Información

El momento de la euforia

20:00 horas, Hotel Real de Minas. Dos grandes salones equipados con teléfonos, fax, y cuatro grandes monitores (para verificar como iban las elecciones en otros estados) fueron reservados para los reporteros de la prensa nacional y local.

El equipo de campaña anuncia que el candidato a la gubernatura Ignacio Loyola Vera no saldrá a otorgar la rueda de prensa, a la cual convocaron, hasta que se den los primeros resultados de la elección; mientras tanto, en una reunión a puertas cerradas, dentro de la suite presidencial se encontraba lgnacio Loyola, Francisco Garrido, Ramón Lorencé, presidente estatal del PAN, y Diego Fernández de Cevallos. Si alguien se acercaba, salían dos personas de seguridad explicando que nadie podía acercarse porque el candidato no iba declarar nada hasta el momento señalando.

Y así la prensa no se podía mover del lugar porque el candidato podía salir en cualquier momento. Los reporteros esperaron más de tres horas, escuchando las reacciones de las primeras tendencias electorales que señaló la Universidad Autónoma de Querétaro y otros organismos; se escuchaban los gritos de júbilo y vivas cuando daban los resultados a favor del blanquiazul estatal, y por fin salieron los candidatos entre los simpatizantes que se retiraban.

“Muchas gracias por venir”, fueron las primeras palabras que otorgaron los candidatos del blanquiazul con visible alegría, como si apenas creyeran en los resultados preliminares; después prosiguieron. “¡Nuestro triunfo es legítimo! ¡No recibimos los votos de castigo que le dio la ciudadanía al PRI! ¡Defenderemos cada uno de los votos ganados y triunfos obtenidos!”

“Mi triunfo se lo debo al apoyo de mi familia, mi equipo de campaña y a la ciudadanía!” exclamaron Ignacio Loyola Vera y Francisco Garrido, y prosiguieron: “¡Trabajaremos mucho de ahora en adelante! ¡En México se vivió una auténtica democracia este 6 de julio!”.

“¡Se ve, se siente, Loyola esta presente!, ‘Hola, hola, todos con Loyola!” Y así en medio de vivas y porras de más de 200 simpatizantes ahí reunidos se retiraron a otorgar algunas entrevistas para posteriormente trasladarse al Jardín Zenea a festejar con las personas que se estaban ahí, al filo de las 2 de la mañana del día 7 de julio.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba