Información

Elevar niveles académicos del profesorado para ingresar a los niveles de excelencia de Conacyt, entre los retos del siguiente trienio

El lunes 16 de junio los 14 titulares de las direcciones de las Facultades y escuelas de la Universidad rendirán protesta para el periodo 1997-2000. Presentamos aquí las consideraciones de ellos entorno a los problemas y retos del futuro.

Informática: Teresa Guzmán

Teresa Guzmán, nueva directora de la Facultad de Informática, considera que los retos principales del siguiente trienio, se dirigen principalmente a elevar el nivel académico e incrementar la planta docente de profesores de tiempo completo; además, claro está de desarrollar los espacios físicos de la Facultad. Todo lo anterior implica consolidar y crear el área de investigación, afirma Teresa Guzmán: “es muy importante que los maestros se concienticen de la necesidad de la propuesta investigador-docente”. Reconoció Teresa Guzmán que existen deficiencias en la infraestructura, ejemplo de ello es el área de Posgrado, que requiere instalaciones adecuadas para su desenvolvimiento. En este aspecto la Ingeniera señala: “el número de aulas es limitado y no corresponde al espacio que actualmente se ocupa”.

La Facultad de Informática, en este próximo trienio, pretende mejorar los grados académicos que tienen los profesores; con lo cual, a su vez, se logrará mejorar el nivel de los alumnos. Sin embargo, no se podría tener un avance, si no se establece un proyecto que defina los lineamientos a seguir en este periodo 1997-2000. Por ello, Teresa Guzmán, explicó: “Las áreas del conocimiento que integran el Plan de Estudios deben trabajar como tal. Para lograr el objetivo global de la carrera creo que debe haber una integración del trabajo entre los docentes; se debe trabajar en equipo para hacer una revisión constante del plan curricular y obviamente para prepararse constantemente”; lo cual implica recurrir a instrumentos de enseñanza como concursos, posgrados y diplomados.

Los resultados que se verán en los siguientes tres años pretenden: “incrementar la planta de profesores de tiempo completo, tener nuevas opciones profesionales y desarrollar una infraestructura más amplia. Pero, sobre todo, consolidar nuestra proyección en el estado y a nivel nacional” concluye Guzmán.

Medicina: Jesús Vega Malagón

Para el médico Jesús Vega Malagón, nuevo director de la Facultad de Medicina, los principales retos en el siguiente trienio pretenderán conciliar intereses, pues, para superar los conflictos que se dieron en el proceso electoral de la Facultad de Medicina “es importante la unión con los profesores y alumnos”, aseguró. En opinión de Vega Malagón, el nivel académico que sostiene la Facultad es excelente; sin embargo, es importante mejorar el nivel de posgrado. En cuanto a la investigación, ésta debe ser de calidad, no de cantidad. Explicó que actualmente se tienen proyectos que no han sido transcendentes, por lo tanto, se pondrá énfasis en “poner la investigación en el lugar y tiempo preciso, por ello debemos reforzar lo bueno que se tiene. Debemos seguir construyendo”, afirmó Vega Malagón. En materia de infraestructura, el académico aclaró que es muy difícil crecer en los espacios actuales, pero para acceder al desarrollo el espacio que se desea es demasiado caro y no se cuenta con los recursos necesarios.

En teoría, parte de la problemática se resolverá cuando la Licenciatura en Nutrición se traslade a Juriquilla, pues entonces la Licenciatura en Medicina ocupará esos espacios. Otro aspecto relevante, destaca Vega Malagón, es la demanda de ingreso, sin embargo, no se proyecta incrementar la matrícula, pues el campo de trabajo se agotaría y no se cuenta con los espacios para subsidiar la demanda.

Con todo lo anterior para el año 2000, se visualiza una Facultad consolidada en su nivel académico, manteniendo la matricula actual, consolidando las Maestrías que se han iniciado y, sobretodo, estableciendo un vínculo más cercano con las Instituciones de Salud Pública.

Química: J. Merced Esparza

José Merced Esparza García, director reelecto de la Facultad de Química, señaló que uno de los principales retos al interior de su escuela será consolidar la vida académica en dos vertientes: en primer lugar impulsando fuertemente la participación en investigación de toda la comunidad, en los distintos niveles como los de maestría y doctorado; así como promoviendo la participación de los docentes y estudiantes de la licenciatura en las tareas de investigación con el objetivo de dar a los egresados un perfil orientado fundamentalmente al campo científico. En segundo lugar, se deberá fortalecer el proceso académico con una mayor eficiencia en los trabajos educativos en la licenciatura, la maestría y el doctorado, concluye Esparza García. A nivel universidad uno de los retos más importantes será continuar impulsando la presencia de la Facultad de Química en los ámbitos referentes a la producción y a la extensión de la actividad científica. En cuanto a las innovaciones en lo académico y lo administrativo, explicó: “En lo académico, estamos proponiendo desarrollar un seminario de metodología de la investigación experimental para los estudiantes de los últimos semestres de la Facultad con la participación de los maestros que tienen su adscripción en el CEACA, y el Departamento de Investigaciones y Alimentos para que se fortalezca como una alternativa de nuestros egresados.

Por lo que se refiere al campo administrativo, Esparza García señaló: “vamos a buscar generar una instancia al interior de la Facultad que nos permita una mayor comunicación sobre los proyectos y el desempeño administrativo con una fuerte la carrera del secretario administrativo y de los representantes estudiantiles y lógicamente con la colaboración del director”.

Contaduría y Administración: Escamilla Santana

Miguel Ángel Escamilla Santana, electo como nuevo director de la Facultad de Contaduría y Administración, comenta que una de sus primeras acciones será la búsqueda de una integración tanto de estudiantes como de maestros y personal administrativo para que la propia escuela tenga una identidad; así como para que los alumnos tengan una imagen institucional de la facultad. Así mismo comentó que existe un gran compromiso con la universidad ya que se debe de aumentar la calidad de los egresados para que fácilmente puedan encontrar trabajo; para lograr esto dijo que se necesitará una revisión muy a conciencia de los programas de estudio para adecuarse a lo que el mercado de trabajo está demandando.

Referente a las transformaciones académicas, Miguel Ángel Escamilla adelantó:

Vamos a trabajar muy fuerte en las áreas de posgrado e investigación”.

“Queremos tener un posgrado en el Padrón de Excelencia del Conacyt; que nuestros investigadores se encuentren en el Sistema Nacional de Investigadores (SNT), y fortalecerla licenciatura que es una de las bases fundamentales”. También se refinó a los cambios que habrá en lo administrativo: “Buscar la integridad y modernizar nuestros procesos administrativos, así como buscar, que la gente se capacite y sea más eficiente en el quehacer que lleva a diario”.

Ciencias Naturales: Rafael Morales

José Rafael Morales Cruz, reelecto en la dirección de la Facultad de Ciencias Naturales, señaló que uno de sus principales retos al interior de la facultad para el próximo periodo, será la superación académica y el crecimiento igualitario de las tres licenciaturas: Nutrición, Biología y Veterinaria Zootecnista, así como buscar un soporte académico para lograr mayor calidad. Se deberán consolidar los proyectos. de investigación e incorporar un mayor número de doctores y maestros a las licenciaturas. Respecto a las transformaciones académicas y administrativas, al interior de la Facultad, Morales Cruz recalcó: “Tendremos que transportarnos físicamente con las tres licenciaturas a lo que es el proyecto Juriquilla, porque se aprovecharía mucho mejor a los docentes; puesto que ahora, por el hecho de la distancia nos cuesta un poco de trabajo. En lo administrativo trataremos de ser más eficientes en los recursos que nos da la universidad y creo que una manera de aprovecharlo es estar los tres juntos compartiendo la misma infraestructura”.

Lenguas y Letras: Ireri Mendoza

Para Ireri Mendoza, nueva directora de la Facultad de Lenguas y Letras, el crecimiento de esta escuela, tanto en infraestructura, como en población estudiantil y docente representa uno de los principales retos. Ella misma explica: “en muy poco tiempo la escuela se ha convertido en una Facultad y esto implica muchos compromisos”; por ello se deben cumplir objetivos como la superación académica, la evaluación de los cursos e, incluso, un proceso de reestructuración. En este sentido los retos consisten en retomar los proyectos que ya están en marcha, continuarlos y llevarlos a feliz término, Ireri Mendoza destaca: me interesa lograrlo, para ofrecer cursos de calidad”.

Se cuenta con el personal adecuado para continuar con la labor académica que ha logrado la Facultad de Lenguas y Letras; con base en esto se pueden mejorar los cursos, sobre todo adecuándolos a los cambios que han sufrido los procesos de aprendizaje para, así, ofrecer alternativas actualizadas. Además, se planea programar cursos sabatinos para eficientizar los espacios y con ello resolver la gran demanda de ingreso que tiene la facultad.

La directora electa reconoció que existen algunas deficiencias en la Facultad de Lenguas y Letras, ejemplo de ello es “la falta de personal administrativo (intendentes, secretarias) que actualmente se requiere”.

Según Ireri Mendoza, para atender las necesidades expuestas sólo falta la participación en equipo, de todos los que conforman la Facultad, con ello, en tres años, se podrá visualizar a la Facultad: “dando un servicio tanto de cursos de lenguas, ya reestructurados sus programas específicos y con un alto nivel de calidad; ofertando el Tecnocentro de Autoaprendizaje de Lenguas (TECAAL) a toda la comunidad queretana para fomentar el autoaprendizaje de los idiomas; y con un área de investigación consolidada, como resultado de contar con nuestros primeros egresados de la maestría (la cual deberá entrar al Padrón de Excelencia del Conacyt).

Bachilleres: Dolores Cabrera

Para Dolores Cabrera, directora reelecta de la Escuela de Bachilleres, los objetivos principales para el periodo 1997-2000 son tres. El primero plantea constituir en un plazo no muy largo la Academia de Ciencias Naturales. Este proyecto se basa en la modificación del Plan curricular a lo largo de los seis semestres (actualmente están concentradas en el quinto y sexto semestre)”.

Dentro de este proyecto participan los profesores de Química, Física y Biología, con la finalidad de que puedan presentar relaciones conceptuales entre estas tres disciplinas y establecer propuestas definidas. Cabe señalar que el proyecto se encuentra muy avanzado, pues, seguramente en unos quince días se tendrán las propuestas de programas que permitan vincularlas con lo que se está haciendo (como la creación de la academia de Matemáticas).

En segundo término, se planea reforzar y mejorar los proceso de aprendizaje integrando grupos más pequeños, con lo cual se propiciará el uso de material educativo.

El último de los retos que se suman a la dirección de la preparatoria es el disponer de un pequeño y nuevo plantel para impulsar a los estudiantes destacados académicamente, a los cuales se les brindará el apoyo necesario para optimizar el desarrollo de sus capacidades intelectuales. Sin embargo, aún no se tiene un proyecto definido, pero se planea ubicar en Juriquilla para que los estudiantes puedan convivir con los investigadores. Las deficiencias de infraestructura que padece la preparatoria son muy notorias y los recursos que se destinan para resolverlas son pocos. Ejemplo de ello es la falta de centros de cómputo al servicio de la comunidad estudiantil y docente, no se tiene acceso a redes de información y las bibliotecas son limitadas en su acervo bibliográfico.

Por último, cabe señalar que una de las problemáticas que enfrentaba en cuestión de la demanda de ingreso a los planteles de educación media superior, se ha legado a subsanar con el plan anual de ingreso; el cuál admite mil ochocientos alumnos por año.

Asegura Dolores Cabrera: “no tenemos presiones de demanda, prácticamente recibimos al 90 por ciento de los aspirantes” o con todos «los elementos mencionados, anteriormente, se perfila una preparatoria con mayor desarrollo académico e infraestructura. Por ello, a la pregunta expresa de ¿cómo visualiza la preparatoria al término de su dirección?, Dolores Cabrera respondió: “nosotros debemos constituir la mejor preparatoria de Querétaro, yo creo que tenemos el material humano y el apoyo suficiente para lograr la infraestructura».

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba