Información

Designar candidatos nos quita legitimidad ante ciudadanía: Felipe Urbiola

Por Carlo Daniel Aguilar González

El hecho de que la dirigencia del Partido Acción Nacional (PAN) haya optado por instrumentar el método de la designación para elegir a la mitad de sus candidatos implica tropezar de nuevo con la misma piedra y contribuye a la falta de legitimidad ante la ciudadanía, señaló Felipe Urbiola Ledesma, ex subsecretario de Gobierno, ex diputado local y federal por este partido político.

Entrevistado en el marco de la presentación del libro Estrategia para una paz justa, obra escrita por el ex líder nacional panista Manuel Espino Barrientos y que se realizó en el auditorio de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, Urbiola Ledesma resaltó que aunque es una vía reglamentaria dentro del partido, él hubiera preferido no tomar esa decisión.

“Sé que la intención es tratar de conservar algunos espacios donde se sabe que la contienda interna puede ser muy lastimosa, lo que puede dar como resultado candidatos no adecuados. Pero insisto en la lectura ciudadana, ya nos pasó en la vez anterior (2009)”.

–¿Esto abonaría en la falta de legitimidad?

–Completamente. Tú ves los resultados de aquellos que fueron designados y perdimos catastróficamente Corregidora, El Marqués, San Juan del Río, donde hubo designaciones, y en los distritos igual. Ese perfil panista excede al perfil del candidato.

Esa parte como que no se está tomando en cuenta. Es un albur donde se pretende sostener algunos espacios que tienen problemas, pero puede que sea la causa de que esos espacios se pierdan y no tanto que se conserven. Entonces puede ser ambivalente.

–Desde su punto de vista, ¿sería tropezar de nuevo con la misma piedra?

–Yo creo que sí. Es cometer un error (…) Cuando la contienda es posible siempre debe de optarse por la participación, el voto de los militantes, incluso hasta de los externos, pero que no sirva de bloqueo sino de salida.

Caso Armando Rivera: “la ciudadanía pide panismo, no sellos o actitudes”

De acuerdo con el ex subsecretario de Gobierno, durante la administración de Francisco Garrido Patrón, algunas actitudes del ex alcalde Armando Rivera Castillejos “no ayudan” en beneficio del blanquiazul con miras al 2012. Cuestionado al respecto, manifestó que a los candidatos que presenta el PAN, la ciudadanía les exige “panismo, por eso votan por ellos, no porque traigan un sello, porque ese sello tiene atrás todo un comportamiento y una actitud”.

Armando Rivera ha dicho varias veces que quiere contender por la Presidencia Municipal el año que entra, incluso ha dicho una frase de que va “derecho y no se quita”. ¿Esta frase puede provocar más tensión al interior del PAN en Querétaro?

–Mmm. No. Yo creo que estamos viviendo una crisis en el PAN de Querétaro, una crisis que no va a tener un resultado diferente, independientemente de los protagonismos y de las maneras en como algunos quieran hacer las cosas.

A final de cuentas creo que vamos a tener un resultado no tan malo como mucha gente cree, pero no tan bueno como algunos esperan. Eso va a generar un cambio de equilibro al interior del partido.

Esta es una oportunidad de un reacomodo, de retomar el camino, sí, porque ha sido secuestrado por un pequeño grupo que no permite la participación realmente de fondo de los panistas auténticamente comprometidos.

Entonces lo que se maneja es un PAN artificialmente con vida, al que le falta la verdadera vida del panismo azul, que ahí está, pero que hoy no se manifiesta suficientemente.

–¿Le preocupan a usted actitudes como las de Armando Rivera, que no abonen para el bien del PAN de cara al 2012?

–Evidentemente no ayudan, y esto la ciudadanía lo reclama. Creo que a cada quien le reclama su propio perfil. Muchos no se han dado cuenta que a los candidatos panistas les exigen panismo la ciudadanía, por eso votan por ellos, no porque traigan un sello, porque ese sello tiene atrás todo un comportamiento y una actitud.

–¿Cuál sería desde su punto de vista el sello de Armando Rivera como militante panista?

–Mira, no creo que sea conveniente emitir una calificación. Ni es el momento ni tampoco la condición. Creo que esto podría darse al momento de la contienda, antes yo creo que todavía hay oportunidad de rehacer el camino (ríe) y retomar las buenas formas.

“El verdadero PAN sí extraña a Manuel Espino”

Durante la presentación del libro Estrategia para una paz justa, realizada el jueves 20 de octubre en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, Manuel Espino tuvo la compañía entre el público de Felipe Urbiola Ledesma, Jesús Carlos Hernández (ex subsecretario de Análisis y Desarrollo Político del Gobierno Estatal) y Alejandro Straffon Báez (ex diputado local).

Respecto al impulsor del Movimiento Volver a Empezar, Felipe Urbiola lo calificó como “un antiguo compañero de batallas que extrañamos” y dijo que en términos generales “hay una coincidencia de los planteamientos que hace (sobre la mejora en la estrategia de la seguridad pública), que son sumamente racionales.

“Creo que podemos tener algunas diferencias en algunos detalles, pero creo que son propuestas sumamente inteligentes, suficientemente soportadas, porque no son generadas por una sola persona, sino que obedecen a consultas y a participación de varias gentes interesadas y que por lo menos lo que merecen es una reflexión profunda para corregir algunas situaciones (…)”.

–¿El PAN extraña a Manuel Espino?

–El verdadero PAN sí.

–¿Cuál es el verdadero PAN?

–Lo que pasa es que siempre he dicho que el PAN tiene dos tipos de militantes, los panistas y otros que están afiliados. El verdadero PAN yo creo que sí extraña a Manuel Espino, con el cual puede llegar a tener diferencias, pero parte de lo que él plantea es precisamente el reconocimiento de las diferencias, el respeto a las diferencias, y el enriquecimiento de las mismas.

“Entonces Manuel Espino es un antiguo compañero de batallas que extrañamos. Ojalá que pronto lo tengamos de nuevo”, finalizó Urbiola Ledesma.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba