Información

Cuotas de inscripción a las escuelas son ilegales

Por Luz Marina Moreno Meza

El artículo 3° de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y la Ley General de Educación son las vías jurídicas que se establecieron para regular el sistema educativo nacional.

 

Como cualquier entidad federativa, Querétaro posee reglamentos internos que fueron creados para delimitar la enseñanza del estado.

 

Sin embargo, fracciones de la sociedad desconocen de la existencia de éstas o no saben cómo acceder a los reglamentos que conforman sus garantías individuales.

 

Por ello, en ocasiones, se presentan situaciones que son vistas por los padres de familia de los educandos, como hechos cotidianos y normales.

 

Tal es el caso de las donaciones que las asambleas de Padres de Familia piden a los tutores de los alumnos, cooperaciones que, como el nombre lo expone, no son de carácter obligatorio; sin embargo la problemática principal es la cuestión de que éstas se han tornado forzosas.

 

De acuerdo al artículo 9° de la Ley de Educación del Estado de Querétaro, las aportaciones que se acuerdan en la Asamblea de Padres de Familia nunca podrán ser de carácter obligatorio y mucho menos aplicar alguna sanción, en caso de que no sean entregados:

 

“Todas las aportaciones cooperaciones o donaciones que se lleguen a acordar por la Asamblea de Padres de Familia de cada plantel, no tendrán nunca el carácter de obligatorias y no podrá aplicarse sanción alguna para los educandos y padres de familia que no las cubran. Las mismas deberán ser administradas con honestidad y transparencia por la mesa directiva, y se destinarán al mejoramiento y actividades del centro educativo”.

 

El punto a considerar es el destino que estos recursos tienen; un argumento más que protege que no se otorguen cooperaciones, ajeno a que es ilícito, es que el sector educativo recibe un presupuesto que exclusivamente es para educación, ya sea para material, infraestructura y servicios; situación que crea dos hipótesis:

La primera es que el presupuesto otorgado es muy bajo, por lo que es necesario pedir cooperaciones a los padres de familia. La segunda, que éste no está siendo administrado con minucia.

Un ángulo diferente es el que igualmente se expone en el artículo 9°: “La educación que imparten el Estado y sus municipios será gratuita (…)”.

Contrariamente a su gratuidad, las instituciones educativas exigen una cuota de inscripción a aquéllos que están interesados en ofrecerles una superación a sus hijos.

Con base en la Ley de Educación del estado de Querétaro, pueden surgir interrogantes en relación a cómo funciona el sistema educativo en la realidad, o alguno de los vacíos que las leyes pudieran llegar a tener.

 

Por ejemplo la situación que se suscita con las escuelas comúnmente denominadas “patito”, de acuerdo al artículo 21 de la Ley Estatal, es el Poder Ejecutivo del estado, por conducto de otras dependencias, el que se encarga de expedir constancias, certificados; papeles legalmente reconocidos en el sistema educativo y que comprueban los estudios realizados.

 

Sin embargo la regulación de las escuelas “patito”, que están ya en un rubro privado, remite a demandar si es el mismo Poder Ejecutivo el encargado de controlarlas.

Querétaro tiene 7.7% de analfabetismo

De acuerdo con el artículo 35 (punto VII) de la Ley Estatal de Educación en Querétaro, se “Realizarán campañas de alfabetización y educativas que tiendan a elevar los niveles culturales, sociales y de bienestar a la población, involucrando en estas tareas al educando e instituciones de nivel medio y superior”.

 

El analfabetismo es una problemática existente no sólo a nivel estatal; de acuerdo a las cifras expuestas en el Plan Querétaro 2010-2015, la carencia de saber escribir y leer, a nivel estatal, se encuentra en un 7.7 por ciento, mientras que a nivel nacional la cifra es de 8.1 por ciento.

 

Dentro de este rubro numérico es importante demandar si está siendo tomado en cuenta al denominado analfabeto funcional, ya que de acuerdo a su significado, es la persona que no sabe utilizar sus capacidades de escritura, lectura y cálculo, visto desde otra perspectiva, es el individuo que puede leer y no comprender lo que el texto le dicta.

 

La cuestión a analizar es si dentro de dichos porcentajes el analfabeto funcional es considerado como alfabeto o si está incluido dentro del analfabetismo; al considerar este punto probablemente las estadísticas cambiarían.

 

Se espera que en los porcentajes mostrados en el Plan Querétaro 2010-2015, no estén ya considerados alfabetos, puesto que aún no lo son.

 

 


Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba