migrante González y Martínez (EMGM) y la Universidad Marista de Querétaro (UMQ) llevan a cabo el proyecto de creación del Centro de Apoyo Marista al Migrante (Cammi), el cual tendrá como propósito inicial generar información e investigación, realizar eventos que sensibilicen o reúnan donativos para la EMGM ubicada en Tequisquiapan, además de proyectar películas, documentales y presentar libros referentes al fenómeno migratorio en el país.

Otro de los propósitos a largo plazo es que se convierta en un centro de acopio fijo en la ciudad y de atención al migrante, albergue, lugar de descanso, que sirva como comedor y brinde servicios, señaló María José Lazcano Vázquez Mellado, integrante del comité ejecutivo de la EMGM.

El proyecto y la vinculación entre la EMGM y la UMQ se consolidaron durante las primeras Jornadas de Migración, que se llevaron a cabo a finales de abril de este año.

“Estamos haciendo una gestión de recursos. La Universidad tiene, hasta cierto punto, más infraestructura o más equipo de trabajo para poder llevar acabo otros eventos, porque, incluso vamos a tener jóvenes (que realicen) servicio social; todo eso facilita las cosas para una asociación civil, que muchas veces no tiene recursos para contratar personal”, explicó.

El centro que se tenía pensado en el municipio de Querétaro —en un principio— requería de un terreno o predio, el cual había sido prometido por la administración actual, sin embargo, las trabas burocráticas a las que se enfrentó la estancia por no pertenecer a los “donantes autorizados” ante Hacienda alargaron mucho el trámite e imposibilitaron que se concretara este proceso.

“Sí se acercaron a nosotros, pero va mucho más allá el ofrecernos un predio como donación, que solamente lo digan así en una reunión. Es todo un proceso de trámites: que si no es una traba en Hacienda, nos decían que no estaba habilitado el espacio en términos urbanos… Son muchas dificultades en el proceso; al final, nosotros decidimos movernos por otro lado, vincularnos con instituciones que sí tenían la voluntad de llevar un proyecto así”, manifestó.

Para ‘gestionar recursos’ se tienen planeados varios eventos; el primero de ellos será el 27 de septiembre, para lo cual se presentarán bandas —entre ellas “Pila seca”— en el Museo de la Ciudad. El festival será gratuito y las donaciones, ya sean en especie o en efectivo, se dirigirán hacia la EMGM ubicada en Tequisquiapan, puntualizó María José Lazcano.

“También vamos a tener una semana de sensibilización y vamos a traer a algunas personas que vengan a presentar sus libros, que son sobre migración; vamos a hacer una proyección de un documental. Todo esto va ser a lo largo del semestre, porque va iniciando el proyecto”, recordó.

«En Querétaro hay discriminación contra el migrante’

De acuerdo con María José Lazcano, la sociedad queretana ejerce discriminación contra el migrante de varias formas: cuando se les niega un servicio de salud ante una emergencia, en el momento en que se les contrata para un “trabajo” y no se les paga, cuando son utilizados o subcontratados. Por ello, exhortó a la población a realizar acciones “mucho más significativas” que favorezcan a los migrantes.

– Con base en el trabajo que han hecho, ¿de qué manera está presente o no la discriminación por parte de la sociedad hacia la figura del migrante?

– Hay discriminación en el simple hecho de que los contraten —entre comillas— en un trabajo y que luego nunca les paguen o no les paguen lo que le pagan a un mexicano; y que son, aparte, trabajos muy pesados en el campo o en la industria o en la construcción. Y, pues sí, los subcontratan. Los ponen a hacer un trabajo de un mes y les pagan una semana; por supuesto que es discriminatorio. Los amedrentan y los hacen tener miedo como para que ellos no se puedan quejar. O por el simple hecho de negarles un servicio de salud ante una emergencia y (esto ocurre) de parte de la sociedad en general; podríamos llevar a cabo acciones mucho más  significativas y que sí tengan un impacto positivo o que por lo menos resguarden más la integridad del migrante. Eso es lo que también se quiere lograr con el centro que acaba de iniciar ahorita.

Estamos ahí para cualquier persona que se quiera acercar, por ejemplo, que tenga inquietudes de realizar algún proyecto de investigación sobre migrantes, no sólo centroamericanos, incluso de mexicanos en Estados Unidos. Vamos a construir un acervo documental, un acervo bibliográfico, que ya estamos pidiendo donaciones de libros.

– ¿De qué manera la problemática de los migrantes pirata ha afectado a la sociedad civil?

– El problema es estructural. Lo que tendríamos que conocer es por qué la gente piensa que el migrante siempre va a ser el que hace daño o el que está asaltando o el que se mete a robar a las zonas junto al tren.

Creo que ahí habría un trabajo interesante qué hacer con la gente aledaña, sobre todo para que ellos se sintieran seguros y para que entendieran por qué están aquí; que hubiera un trabajo de sensibilización ante eso.

Tampoco puedes culpar a la gente que se siente insegura por cierta presencia extraña que antes no veía. Es normal cuestionarte por qué está aquí o tener cierta desconfianza, pero que no se quedara en eso, sino se pudiera llevar acciones más positivas, tanto para los vecinos como para los migrantes.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba