Información

Destinan 150 mil pesos para artesanos de San Ildenfonso Tultepec

Dicha invitación fue dirigida a artesanos de Amealco, que se dedican a la elaboración de cubrebocas artesanales con bordados otomíes de la región y que trabajan en grupos vecinales o familiares.

Amealco, Qro.- Tras verse afectados las y los artesanos en el sur del estado, el gobierno estatal promovió programas de reactivación económica; uno de ellos —de parte de la Secretaría de Desarrollo Sustentable del Estado de Querétaro (Sedesu)— destinó 150 mil pesos para artesanos de Amealco de Bonfil. La convocatoria estuvo abierta desde el 24 de agosto hasta llenarse los 75 lugares disponibles para quienes fueran los beneficiarios.

Dicha invitación fue dirigida a artesanos de Amealco, que se dedican a la elaboración de cubrebocas artesanales con bordados otomíes de la región y que trabajan en grupos vecinales o familiares.

A su vez, otro de los requisitos fue el argumentar que enfrentaron una pérdida o disminución de su ingreso por la contingencia derivada de la pandemia de COVID-19. Según la página oficial de la Sedesu, la entrega de apoyos fue en septiembre de forma personal en los talleres de los beneficiarios; además, se otorgó materia prima para la elaboración de cubrebocas y fue repartida de manera equitativa entre el total de los artesanos beneficiados del programa.

Reyna Miranda Vázquez y su esposo Javier García —artesanos otomíes— fueron beneficiarios del presente apoyo en su taller artesanal “Badú” localizado en El Bothé comunidad de San Ildefonso Tultepec, ya que su anterior fuente de ingresos que iba desde la venta de muñecas artesanales Dontxu, carteras, hasta trajes típicos, mochilas y llaveros se vio mermada por el COVID.

De igual manera se vieron afectadas sus cinco trabajadoras que realizaban los bordados para posteriormente añadirlos a sus productos, porque la venta de estos se vio totalmente detenida. Desde que empezaron su negocio, tres mujeres trabajan para ellos, posteriormente contrataron dos más para ayudarlas; sin embargo, les han tenido que dar un descanso porque no tienen lo suficiente para pagarles debido a las pocas ventas, “y ellas nos dicen: no importa tráiganos el material, lo hacemos y luego nos paga, y aquí estamos en deuda” comentó Miranda Vázquez.

A través de la Casa Queretana de Artesanías obtuvieron el apoyo en materia prima para elaborar cubrebocas: se les llevó hilos con lo que han estado trabajando desde entonces. Las ganancias de sus ventas actuales han sido para realizar la comida del hogar y para trasladarse, pues su mejor punto de venta es en la ciudad de Querétaro.

“El apoyo no ha sido suficiente, pero es algo que ayuda, porque nunca será suficiente, detrás de nosotros también están los compañeros artesanos, ellos quisieran que uno les dijera ten tantas tiras y hazlas para el fin de semana y ellos se emocionarían, pero nos falta dinero, nos falta materia prima y lo que más falta son las ventas, porque si no se vende ¿cómo se les paga a ellos?” comentó Javier García.

Hasta el momento —aunque no se tiene una cantidad exacta—, han confeccionado entre 400 y 500 piezas de cubrebocas artesanales, y aún tienen 300 piezas más a la espera de ser vendidas; cuentan con cubrebocas de diferentes precios que van desde 40 hasta los 120 pesos que se elaboran con cuadrillé y los que tienen bordado más fino son de lino.

“La venta de cubrebocas ahorita ya bajó, pero aún hay algunos que todavía nos piden, por eso no se ha detenido del todo, sí ha bajado pero nos sigue manteniendo, es lo que nos da de comer, porque a los clientes desde el inicio les gustó y siguen pidiendo porque son muy cómodos, aunque sea de una pieza o dos piezas eso es lo que todavía nos ayuda porque lo demás está parado, esperemos que ya se componga” concluyó Reyna Miranda Vázquez.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba